Cómo convertirse en emprendedor después de años trabajando para otros

La película "Abuelos, nunca es tarde para emprender" habla de la valía laboral de los trabajadores veteranos. ©SANTIAGO REQUEJO

Si uno está dispuesto a asumir riesgos, la edad no puede ser un obstáculo ni una excusa. Hay que aprovechar la experiencia y la veteranía acumuladas durante la vida laboral para materializar los proyectos propios y llevarlos a lo más alto.

Justo el día en el que Ricardo Fisas celebraba sus 50 años, recibió el finiquito de la empresa de la que era directivo. Prometió que no volvería a trabajar por cuenta ajena, y consiguió crear una firma líder en el sector de la cosmética de alta gama: Natura Bissé. Al igual que Fisas, hoy en día cerca de un millón de personas mayores de 50 años se ven apartadas de forma prematura del mercado laboral, lo que ha provocado, entre otras cuestiones, que el número de autónomos mayores de 55 años se haya disparado en la última década hasta alcanzar en 2019 los 534.300, casi —curiosamente— la misma cifra de menores de 39 años, según refleja el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA).

Hoy en día cerca de un millón de personas mayores de 50 años se ven apartadas de forma prematura del mercado laboral.

Tiempo de reinventarse

La gallega Lucía Sánchez también tuvo que reinventarse a los 50, tras verse obligada a cerrar la tienda de ropa multimarca que tenía en su localidad natal, Curtis (A Coruña) —“el pueblo donde se inventó el frío”, dice—, debido a que “a raíz de la crisis de 2008, cambiaron los hábitos de consumo y el negocio se fue a la deriva”, precisa. Esta “hija de tenderos” —como se define— empezó a darle al “jerolo” (cabeza) hasta que en 2016 surgió la idea de montar una marca propia, Jerolas, contando exclusivamente con “capital humano”, ya que “lo único que sabía era estar con telas y trapos, creando moda”.

Antes, eso sí, tuvo que aprender a coser, con la modista que arreglaba la ropa de su tienda, y a trabajar el cuero, con el hijo del guarnicionero. Con ese bagaje, decidió transformar mantas maragatas en bolsos, lonas de guarnicionero en abrigos, hasta que el pasado año logró ser finalista de los Premios +50 Emprende y llevarse 2.500 euros de la Fundación Endesa a través de SAVIA, su proyecto sin ánimo de lucro, que la ayudarán a crear una cooperativa de mujeres rurales —“una familia de cincuentonas que vaya poco a poco creciendo” para hacer más “jerolas”—.

Lucía Sánchez
Lucía Sánchez, diseñadora y creadora de la marca Jerolas. ©Instagram

La ventaja de la experiencia

Vinculados a la película Abuelos, nunca es tarde para emprender, estos galardones nacieron en 2019 con el objetivo de “reivindicar el talento y la experiencia de las personas maduras de nuestra sociedad, relegadas en muchas ocasiones y discriminadas por la edad”, comenta Fernando Lallana, director de los Premios, y luchar contra el estigma de considerar que una persona a partir de 45 o 50 años es “un abuelo laboral”. “Se pretende premiar las canas y las arrugas, pues son reflejo de una gran experiencia y una enorme sabiduría”, precisa Lallana.

“Quien no admite ningún riesgo en su vida, no puede emprender”. —Carlos Molina—

Pero esa “experiencia” no tiene por qué presuponer una capacidad para emprender, cuya esencia es, sobre todo, “la toma de riesgos. Quien no admite ningún riesgo en su vida, no puede emprender”. Así lo señala Carlos Molina, fundador de 50Pro, iniciativa única en el mundo, que se preocupa por formar de manera práctica a aquellos mayores de 50 años que buscan emprender. Un “entrenamiento” que arranca aprendiendo a elegir cuál es la mejor alternativa de negocio según el perfil, y que continúa con un conocimiento de todas y cada una de las áreas que afectan a una empresa: balance, cuenta de resultados, marketing… “No significa que quien emprende tenga que realizar todos esos trabajos, pero sí conocerlos”, precisa Molina. Por último, la formación pasa por descubrir cómo elaborar un plan de negocio, ya que sin él “no se va a encontrar nunca porque nunca va a saber adónde va”.

Ricardo Fisas, emprendedor y fundador de Natura Bissé. ©FUNDACIÓN RICARDO FISAS

Antes de emprender, toca prepararse

“Emprender es complejo. Lo que ocurre es que la gente le tiene más miedo del que debe, porque se lanza sin prepararse”, afirma el CEO de 50Pro. Esta plataforma no solo pone la alternativa de emprender al alcance de aquellos séniors que se han quedado fuera del mercado laboral y los ayuda a buscar inversores (“el emprendedor piensa que tiene que poner todo el dinero de su bolsillo y no tiene por qué ser así”, comenta Molina), también colabora con empresas que, como IBM, Vodafone o Procter&Gamble, entre muchas otras, se preocupan por los trabajadores de cuyos servicios tengan que prescindir, ofreciéndoles una alternativa que vaya más allá de pactar con ellos una compensación económica.

“No es lo mismo darles exclusivamente un talón y punto que procurarles los medios para que continúen su vida laboral”, afirma Carlos Molina. Y quizás así no solo puedan emular a Ricardo Fisas sino también a Harland Sanders David, fundador de KFC, o John Pemberton, creador de Coca-Cola, que decidieron emprender pasados los 50 años.

“Hay que reivindicar el talento y la experiencia de las personas maduras de nuestra sociedad, que en muchas ocasiones son discriminadas por la edad”. —Fernando Lallana—

6 VENTAJAS DEL EMPRENDEDOR SÉNIOR

Fernando Lallana, director de los Premios+50 Emprende y coautor del libro Abuelos: nunca es tarde para emprender, resume las cualidades de quienes emprenden pasados los 50 frente a los más jóvenes.

  1. “El emprendedor sénior tiene más afilado el discernimiento de lo esencial y lo superficial”.
  2. “Ha desarrollado un sentido del legado que lo aproxima a emprendimientos con ideas que responden a necesidades reales”.
  3. “En su esquema de valores prevalece el esfuerzo y el mérito, saben que el éxito no cae del cielo”.
  4. “Mejor gestión emocional, muy asociada al aprendizaje y la experiencia”.
  5. “Ha cultivado la resiliencia y la tolerancia al fracaso, ya que ha sufrido muchos cambios y ha pasado por circunstancias que lo han hecho madurar”.
  6. “Mayor autoconocimiento sobre sus gustos, satisfacciones, motivaciones, fortalezas, debilidades… Algo fundamental para un emprendedor”.
Agenda que te puede interesar