01 junio 2022

Qué es la economía digital

Tiempo de lectura
8 min.
Secciones de la noticia

En la nueva era de la economía digital, el dinero en metálico está destinado a desaparecer. La wallet virtual, las tarjetas contactless, y los pagos online con el móvil, los relojes inteligentes y algunos servicios asociados ganan terreno en la economía digital como medio para cancelar nuestras facturas.

El 35,9% de los españoles utiliza el dinero en efectivo para pagar sus compras y facturas de manera habitual, frente al 54,1% que prefiere la tarjeta de débito o crédito en los comercios, según la última encuesta realizada por el Banco de España en 2020 sobre las formas de pago más habituales.

Este nuevo informe evidencia el rápido declive del dinero efectivo desde 2014, cuando el 80% de los españoles reconocía pagar con billetes y monedas en la mayoría de sus compras. En algunos segmentos de la población, sin embargo, el uso del dinero en metálico es todavía mayoritario. Más de la mitad de los mayores de 64 años seguía pagando con efectivo en 2020, al igual que el 60,3% de los jóvenes de entre 18 y 24 años.

Esta tendencia es bastante similar en la zona euro, aunque existen notables diferencias entre algunos países donde los pagos electrónicos están mucho más extendidos que en otros. Este estudio del Banco Central Europeo, realizado en 2019 y que incluye los cambios de hábito durante la pandemia, muestra que el 73% de todas las transacciones en la zona del euro se realizaron en metálico, el 48% del valor total. En 2016, el 79% de los pagos fueron con billetes, sumando el 54% de las operaciones. Mientras que para pequeños desembolsos en comercios de barrio todavía se usa mayoritariamente el efectivo, las tarjetas es el medio de pago más utilizado para pagar las facturas en los supermercados y centros comerciales.

Aunque algunos analistas estiman que el dinero en efectivo nunca desaparecerá completamente debido a la economía informal y la brecha digital, lo cierto es que los pagos electrónicos y las wallets virtuales van camino de arrinconar a las monedas y billetes físicos hasta convertir su tenencia en algo testimonial o para amantes de la numismática. En España, la última modificación de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios garantiza que cualquier persona pueda pagar en efectivo en cualquier establecimiento, e incluye sanciones a los comercios que nieguen esta posibilidad.

A las transferencias de dinero con el móvil, las tarjetas contactless, y las aplicaciones electrónicas de pagos digitales se suman ahora las wallets virtuales (monedero digital), las Finanzas Descentralizadas (DeFi) y algunas innovaciones asociadas a la tecnología blockchain y las criptomonedas. Ante este auge de la economía digital, la ciberseguridad de las empresas con plataformas de e-commerce y los servicios financieros asociados deben cumplir la Directiva Europea de Medios de Pago PSD2 (Payment Services Directive), que refuerza la ciberseguridad de cualquier transacción en los países europeos con mecanismos como la doble autentificación en las compras.

Medios de pago online más extendidos en la economía digital

Si quieres saber más sobre la economía digital, la tokenización de activos digitales y los nuevos modelos de negocio asociados a las nuevas tecnologías, puedes visitar nuestra comunidad HELIXA.         

Tarjetas de crédito y débito contactless

Este tipo de tarjetas se han convertido en la más utilizada por los consumidores y puntos de venta. La tecnología Near-Field Communication (NFC) permite conectar dos dispositivos de manera inalámbrica e intercambiar información sin necesidad de introducir la tarjeta en el terminal de punto de venta (TPV).

Con los servicios de banca online y open banking es posible disponer de nuestra tarjeta de débido y crédito en su formato digital en nuestro smartphone. Las nuevas APPS bancarias y otras plataformas de servicios de pagos online, como Apple Pay, Google Pay, Samsung Pay, etcétera, permiten vincular nuestra tarjeta física a una wallet (monedero digital) y realizar pagos contactless con nuestro móvil. Nuestra wallet o monedero digital también se puede asociar a otros dispositivos, como los smartwatches (relojes inteligentes). En ambos casos, algunos pagos seleccionados de manera aleatoria se confirmarán después de cumplir con los requisitos de doble verificación PSD2, introduciendo un código de números, la huella dactilar e, incluso, usando el reconocimiento facial.

Código QR

Aunque los códigos QR se empezaron a usar en los comercios como medio de confirmación de un pago online o para acceder a descuentos y promociones en revistas, carteles publicitarios y en la televisión, también es posible abonar una factura mediante un código QR. En España, el proveedor de servicios de pago Bizum ya cuenta con un servicio QR, aunque solo está habilitado en las oficinas de Loterías y Apuestas del Estado. Al contrario que la mayoría de pagos por QR, es el usuario de Bizum el que genera el código desde la APP de nuestro banco o en la de Bizum para que el vendedor lo digitalice y dé por finalizada la operación.

Pagos online peer-to-peer

Para que sea posible, ambas personas tienen que estar registradas en este tipo de servicio, como pueden ser Bizum, PayPal, Facebook Messenger, Square Cash o Venmo, además de vincular la tarjeta o la cuenta bancaria al sistema de pagos compartido entre los usuarios. 

Criptomonedas y wallets

Con la comercialización criptoactivos, la industria ha desarrollado todo un nuevo ecosistema de servicios para comprar y vender criptomonedas, NFT y tierras virtuales en el metaverso mediante marketplaces y plataformas de trading OTC (Over The Counter). Además de estos servicios de intermediación, también es posible almacenar criptomonedas en wallets virtuales: Math Wallet, Alpha Wallet, Trust Wallet, Exodus, Ledger o Metamask son algunas de las más conocidas. Dentro de las wallets diseñadas para criptomonedas existen dos tipos: las wallets frías, las cuales funcionan sin conexión a internet, y las wallets conectadas a una aplicación online.

Al no estar reguladas, el pago en comercios con criptomonedas es totalmente residual, aunque algunas empresas -en su mayoría estadounidenses- aceptan este tipo de transacciones entre wallets. En los últimos años, numerosas plataformas de trading OTC también ofrecen tarjetas de crédito o débito asociadas a sus cuentas en criptomonedas. 

Finanzas Descentralizadas (DeFi) y Smart Contracts

La tecnología blockchain posibilita la compra y venta directa de activos y servicios financieros sin la necesidad de un intermediario. Es lo que se conoce como Finanzas Descentralizadas (DeFi, por sus siglas en inglés). Este tipo de operaciones, que se escriben y registran en la cadena de bloques (blockchain), se administran mediante smart contracts o contratos inteligentes, los cuales intercambian la información de la operación predeterminada por los usuarios de forma automática. Para asegurar su correcta resolución, los desarrolladores de redes blockchain han creado la figura del oráculo, un sistema de códigos que registra, recopila y verifica toda la información y la ejecuta con lo establecido en el smart contract. Entre sus posibles beneficios destacan el ahorro de tiempo y eficiencia, con transacciones más rápidas y automatizadas, lo que permitiría agilizar y reducir el coste en todas las operaciones de entrada y salida de capital. Algunos de los problemas que plantean el uso masivo de esta tecnología en los servicios financieros son la escalabilidad de las cadenas de bloques, aspectos de gobernanza, control interno y de blanqueo de capitales (al ser operaciones anónimas), gestión de los servicios de custodia, y el desarrollo de una infraestructura para su funcionamiento, así como su encaje regulatorio y normativo.