Tecnología

Cabecera interior

Robótica para niños: robots educativos para iniciarse en este mundo

El futuro ya no se contempla sin robots. Igual que ahora existen profesiones que hace años no se imaginaban, en un tiempo ocurrirá lo mismo. Lo que sí está claro es que la programación abarcará gran parte del mercado laboral y será una herramienta básica y habitual. Es por esto que resulta crucial introducir en los métodos de educación el lenguaje y los conceptos del mundo de la robótica con el fin de preparar a los más pequeños de cara al mundo laboral.

02 jun 2020

Robots educativos

La robótica se emplea en la educación tanto en las aulas como en las actividades extraescolares y ha conquistado múltiples torneos y competiciones de robots. La robótica educativa es un método multidisciplinario de aprendizaje con carácter pedagógico cuyo objetivo es la enseñanza didáctica para que, desde edad temprana, los niños disfruten potenciando sus habilidades, su creatividad, su autonomía y su capacidad de innovación a través del diseño, la construcción y la programación de robots.

La robótica se incluye dentro del aprendizaje STEM, pensado para involucrar a los niños en la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas (Science, Technology, Engineering and Mathematics) a través de la codificación y la programación de placas electrónicas o robots de un modo activo, visual, atractivo y divertido.

Beneficios de la robótica en el desarrollo de los más pequeños

Los más pequeños encuentran con los robots educativos una afición y desarrollan la lógica a través de la construcción; prueban, se equivocan, lo vuelven a intentar, aprenden y se divierten. Son entretenidos, educativos y es una forma constructiva de disfrutar de la tecnología y de las pantallas.

Los robots ayudan a que las futuras generaciones aprendan los principales fundamentos de la robótica, como son la programación y la ingeniería. Además, ya hay muchos juguetes en el mercado que incluyen la robótica y permiten a los pequeños montarlos y programarlos de tal forma que aúnan entretenimiento y aprendizaje.

La robótica favorece la concentración y ayuda a resolver problemas que se podrán aplicar en otros contextos después. En definitiva, aportan un conocimiento transversal, completo y sólido no solo a los niños, sino a toda la familia. Asimismo, son una excusa perfecta para estrechar lazos entre padres y madres e hijos e hijas.

A continuación vamos a mostrar una serie de juegos clasificados por edades para adentrar a los más pequeños en el mundo de la robótica y que el futuro no sea un problema para ellos. ¡Allá vamos!

Robot infantil de 3 a 5 años

Para los más pequeños, los juegos de robots suelen venir montados de serie o con piezas grandes para que sean manipuladas fácilmente. Algunos de los juegos más reconocidos en el mercado son los siguientes:

Robot Dash de Wonder Workshop

Está recomendado a partir de los 4 años con ayuda parental y, como es evolutivo, se puede usar hasta los 12 años. Es un juguete para aprender a programar y viene de la mano de una empresa que destina su trabajo a que los niños adquieran habilidades STEM a través del juego. Es un androide cíclope con un solo ojo y es uno de los robots educativos más completos que existen hoy por hoy gracias a sus accesorios opcionales y a sus aplicaciones gratuitas.

Este robot se mueve por el entorno detectando obstáculos, se ilumina, reacciona a la voz, emite sonidos, compone música, resuelve puzzles y ejecuta programas solo pulsando un botón. El niño aprenderá conceptos de programación sin darse cuenta y adquirirá habilidades a medida que va jugando con él.

Robot Mouse Activity Set de Learning Resources

Es un kit de programación perfecto para iniciar a los niños y niñas a partir de 4 años. Los más pequeños de la casa aprenderán a programar las rutas de Colby (el ratón), podrán montar sus propios laberintos, así como planificar las rutas con las tarjetas, corregir errores y resolver los retos. Es perfecto para compartir entre hermanos y aprender jugando.

Codi-oruga de Fisher Price

Es un robot educativo que incluye nueve módulos de acciones y movimientos que se conectan físicamente para indicar a la oruga-robot qué movimientos o acciones debe realizar de forma ordenada según le haya indicado el niño. Tiene un precio muy económico y perfecto para niños a partir de 3 años.

Robots para niños de entre 5 y 9 años

En este grupo, los kits de robótica están pensados para que el niño pueda montar por libre o siguiendo las instrucciones el robot, para luego programarlo a través de aplicaciones móviles. Los más destacados son:

Lego Boost

Una marca que ha acompañado a todos los niños de varias generaciones es Lego. En esta ocasión se sube al carro de la robótica con Lego Boost, una caja de herramientas creativas que permite construir hasta 5 tipos de robots diferentes recomendado de 7 a 12 años.

Está compuesto por 843 piezas Lego y permite construir el Autobuilder, un robot de construcción que construye figuras pequeñas de Lego; la Guitarra 4000, a la que se le pueden añadir sonidos; Frankie el gato, una mascota robot que ronronea y se mueve; MTR4, un coche 4x4 equipado con cuatro herramientas; o Vernie, el Robot que puede disparar, bailar, cantar, ser teledirigido y realizar retos en circuitos.

Todos ellos son controlados con LEGO Move Hub, la parte que incluye motor y sensor de movimiento, color y distancia y se controla a través de las órdenes enviadas desde la aplicación gratuita Lego Boost, que emplea lenguaje de programación Scratch basado en arrastrar y soltar bloques de código. Utilizarán el robot, lo programarán, lo montarán y podrán combinarlo como quieran.

Parrot Jumping Sumo

Es un híbrido entre el clásico juguete, el vehículo de control remoto y el robot. Es un dron de tierra que puede desplazarse hasta 7 km/h realizando saltos y giros. Este modelo incluye una cámara que pemrite la grabación en vídeo y la emisión en directo vía streaming y, además, incluye un modo de programación que deja a los más pequeños planificar el recorrido, los movimientos y las acrobacias.

Mio

Mio es el robot educativo de Clementoni y es perfecto para los menores de 9 años ya que incluye sensores de proximidad y bastantes accesorios que se pueden montar y desmontar para que los pequeños puedan competir en circuitos creados por ellos mismos o siguiendo las instrucciones del manual que incluye ejercicios. La programación es visual pero directa en la placa del robot.

Robots para niños de más de 9 años y adultos

En este caso los sets para niños con conocimientos en este campo, o adultos que quieran iniciarse en la robótica, incluyen componentes electrónicos, placas Arduino y un sinfín de mecanismos más para dar vida a los robots.

Elegoo Uno R3 Kit Coche

Es un kit educativo para crear un coche inteligente y con él practicarán con la programación Arduino, aprenderán robótica y utilizarán componentes electrónicos, ya que cuenta con más de 200 componentes que se unen a través de puertos XH2 54.

El robot permite el control remoto, el sorteo de obstáculos y el seguimiento en línea. En cada uno de estos módulos, los niños de a partir de 9 años y los adultos que quieran iniciarse en el mundo de la robótica, aprenderán cómo cargar programas y dar las órdenes para que el coche funcione según las instrucciones. También se puede controlar el vehículo a través de la aplicación gratuita Elegoo Ble.

Lego Mindstorms EV3

Otro gran juego de Lego es Lego Mindstorms EV3, un set que permite construir diferentes robots y programarlos. Este juego es usado por muchas extraescolares, en talleres de robótica educativa y en la First Lego League. Es la combinación perfecta entre las clásicas piezas de Lego y la robótica y la programación. Está recomendado a partir de 10 años.

Si quieres que tus hijos aprendan nociones del fascinante mundo de la robótica educativa, anímate a asistir con ellos a Juvenalia, el Salón de Ocio Infantil y Juvenil de IFEMA donde los más pequeños -y los no tanto- podrán tener una experiencia lúdico-educativa gracias al gran programa de actividades, entre los que se encuentran talleres de robótica. En IFEMA apostamos por el futuro. ¡Ven a comprobarlo!