Campus

Espacio de desarrollo personal para la generación sénior.
Conoce el proyecto Vida Silver.

Diálogos

Diálogos · Cultura

En busca de la inspiración literaria

La reconocida escritora Carmen Posadas es un referente de madurez. En esta entrevista con el periodista Ramón Arangüena argumenta que no hay edad para empezar a escribir, una profesión que se aprende, asegura, “escribiendo”.

Etiquetas: Cultura

Ser escritor puede ser una idea romántica que muchas personas han tenido presente a lo largo de sus vidas y que no han llevado a cabo por creer que no tienen el talento o la inteligencia necesarios. Lo que muchos no saben es que para escribir una buena obra hace falta mucho más que talento, y Carmen Posadas así lo expresa.

La escritora de origen uruguayo es autora de más de quince libros infantiles así como doce novelas, dos biografías y varios guiones de cine y televisión. En 1998 ganó el premio Planeta con su libro “Pequeñas infamias”, su obra está traducida a más de 30 idiomasm y en 2003 la revista neoyorquina Newsweek la señaló como una de las autoras más relevantes de su generación. Ahora, la autora ha consolidado sus conocimientos y experiencias en el mundo de la literatura en un taller online de escritura creativa que ofrece junto a su hermano Gervasio Posadas, también escritor, formador y gestor cultural.

En esta amena y distendida entrevista, el periodista Ramón Arangüena nos introduce en la trayectoria profesional de la escritora Carmen Posadas quien, a través de anécdotas y referencias literarias, revela consejos para aprender a empezar a pensar y vivir como un escritor y cuenta los entresijos del mundo de la literatura.

Para Carmen Posadas, la profesión de escritor es una combinación de talento y oficio que requiere de ciertas cualidades que no están precisamente relacionadas con un nivel intelectual y cultural notable. Según la escritora, lo que realmente hace falta es tener una gran curiosidad, ser un lector ávido y saber que “escribir es un acto impúdico”, que requiere desnudarse para conectar con el público.

Ante la pregunta de por dónde empezar y vencer el miedo a la pantalla en blanco, contesta que: “a escribir se empieza escribiendo”. Aprender a conocer nuestros propios ritmos, nuestra forma personal de trabajar, aprovechar esos momentos de inspiración y tener disciplina son los primeros pasos para transitar una profesión que la escritora compara con una maratón, para la que no hay edad ni para empezar ni para recibir reconocimiento.

Únete a la conversación sobre este tema
en nuestra comunidad.

Participa