Educación

Cabecera interior

Tipos de géneros literarios: narrativa, lírica y dramática

La escritura es la vía de transmisión y conservación de información más importante que tenemos los seres humanos y se lleva a cabo a través de la representación gráfica, que es diferente para cada cultura e idioma. A través del lenguaje escrito somos capaces de transmitir mensajes, registrar ideas y permitir que otros las adquieran a través de la lectura.

02 jun 2020

Géneros literarios: tipos

La literatura y sus obras se agrupan en lo que se conoce como géneros literarios, que actúan como clasificadores en función de las características y los rasgos comunes entre los diferentes escritos. Esta clasificación se lleva a cabo atendiendo a la estructura, el tema o el fin que persigue el autor. Existen tres tipos de estilos literarios principales: la narrativa, la lírica y la dramática.

Narrativa

La narrativa también se conoce como género épico y consiste en que el autor haga uso de la figura del narrador para contar los hechos protagonizados por unos personajes. El escritor presenta una realidad ficticia o realidad representada como si fuese el mundo exterior u objetivo, ajeno al autor.

Este género se caracteriza por la abundancia de descripciones, tanto de personas, como de situaciones y ambientes. También relata acciones y acontecimientos en un espacio y tiempo determinado e incluye monólogos y diálogos entre los personajes. Lo importante de este género es el narrador, el encargado de contar la historia a través de la narración, la descripción, la exposición o la argumentación. Puede ser de cuatro tipos:

  • Narrador omnisciente: lo sabe todo y describe la escena desde el exterior, por lo que el autor emplea la tercera persona.

  • Narrador testigo u observador: narra aquellas partes de la historia que él ha presenciado o ha conocido. No es como el primero que lo sabe todo y lo cuenta.

  • Narrador en primera persona: Se usa la primera persona porque el narrador es el protagonista. En este caso, el texto adoptaría una forma autobiográfica.

  • Narraciones en forma epistolar: Esta forma de narrar la historia es muy especial, ya que la historia se cuenta a través de cartas entre dos personajes.

    El subgénero por antonomasia de este estilo literario es la novela, una extensa y compleja narración en la que predomina la narración y la descripción y el diálogo. En la novela se presentan diferentes personajes sumergidos en diferentes tramas que tienen lugar en espacios, épocas y tiempos muy diversos.

    Dentro de la novela se encuentra el cuento, donde se desarrolla un argumento breve. Asimismo, acoge otros subgéneros como la bizantina, la novela caballeresca y cortesana, el libro de caballerías, la novela sentimental, pastoril, morisca, picaresca, pedagógica o política.

    Dentro de los géneros narrativos menores se encuentra la leyenda, un cuento o poema breve de asunto tradicional o vagamente histórico donde conviven elementos fantásticos y sobrenaturales con un ambiente misterioso y que se suele decir que está basado en hechos reales; y la fábula, un cuento didáctico y moralizante que emplea animales con cualidades humanas para desprender una moral que se explica al final bajo el nombre de moraleja.

    La narrativa también puede acoger textos en verso, en cuyo caso estaríamos hablando de epopeyas, poemas extensos donde se narran hechos importantes de la historia de un pueblo como en La Ilíada y La Odisea de Homero; de cantares de gesta, poemas largos donde se narran las hazañas de un héroe como El cantar del Mío Cid de autor desconocido; o de romances, poemas épico-líricos usados para narrar hazañas o hechos bélicos y cuyo origen es anónimo-popular.

    Lírica

    La lírica o género lírico es aquel que agrupa los textos en los que el autor expresas sus emociones o sentimientos en verso o en prosa. Es una tipología muy subjetiva ya que el autor presenta la realidad desde su propia perspectiva y utiliza el arte de la palabra para expresar sus pensamientos, reflejar sus estados de ánimo, sus vivencias o sentimientos. Por tanto, predomina el uso de la primera persona del singular.

    Dentro de la lírica se encuentran otros subgéneros:

  • La canción: Suele tener un tema amoroso como hilo conductor, aunque también acoge otros temas como la naturaleza, la belleza, la amistad o la religión. Asimismo, se configura como un poema admirativo y emocionado.

  • La oda: Es un poema lírico cuya finalidad es la exaltación de una persona o cosa. Trata un tema serio y emplea un tono elevado y pasional.

  • La elegía: Es la expresión del dolor que causa la muerte, la pérdida, la separación o la ausencia de un ser querido. También hace referencia a desgracias colectivas y opera como un poema meditativo, melancólico y moralizante.

  • El himno: Es una canción que adopta un tono más exaltado y puede ser religiosa, patriótica o una celebración a la unión y la amistad.

  • La sátira: El poema se configura como una crítica burlesca y ridiculizadora sobre temas censurables, tanto del plano individual como colectivo.

  • La égloga: En los poemas de este tipo se lleva a cabo una exposición de los sentimientos amorosos y de exaltación de la naturaleza puesta en boca de pastores, por lo que suele adoptar forma de diálogo.

  • El epigrama: Es una sátira de menor extensión.

  • La letrilla: Es un poema estrófico con estribillo de metro corto pensado para ser cantado.

  • El madrigal: Forma parte de los géneros menores de la lírica y se define como un poema amoroso, dulce y amable. En síntesis, un piropo hecho verso.

    Dramática

    El género dramático también es conocido como género teatral y acoge obras en forma de diálogo con la intención de que sean representadas en un escenario. Las obras dramáticas siguen su curso a partir de las interrelaciones de los personajes que, sin que el autor los represente o describa y sin especificar qué hacen o sienten, el público los va conociendo a partir del diálogo que se crea entre ellos.

    Dentro de este género se encuentran los siguientes subgéneros:

  • La tragedia: una obra dramática con un final desgraciado. Suele contar los conflictos que ocurren entre personajes de alta alcurnia, víctimas de pasiones que les llevan a la destrucción y a la muerte. Un ejemplo clásico es Romeo y Julieta de William Shakespeare.

  • La comedia: una obra caracterizada por un final feliz y por el uso de un tono humorístico. En este caso se desarrollan situaciones divertidas y amables que atienden al enredo y a la intriga con personajes más alejados de la clase alta. La intención es provocar la risa del espectador.

  • El drama o tragicomedia: Es el subgénero intermedio entre la tragedia y la comedia, ya que las pasiones no alcanzan el nivel de intensidad de la tragedia y, en ocasiones, se intercalan elementos cómicos. En este caso, los personajes protagonistas luchan contra la adversidad y muestran un gran dolor y el final puede llegar a ser desastroso.

    El mundo de las letras es fascinante y nunca habrá tiempo suficiente para empaparse de todas las obras literarias que nos enseñan a soñar y a comprender el mundo desde perspectivas diferentes. No obstante, desde IFEMA queremos acercarte más este mundo y por eso te animamos a visitar Liber, la Feria Internacional del libro, promovida por la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE).