Educaci贸n

Cabecera interior

Ejercicios de concentraci贸n: trucos y consejos

Todas las personas necesitan aprender a concentrarse para ser mucho m谩s efectivas en sus actividades del d铆a a d铆a. Adem谩s, una buena concentraci贸n ayuda a mejorar la memoria y contribuye a facilitar la toma de decisiones. Es por esto por lo que son muy recomendables los ejercicios de concentraci贸n.

14 abr 2021

Las personas que saben concentrarse evitan más fácilmente las distracciones que hay alrededor. El nivel mental es más elevado y se consigue retener y recordar mucho mejor cualquier información. Este nivel va a contribuir a que, tanto en casa como en el trabajo, se pueda ser mucho más preciso y eficiente.

Los mejores ejercicios de concentración

Los ejercicios para la concentración y memoria ayudan a las personas a que puedan aprovechar mejor su tiempo. Debido a las nuevas tecnologías, existen una gran cantidad de distracciones a nuestro alrededor que pueden hacer que perdamos la concentración fácilmente. Los siguientes ejercicios de concentración contribuyen a dejarlas de lado para realizar con más calidad y rapidez las tareas.

El hábito de la meditación

Meditar es una práctica que reduce el estrés, mejora la memoria y aumenta la capacidad de concentración. Para meditar, hay que acondicionar un espacio cómodo y silencioso. Es importante sentarse y relajarse respirando profundamente. De fondo, se puede poner música relajante o encender una vela. El objetivo es tratar de permanecer durante al menos unos 15 minutos completamente relajados y enfocados solo en la respiración. Este hábito diario ayuda a mejorar la concentración.

La organización

Una buena organización es fundamental para afrontar mejor el día. Antes de acostarte o durante el desayuno, puedes organizar las tareas de ese día. Saber administrar el tiempo es clave tanto para ganar en concentración como para ser más productivos. En dicha organización, también hay que incluir los descansos y las horas libres para que la mente pueda recuperarse.

Caminar y hacer números

Caminar es uno de los ejercicios más saludables para el organismo, y una práctica que se puede complementar con un ejercicio muy sencillo para mejorar la concentración. A medida que caminas, puedes ir contando los pasos en diferentes secuencias: de cinco en cinco, de diez en diez, de cien en cien, etc. Así lograrás estar más atento a tu caminata y harás que la concentración y la memoria trabajen al mismo tiempo.

La imagen mental

Uno de los ejercicios de concentración más sencillos es el de la imagen mental. Solo tienes que fijarte detenidamente durante al menos dos minutos en un objeto que tengas a tu alrededor. Tras centrar la atención en él, cierra los ojos y crea la imagen mental de ese objeto. La idea es intentar visualizarlo en todos sus detalles para así recrearlo mejor y comprobar cuál es tu capacidad de concentración y memoria.

Hacer puzzles

Además de ser una actividad muy entretenida, hacer puzzles ayuda a ejercitar la memoria y mejorar la concentración. Sus diversas piezas hacen pensar, trabajar la lógica, reflexionar y potenciar el razonamiento y las habilidades manuales y mentales. La memoria y el cerebro están en continuo funcionamiento en esta actividad. Hay puzzles físicos y virtuales que están entre los mejores ejercicios de concentración.

Sopas de letras, crucigramas, sudokus o autodefinidos

Los pasatiempos han sido desde siempre uno de los mejores juegos mentales, un entretenimiento con el que se potencia la memoria y se gana en concentración. De hecho, están recomendados incluso por los especialistas para prevenir los riesgos de deterioro cognitivo. Cuanto más tiempo esté la mente activa, más se ganará en concentración.

Consejos y trucos para concentrarse

Junto con la práctica diaria de algunos de estos ejercicios de concentración, es recomendable seguir algunos consejos.

  • No realizar varias tareas al mismo tiempo, ya que el cerebro y la capacidad mental se saturan (aquí resultaría clave una buena organización previa).
  • Mejorar los hábitos de sueño y descanso por las noches.
  • No olvidar los tiempos de ocio, relajación y descanso en medio de las tareas del día a día, lo que ayuda tanto al cerebro como al estado de ánimo.
  • Desconectar durante un tiempo del trabajo, el teléfono móvil, las redes sociales, etc.
  • Llevar una dieta sana con alimentos que mejoran la memoria y la concentración (semillas de cacao, dátiles, nueces, avena, semillas de sésamo, lentejas, col kale, aguacate, plátano, arándanos, etc.).
  • Siempre que sea posible, es recomendable escribir con papel y bolígrafo y no con el teclado del ordenador, ya que al escribir a mano se realiza un mayor esfuerzo de concentración y se recordará más fácilmente la información.
  • Los juegos de mesa y lógica son uno de los mejores ejercicios de concentración. Aprender a jugar al ajedrez, por ejemplo, sería una excelente terapia. No en vano, se trata de uno de los juegos que requiere de una mayor concentración.

La concentración es como un músculo que hay que ejercitar. Para ello, nada mejor que realizar y poner en práctica unos ejercicios de concentración. Entrenar la mente ayuda a sentirse más relajado y a ganar en productividad.

La concentración es algo necesario para el estudio. Especialmente si tenemos que hacerlo en casa, con todas las distracciones que esto puede implicar. Por suerte, existen varios métodos para estudiar en casa muy efectivos.

Ahora que ya conoces todos los trucos y claves para una buena concentración, puedes visitar AULA, la feria organizada por IFEMA MADRID y que ayuda a los estudiantes a decidir sobre su futuro formativo y profesional. Toda la oferta académica superior en un mismo lugar, de la mano de las universidades y centros educativos más importantes.