Noticias

Información de interés para la generación sénior.
Conoce el proyecto Vida Silver.

Obesidad: una enfermedad, múltiples causas

OFRECIDO POR QUIRÓNSALUD

En el sobrepeso y la obesidad confluyen muchos factores, y, por esa razón, conviene tratarlos de manera integral, multidisciplinar y personalizada.

“A nivel mundial, hay más personas obesas que con peso inferior al normal”, asegura la Organización Mundial de la Salud. Un dato impactante, si tenemos en cuenta que esta acumulación anormal o excesiva de grasa perjudicial para la salud, tal y como afirma la OMS, “puede prevenirse”. Es decir, aunque sus causas pueden ser hereditarias, dependen en gran medida del estilo de vida que se lleve, condicionado por la alimentación y la práctica de actividad física. Además, no hay que olvidar que la obesidad aumenta el riesgo de padecer patologías relacionadas con problemas cardiovasculares, metabólicos, hormonales y nutricionales, así como otro tipo de enfermedades no transmisibles, como la diabetes y algunos tipos de cáncer.

No es sencillo, por tanto, abordar la complejidad de esta enfermedad multifactorial en la que están involucrados muchos y muy diversos factores. Razón por la cual el Hospital Quirónsalud Sagrado Corazón de Sevilla acaba de poner en marcha un nuevo Centro de Excelencia en el Tratamiento de la Obesidad compuesto por un variado equipo de expertos (cirujanos, endocrinos, nutricionistas, psicólogos…) con objeto de ofrecer una solución integral, multidisciplinar y personalizada.

Lo habitual, según explica Salvador Morales Conde, responsable de este centro especializado y jefe de cirugía del Hospital Quirónsalud Sagrado Corazón, es que los pacientes pluripatológicos –que han probado múltiples dietas y especialistas– acudan a su unidad porque ya están cansados de dar vueltas en busca soluciones (lo que añade, en ocasiones, un problema de depresión y baja autoestima). “Necesitan un tratamiento integral y una valoración multidisciplinar de su patología para mejorar su calidad de vida”. O, lo que es lo mismo, un centro como el de Sevilla, que englobe todos los servicios implicados, en el que los especialistas puedan valorar de manera individualizada cada caso y, al mismo tiempo, compartir la historia clínica para consensuar la mejor solución terapéutica en equipo.

Pero, ¿qué es la obesidad?

De forma genérica, cuando el índice de masa corporal (IMC), que es un parámetro que se obtiene al dividir el peso en kilogramos por la altura en metros cuadrados, es igual o superior a 30 entonces podemos hablar obesidad; sobrepeso es cuando el IMC se sitúa entre 25 y 29,9.

Un indicador, el IMC, que ha servido como medida útil para detectar de manera sencilla un problema de lo más preocupante a escala global. “Desde 1975, la obesidad se ha casi triplicado en todo el mundo. En 2016, el 39% de las personas adultas de 18 o más años tenían sobrepeso, y el 13% eran obesas”, expone la OMS, que aclara que la mayoría de la población mundial vive en países donde el sobrepeso y la obesidad se cobran más vidas de personas que la insuficiencia ponderal (estar por debajo del peso saludable).

Confirman desde Quirónsalud Sagrado Corazón las cifras alarmantes arrojadas por la OMS: “la obesidad es la causa de más de 2,8 millones de muertes al año a nivel mundial (superiores a las causadas por la Covid-19), y afecta –ya sea obesidad o sobrepeso– al 53,6% de los españoles, según el EMPE (Estudio Nutricional de la Población Española), un dato nada despreciable, siendo Andalucía la comunidad autónoma con el índice de obesidad más elevado del territorio nacional”.

Causas de la obesidad

La causa fundamental del sobrepeso y la obesidad es el desequilibrio energético entre las calorías consumidas y las gastadas, argumenta la OMS: “A nivel mundial ha ocurrido lo siguiente: un aumento en la ingesta de alimentos de alto contenido calórico, que son ricos en grasa, y un descenso en la actividad física debido a la naturaleza cada vez más sedentaria de muchas formas de trabajo, los nuevos modos de transporte y la creciente urbanización”.

Además, a estos factores ambientales y sociales –causados por los cambios en los hábitos alimenticios y de estilo de vida– hay que sumarle, a menudo, tendencias metabólicas heredadas de acumulación de grasa.

Soluciones excelentes

Al ser la obesidad un asunto tan complejo (recordemos que aumenta el riesgo de padecer enfermedades como las cardiovasculares, la diabetes, los trastornos musculoesqueléticos y algunos tipos de cáncer), es necesario abordarlo de manera integral y personalizada. Así lo hacen en el Centro de Excelencia en el Tratamiento de la Obesidad del Hospital Quirónsalud Sagrado Corazón, donde realizan un seguimiento continuo durante todo el proceso asistencial para que la pérdida de peso sea sostenida en el tiempo. También cuando es necesaria la cirugía.

“No todos los pacientes son candidatos al mismo procedimiento quirúrgico, lo importante es buscar la solución quirúrgica más adecuada a cada caso”, asegura el doctor Morales, quien ha recalcado la importancia de la cirugía y de la pérdida peso para controlar enfermedades como la diabetes tipo II, la hipertensión arterial, la dislipemia y los problemas cardiovasculares.

“No todos los pacientes son candidatos adecuados para la cirugía, deben estar plenamente convencidos, comprender el proceso y no presentar trastornos psicológicos incompatibles con la intervención”, comenta la psicóloga Paloma Carrasco Vergara.

En este centro dedicado monográficamente al tratamiento de la obesidad. la solución es multidisciplinar, lo que quiere decir que varios tipos de especialistas están implicados en el proceso. Como Alberto Aliaga Verdugo, responsable del Área de Endocrinología, en la que se valoran todas las comorbilidades inherentes a la obesidad, ya que la obesidad “no se puede tratar solo como un problema de peso o de IMC, aúna patologías relacionadas con problemas metabólicos, hormonales y nutricionales”.

El centro dispone de un Área de Valoración Psicológica del paciente en el que, además de trabajar su autoestima, se le ayuda a tomar conciencia del cambio que ha de provocar en su vida y a reforzar los verdaderos motivos por los que debe perder peso. “No todos los pacientes son candidatos adecuados para la cirugía, deben estar plenamente convencidos, comprender el proceso y no presentar trastornos psicológicos incompatibles con la intervención”, comenta su responsable, la psicóloga Paloma Carrasco Vergara.

Un estudio publicado en la Revista Española de Cardiología acaba de concluir que la prevalencia de obesidad y OA (obesidad abdominal) en población española es alta, mayor en varones (≥ 65 años), aumenta con la edad y presenta una relación inversa con el nivel socioeconómico. Esto último se traduce en que el perfil de los estilos de vida con mayor nivel de actividad física, sedentarismo moderado y patrón alimentario mediterráneo se asocia con una menor probabilidad de obesidad, OA y FRCV (factores de riesgo cardiovascular).

De ahí que dos de las áreas de este nuevo centro dedicado a la obesidad del Hospital Quirónsalud Sagrado Corazón de Sevilla sean fundamentales: la de nutrición y la encargada del ejercicio físico. La primera, porque la obesidad o sobrepeso, en la inmensa mayoría de los pacientes, en palabras de su responsable, Felipe Del Valle Pascual, “se debe a unos malos hábitos alimentarios y/o a un mal balance energético”, por ello el principal objetivo es que los candidatos al tratamiento no quirúrgico aprendan –mediante una dieta personalizada más efectiva– a comer de manera diferente y progresiva para ganar salud a largo plazo.

Y, en el caso del equipo de educadores físicos, porque son los responsables de pautar unas rutinas de ejercicio físico adecuadas a las condiciones físicas de cada paciente, bajo la supervisión y monitorización de un equipo de profesionales. De nada servirán todos los esfuerzos por conseguir la pérdida de peso deseada si no se cambian los hábitos de vida y se empieza a practicar actividad física de forma moderada y continua.

Únete a la conversación sobre este tema
en nuestra comunidad.

Participa
Agenda que te puede interesar