Moda y complementos

Cabecera interior

Cómo limpiar el oro: consejos, trucos y recomendaciones

Porque a pesar de tratarse de un material imperecedero también necesita limpieza

18 jun 2021

El oro es un material de uso extendido en joyería por su durabilidad y belleza. Es el más distinguido de los llamados metales preciosos, con un alto valor económico, y por ello es protagonista de eventos de joyería en todo el mundo, como por ejemplo el Salón de Joyería y Relojería Urbanas y de Tendencia, Madrid Joya, organizado por IFEMA MADRID.

Al ser escaso y bien valorado, la cotización del oro es alta, por lo que su adquisición es una gran inversión. Es un bien cuyo precio no se altera por factores externos a la oferta y la demanda. A la hora de hacer joyas, el oro es uno de los materiales más duraderos, y se puede decir que es inoxidable, ya que los elementos naturales como el agua y el aire no lo corroen; pero, a pesar de su resistencia, es importante conocer cómo limpiar el oro adecuadamente para hacer que la joya dure toda una vida.

Consideraciones generales sobre la joyería de oro

Los admiradores y poseedores de artículos de oro están al tanto de sus distintas tonalidades. Las variaciones se corresponden a la aleación con otros metales. Este proceso es necesario para poder trabajarlo en joyería, debido a que el oro puro carece de la dureza requerida.

Las clasificaciones más comunes en el mercado y las exhibiciones, de acuerdo con la pureza del oro, son:

18 quilates: 75% oro (18/24)

14 quilates: 58,3% oro (14/24)

10 quilates: 41,6 % oro (10/24)

Las aleaciones más vistosas y frecuentes dan como resultado:

Oro amarillo: oro, plata y cobre

Oro rosa: oro, cobre y plata

Oro blanco: oro, paladio y plata

Oro rojo: oro y cobre

Los cuidados que requieren las joyas y su limpieza no difieren significativamente entre las diferentes tonalidades, siempre que su composición sea mayoritariamente de oro (18 kt y 14 kt). Otros factores sí influyen, como lo son los apliques de piedras preciosas.

Cómo limpiar el oro en casa

La manera más simple y efectiva de limpiar las joyas de oro en casa es con una mezcla de agua y jabón líquido siguiendo los siguientes pasos:

●Mezcla agua y jabón líquido en un recipiente, de manera que la preparación pueda cubrir completamente la joya.

●Opcionalmente, agrega un poco de bicarbonato o unas gotas de vinagre a la mezcla.

●Sumerge en el agua con jabón la pieza que deseas limpiar.

●Espera un par de horas y retira la joya del agua.

●Frota con un paño suave, aclara los restos de jabón y déjalo secar.

Algunas personas sugieren añadir unas gotas amoniaco al tazón con agua y jabón. Sin embargo, es preferible dejar su uso a joyeros profesionales que sepan cómo limpiar el oro con químicos. En ningún caso se debe aplicar lejía, cloro o detergentes industriales. Además, este método de inmersión no debe aplicarse en joyas que tengan pedrería.

Limpieza de joyería con dentífrico

Una alternativa muy efectiva es el dentífrico: se aplica este producto casero en un paño, disco de algodón o cepillo de cerdas muy suaves y se procede a limpiar la joya hasta que vuelva a relucir. Luego se enjuaga con agua y se deja secar.

Al emplear pasta de dientes para limpiar las piezas de oro, hay que cuidar que no contenga gránulos o partículas duras que puedan rayar la superficie. El oro fino no se oxida, pero su ductilidad lo hace sensible a marcas indeseadas.

Cómo limpiar anillos de oro

Los anillos de uso diario pueden lucir apagados con más frecuencia que otras joyas. Para limpiarlos, la mayoría de las veces basta con frotarlos con un paño especial de pulir por algunos minutos.

Si este procedimiento no basta, se pueden limpiar meticulosamente con pasta dental y un cepillo suave. Insistir en la parte interna del anillo, que suele acumular sudor y otras impurezas. Es importante no restregar sobre aplicaciones o piedras si el diseño las tiene.

Cómo limpiar pendientes de oro

Para la limpieza de los pendientes, el proceso es similar al de los anillos. Se recomienda hacer uso de la pasta dental o sumergir en agua con jabón y bicarbonato las partes que no contengan piedras.

En caso de que las joyas tengan este tipo de elementos, consulta con un especialista sobre el cuidado de la variedad en particular.

Cómo limpiar una cadena de oro

Las cadenas de oro se limpian bañándolas en la solución antes mencionada de agua, bicarbonato de sodio y jabón. A la hora del frote, es importante hacerlo en una sola dirección para evitar que se enreden o rompan. Tras la limpieza deben guardarse por separado: el roce constante con otras piezas puede malograrlas.

Cómo limpiar oro blanco

El oro blanco destaca por su brillo, pero es más propenso a revelar la suciedad que otras coloraciones. El bicarbonato es especialmente efectivo en este caso. Una pasta preparada con un par de cucharadas más unas gotas de agua actuará como un potente limpiador para el oro blanco. Aclara bien con agua después de frotar las joyas con esta técnica.

Cómo limpiar bisutería dorada

Se debe usar jabón neutro y un paño muy suave (puede ser de algodón), ya que al restregar puede desprenderse la capa exterior que le da color. La bisutería es propensa a oxidarse. Por este motivo es necesario secar de inmediato y no dejar las piezas mojadas al aire.

Ahora que ya sabes como debe limpiarse el oro puede interesarte conocer más sobre joyas minimalistas, una de las principales tendencias de este año.