Decoración

Cabecera interior

Qué es la sublimación, conoce esta técnica de impresión

La sublimación es una técnica de impresión digital que consiste en pasar del estado sólido al gaseoso sin pasar por el líquido. Con este sistema se pueden personalizar con diferentes estampados camisetas, tazas o azulejos.

11 ago 2021

Esto se consigue mediante una plancha transfer o térmica. Este tipo de herramienta aporta presión y calor al objeto que se desee personalizar, evaporando una tinta que se encuentra en un papel termo elástico. Este papel se coloca sobre un poliéster y de esta forma se transfiere el estampado. Para que este proceso tenga buenos resultado, la plancha debe estar a una temperatura de 200º C. Sin embargo, si la calidad de la superficie a sublimar no es óptima, no requerirá tanta temperatura.

El tiempo de duración del proceso no debe sobrepasar los 45 segundos, y el calor que se suministra se debe repartir de modo uniforme. Por otra parte, para sublimar se necesita un ordenador para realizar la imagen digital, tintas, cartuchos y el objeto a sublimar.

¿Cómo es el proceso de la sublimación?

En primer lugar, se debe editar la imagen en el ordenador para que esta se ajuste en tamaño y proporción al objeto que se desee sublimar. Esta imagen debe imprimirse en el papel termo elástico, el cual debe secarse del todo antes de continuar con el proceso. El siguiente paso será revisar la temperatura y el tiempo necesario para sublimar el producto a tratar, ya sea una camiseta o una taza. Tras esto, se procederá a sublimar el producto con la plancha. Por último, habrá que despegar el papel del producto y esperar a que este se enfríe.

La sublimación textil

La sublimación textil es una técnica de impresión muy utilizada, ya que consigue muy buenos resultados en muy poco tiempo. Además, resulta muy asequible, puesto que da resultados profesionales por muy poco dinero.

Existen dos formas de sublimación textil: en continuo y en posicional. El primer tipo tiene una gran ventaja y es que se puede reproducir infinitamente. No es de extrañar que este tipo de sublimación textil tenga un coste más reducido, ya que se subliman piezas enteras con el mismo diseño.

Por otra parte está la sublimación con diseños posicionales, los cuales se pueden solar para hacer un diseño de mayor tamaño. Este tipo se utiliza generalmente para grabar logos o gráficos en zonas específicas de la prenda.

Es importante aclarar que la sublimación debe realizarse sobre telas que estén hechas, al menos, en un 65% de poliéster. Se puede hacer sobre algodón si se prefiere, aunque el proceso es más largo y engorroso, ya que requiere productos adicionales para lograrlo.

Las ventajas de la sublimación

En primer lugar, la sublimación consigue resultados permanentes. Con esta técnica de impresión, los colores no pierden fuerza y aguantan en el tiempo, puesto que la química se ha fundido con el tejido. Además, puedes sublimar todos los colores que quieras, siempre que se realice una buena conversión entre los formatos RGB y CMYK. Incluso se pueden imprimir colores flúor, los cuales se activan con luz ultravioleta.

Así mismo si quieres un estampado personalizado con varios colores, podrás lograrlo sin tener que pagar más por ello, ya que el coste es el mismo. Por otro lado, frente a otras técnicas, no se aprecia al tacto y no pesa.

¿Qué productos se pueden sublimar?

Los productos para sublimar se denominan Blanks. Estos deben cumplir tres condiciones: que se puedan polimerizar, soporten temperaturas altas y aguanten la presión. Como aclaración, la polimerización es un proceso de tipo químico en la que intervienen compuestos de bajo peso molecular que se agrupan entre sí para formar moléculas más grandes, dando como resultado una cadena o estructura denominada polímero.

Se pueden sublimar productos de cerámica, como tazas, platos o vidrio. Igualmente son aptos los objetos de aluminio y de vidrio de calidad, como botellas, botellines o jarras. También pueden someterse a esta técnica las telas de poliéster 100% o con un mínimo de un 65% y los tejidos sintéticos, como gorras, camisetas, sudaderas o sábanas.

De todos modos, lo más importante es la calidad de los productos. Siempre que estos sean de buena calidad y cumplan las condiciones anteriormente expuestas, el resultado será óptimo. Por otro lado, la tinta y el papel termo elástico también deben cumplir unos estándares para ser utilizados en la sublimación.

Si te interesa este tema y te dedicas a la industria gráfica, es recomendable que visites DIGICOM, la Feria de Impresión Digital y Comunicación Visual, organizada por IFEMA MADRID en colaboración con The eWorld Team. Entre los sectores representados está el Packaging, el Digital Signage, soportes de impresión y consumibles, equipos de impresión digital, sistemas de acabado y transformación y muchos más.