Decoración

Cabecera interior

Cómo crear tu propio jardín vertical artificial casero

Un jardín vertical es una pared especialmente acondicionada capaz de alojar diferentes especies de plantas naturales y facilitar su crecimiento, aunque también existen jardines verticales con vegetación artificial.

09 oct 2020

Un jardín vertical artificial puede situarse tanto en el interior de una vivienda como en el exterior en balcones, fachadas o patios.

Las modalidades de jardines verticales artificiales interiores son una opción muy interesante a nivel decorativo y viable en términos de mantenimiento. Hoy te damos algunos consejos para construir y mantener tu jardín vertical de forma eficiente. ¡Presta atención!

¿Dónde deberías instalar tu jardín vertical artificial?

¿Cuál es el mejor lugar para hacer una instalación de estas características? Asegúrate de que tu emplazamiento cuente con:

  • Acceso de la luz: Debemos asegurarnos de que el espacio facilite el paso de la luz natural. Tanto si se trata de un jardin vertical artifical exterior como interior, la exposición del jardín vertical artificial a la luz solar permitirá un crecimiento saludable de tus plantas. Para definir el enclave más apropiado puedes tomar como referencia las necesidades lumínicas básicas que tienen los jardines exteriores (5 o 6 seis horas de exposición a la luz natural de forma directa). Evalúa el espacio interior donde vas a hacer la instalación antes de ponerte manos a la obra. Si este no está expuesto a la luz solar directa, deberás optar por especies de plantas ornamentales que necesiten poca luz.

  • Riego: Un buen jardín vertical contará con un sistema de autoabastecimiento por riego. Para construir un diseño eficiente es importante que el emplazamiento cuente con acceso directo a la toma de agua que permita la conexión de un sistema de riego por goteo.
  • Estructura arquitectónica: No todas las zonas de un hogar son apropiadas para instalar un jardín vertical. Para asegurar una instalación segura debemos localizar una pared resistente. Además, es importante que dicha pared no cuente con instalaciones eléctricas o de fontanería, y que a la hora de instalar nuestra estructura vertical, estas  no queden ocultas tras ella.
  • Accesibilidad: A la hora de planificar tu proyecto, procura prestar atención a su dimensión más práctica. Evita las construcciones y estructuras excesivamente complejas (por ejemplo, los jardines colgantes del techo). Esto puede generar más de un quebradero de cabeza y problemas a la hora de mantenerlo y cuidarlo.

Jardín vertical artificial: Modalidades

¿Cómo son exactamente las estructuras verticales? Puedes encontrar modalidades como:

  • Jardín vertical clásico: Son aquellos en los que se disponen las plantas en el suelo (a través de compartimentos especiales y macetas). Para garantizar apariencia vertical, se construyen estructuras que facilitan el crecimiento de las plantas trepadoras, guiando su ascensión a través de las paredes o muros.

  • Jardín vertical estructural: Se planta sobre una estructura fabricada a base de capas que facilitan la conservación y mantenimiento del mismo. Dicha estructura suele contener un soporte fijo de aluminio y espumas, filtros o mallas especiales para absorber la humedad. Los jardines verticales estructurales suelen incluir un sistema de riego automático que garantiza su conservación.

  • Jardín vertical mediante bolsas geotextiles: Se trata de un sistema mucho más sencillo, aunque por lo general no incluye sistema de riego automático. Uno de sus puntos fuertes es que también es modular y permite hacer ampliaciones y modificaciones con suma facilidad.

  • Jardín vertical modular-estructural: Su configuración es muy similar a la anterior, sólo que en este caso no se trata de bolsas, sino de contenedores que se asientan sobre una estructura fija.

  • Jardín vertical flotante: Modalidad opuesta a la estructura vertical tradicional. En este caso se sitúan contenedores en el área superior de la pared. A medida que las plantas comienzan a desarrollarse, lo hacen adaptándose a su entorno y descendiendo por la vertical de la pared.

La importancia del sustrato en un jardín vertical casero

No olvides que un jardín vertical artificial tendrá las mismas necesidades y rasgos (más allá de sus diferencias) que los jardines tradicionales. Una de ellas es un buen sustrato. Presta atención a la elección de un buen sustrato, pues de él dependerá la salud de tus plantas.

En general, un buen sustrato es aquel que facilita la sujeción, la provisión de oxígeno a las raíces y la correcta filtración y conservación de agua y nutrientes. Podrás ver que existen muchos sustratos químicos o artificiales, sin embargo no son los más apropiados. Procura acceder a soluciones naturales, o incluso crea tu propio abono. En la red puedes acceder a guías muy completas para convertirte en un buen compostador a partir de desperdicios orgánicos.

Aunque lo más habitual es que el sustrato se componga de una mezcla de tierra y minerales, también existe el cultivo hidropónico, una solución compuesta únicamente por minerales. Estudia qué solución se adapta mejor a tu proyecto y haz una selección de plantas.

 Injertos y trasplantes

Una vez construida  e instalada tu estructura, deberás pasar a la plantación propiamente dicha. Durante el proceso deberás dar cuenta de las siguientes fases:

  • Base: En la base del recipiente deberás verter una capa de grava o arcilla. Esto facilitará el drenaje bajo las plantas y la dispersión del agua a través de las raíces.
  • Relleno: A continuación, deberás aplicar el relleno compuesto de sustrato. Para potenciar su efectividad, alísalo y disuelve sus grumos. Deja un espacio de al menos dos centímetros entre el sustrato y el borde superior del recipiente. Una vez vertido, puedes sembrar las semillas y a continuación allanarlo ayudándote de un rastrillo.
  • Riego: Aplica agua generosamente para facilitar su asentamiento. En caso de que hayas instalado un sistema de riego automático, actívalo hasta humedecer el sustrato.
  • Cobertura: Coloca una capa de cortezas de pino o paja en la superficie, para mantener la humedad y conservar los efectos del riego. Esto también ayudará a proteger las raíces de agentes externos.

Consejos de riego en un jardín vertical artificial casero

Una de las opciones más interesantes a la hora de establecer un sistema de riego, es la construcción de una pared ajardinada. Este tipo de estructuras suelen incluir un sistema más complejo, que ofrece la posibilidad de ahorrar agua mediante su reutilización. Sus beneficios no sólo se basan en la posibilidad de filtrar el agua residual procedente de los baños o la cocina, sino que además proporciona mejoras ambientales, tanto en los niveles de humedad de la casa como en los de CO2.

Consejos para optimizar el riego de los jardines verticales

  • Realiza riegos frecuentes y cortos en las paredes de cultivo, con una especial dosificación para evitar el encharcado de los recipientes.

  • El riego debe ser suave y se debe evitar toda presión.

  • El sistema de riego debe estar adaptado a las necesidades de la planta, así como a las circunstancias externas, como el clima o la época del año.

Todos los recipientes deben contener una cavidad para el drenaje del agua.

IFEMA es está actualmente celebrando una nueva edición de Flower&Garden Attraction, la Feria Internacional de la Horticultura, que reúne, en formato telepresencial, a toda la comunidad de productos para jardín, planta y flor de Europa. A través de su plataforma digital, Flower&Garden Attraction ofrece multitud de posibilidades de negocio para los profesionales de este sector, con el objetivo de dinamizar sus negocios y promover el contacto entre la comunidad mundial.