Moda y complementos

Cabecera interior

¿Qué es la marroquinería? Origen de este oficio artesanal

Desde los albores de la humanidad el tratamiento de las pieles y el cuero ha ido evolucionando hasta llegar a nuestros días respetando los orígenes de este oficio artesanal

11 ago 2020

Desde sus primeros pasos como especie hace millones de años la humanidad ha hecho de la artesanía y el trabajo con las manos un oficio que ha perdurado a lo largo de los siglos. Ahora, vivimos en un mundo donde la tecnología y la digitalización ha permitido mecanizar una gran cantidad de trabajos con el objetivo de facilitar la vida a los comerciantes, dejando a un lado esa forma de confección y elaboración más tradicional.

Sin embargo, paseando por tiendas o bazares, aún se pueden encontrar productos de gran calidad fabricados mediante una técnica cuyos orígenes se pierden en el tiempo y que ha sobrevivido hasta nuestros días: la marroquinería.

El curtido, el complejo proceso que ha perdurado hasta nuestros días

Pero, ¿qué es la marroquinería? Se trata de un arte que se ha ido perfeccionando a lo largo de los años y que consiste básicamente en tratar el cuero para darle diferentes usos o formas. El cuero es piel de animal tratado mediante la técnica del curtido, un proceso que mezcla el trabajo a mano con el uso de componentes químicos naturales y que consta de diferentes etapas:

Preparación

Es la primera parte del curtido. Se retira el pelo de la piel del animal y se lava con agua y sales para evitar la putrefacción. El futuro cuero permanece conservándose en un saladero hasta que comienza la transformación.

Proceso de curtido

El primer paso es cortar las extremidades que sobran y remojar el pelaje en agua durante un periodo que puede durar desde 8 horas a dos días, según el tamaño y el estado de la piel.

A continuación, se utilizan métodos vegetales o minerales para estabilizar el colágeno de la piel y transformarla en cuero.

  • El curtido vegetal utiliza taninos que se producen de manera natural a través de la corteza de los árboles. Las pieles se estiran completamente y se introducen en cubas que contienen concentraciones de tanino.

  • El curtido mineral es una técnica moderna que surgió durante el siglo XIX en la que predomina el uso del cromo, un metal de color blanco. Se trata de un proceso más rápido que el anterior que da lugar a un cuero más resistente y duradero que el del curtido vegetal.

El siguiente paso consiste en realizar un desaguado mecánico para eliminar el exceso de humedad. Posteriormente, se raspa la piel para dar un espesor homogéneo al cuero.

En múltiples ocasiones se emplea un “recurtido”, es decir, el cuero ya curtido de manera mineral pasa por un proceso con la utilización de taninos (vegetal) con el objetivo de dar un aspecto más suave y natural a este tejido.

Refinado y finalización

El último paso es secar la nueva pieza y refinarla mediante el uso de aceites que aportan al cuero esa textura tan característica.

Una vez finalizado este largo y complejo proceso, el cuero ya se puede moldear y utilizar para crear carteras, bolsos, cazadoras, pantalones o cualquier otro artículo que se desee.

La marroquinería, un oficio milenario

La marroquinería es un concepto que procede del término francés “maroquin”, que se traduce como “marroquí”. Esto se debe a que los artesanos de Marruecos solían ser los más hábiles en trabajar el cuero.

Este oficio ha gozado de una gran importancia durante la historia del hombre. En el imperio romano los artesanos utilizaban esta técnica para diseñar sandalias, armaduras livianas o inclusos bolsos cuyo diseño ha perdurado hasta nuestros días.

En el aspecto militar, el cuero ha servido para desarrollar ropa y calzado apropiado para los soldados, así como armas o equipamiento para caballería como espuelas, monturas o aparejos.

En cuanto a la moda, este tejido goza de gran éxito entre los consumidores, especialmente a la hora de adquirir chaquetas o pantalones para lucir un estilo capaz de vencer al paso del tiempo.

La alta calidad y el diseño de las colecciones tienen su lugar de honor en IFEMA de la mano de Bisutex, el Salón Internacional de la Bisutería y Complementos, que celebra su próxima edición en febrero de 2021. Un amplio escaparate con las últimas tendencias de cientos de marcas nacionales e internacionales.

Una convocatoria marcada, además, por su creciente carácter internacional, que este año reúne la oferta de empresas procedentes de 20 países, con especial presencia de participaciones agrupadas de Francia y Brasil.

Su oferta acoge una extensa gama de novedades que comprende desde las últimas colecciones de bisutería, hasta las líneas de relojería de fantasía, gafas, bolsos, cinturones, adornos de cabello, pañuelos, sombreros, fornituras, etc. Como es habitual, también está ampliamente representado el sector de marroquinería y artículos de viaje.