Moda y complementos

Cabecera interior

Cómo se limpia la plata, trucos y consejos

Porque, aunque se trate de un material de gran valor también necesita cuidados

30 jun 2021

El ennegrecimiento de la plata es un fenómeno más común de lo que se pueda creer, incluso en joyas de alta gama este proceso es prácticamente inevitable. De hecho, factores como el nivel de pH, la sudoración y los productos que se usan para hidratar la piel son determinantes a la hora de ocasionar este efecto en cualquier pieza de plata.

Otros factores tan genéricos como el contacto con el aire o el agua de mar también pueden afectar la tonalidad brillante y reluciente de la plata. Además, la plata no se comercializa 100% pura, sino en aleación con minúsculas partes de otros metales como el cobre y, dependiendo de esos metales adicionales, la tonalidad de la plata puede variar en su intensidad y color.

Es importante señalar que esto no es oxidación tal y como suele pensarse habitualmente: el verdadero proceso es el de la sulfuración, que se produce cuando las partículas de sulfuro de hidrógeno presentes en el aire entran en contacto con la plata. Por eso, otras piezas que no se llevan en el cuerpo también adquieren dicha tonalidad, como los utensilios de cocina.

Cinco trucos y consejos para limpiar la plata en casa

Pese a todas estas variables, devolver el brillo a las piezas de plata es relativamente fácil, sin necesidad de recurrir a profesionales. Cualquiera puede emplear estos cinco trucos para limpiar la plata en casa con productos fáciles de conseguir en el supermercado.

Al finalizar, se puede considerar la posibilidad de hacer combinaciones entre estos consejos sobre la limpieza de la plata para los casos de sulfuración o suciedad más extremos, asegurando que las piezas queden como nuevas.

¿Cómo limpiar la plata con bicarbonato sódico?

La primera alternativa es recurrir a un poco de bicarbonato de sodio, un producto de fácil acceso y que tiene un amplio uso en procesos de limpieza.

Basta con coger un recipiente para disolver un poco de bicarbonato en suficiente agua caliente como para cubrir todas las joyas y dejarlas en remojo unos cinco minutos. Al sacarlas, se deben frotar con un paño seco para eliminar cualquier rastro de sulfuro o ennegrecimiento.

¿Cómo limpiar una cadena de palta con lavavajillas, vinagre y sal?

Una alternativa muy segura por ser poco invasiva con los metales es la mezcla de tres partes de agua con una de vinagre puesta a calentar en un cazo. También se deben añadir una cucharada de sal y un pequeño toque de detergente lavavajillas hasta que el calor disuelva la mezcla.

Las piezas de plata se colocan dentro removiendo cada cierto tiempo hasta que empiece a hervir (el proceso es a fuego lento-medio), después de lo cual se apaga la llama y, al enfriarse, se retiran las piezas para frotarlas con un paño seco.

¿Cómo limpiar pulseras de plata con limón y sal?

Para piezas de tamaño medio como pulseras, colgantes, cuberterías y vajillas, frotarlas directamente con limón y sal puede proporcionar excelentes resultados, aunque es un proceso un poco más lento, laborioso y nada recomendado para elementos pequeños.

El procedimiento consiste en cortar un limón por la mitad, agregar una cucharada de sal en las caras internas del mismo, y luego frotarlas sobre las piezas de plata a limpiar. Finalmente, se deben volver a frotar, pero esta vez con un paño seco antes de aclarar con abundante agua.

¿Cómo limpiar anillos de plata con pasta de dientes?

La pasta dental con efecto blanqueador, preferiblemente de color blanco, es un elemento efectivo, ya que sus propiedades químicas reaccionan con el sulfuro de plata, eliminando así el azufre que mancha las piezas de este precioso metal, pero sin dañarlas ni un poco.

Primero se deben lavar las piezas con agua y jabón, luego hay que impregnarlas con suficiente dentífrico para que queden totalmente recubiertas, se deja reaccionar durante unos cinco minutos e incluso se pueden frotar con el cepillo dental y, por último, se vuelven a lavar.

¿Cómo limpiar pendientes de plata con amoniaco?

Lo primero es aclarar que, en comparación con los trucos anteriores, el amoniaco es algo agresivo con la plata. De hecho, también lo es con la piel, por lo que es indispensable usar guantes. En cualquier caso, su uso es muy efectivo para dejar la plata como nueva.

Hay dos formas de aplicarlo:

  1. Amoniaco y agua caliente mezclados a partes iguales: se impregna un paño y se frota sobre las piezas.
  2. Amoniaco puro: igualmente frotando la plata con un paño impregnado.

En ambos casos, se debe frotar por poco tiempo, ya que la reacción química es rápida y, mientras más se exponga la plata, más probable es que sufra daños. Para finalizar, se lavan las piezas con abundante agua y jabón para asegurar que no quede rastro de amoniaco.

Ahora que ya sabes como limpiar tus pendientes de plata, puede interesarte otro de nuestros posts sobre pendientes en tendencia de este 2021, ya que la plata nunca pasa de moda.

Estos trucos para acabar con el ennegrecimiento de la playa son aplicables también a otro tipo de joyas, como la bisutería. Para aprender más sobre cómo cuidar los diferentes materiales con los que se crean este tipo de accesorios, existen grandes eventos internacionales como BISUTEX, en IFEMA MADRID, donde se dan cita los profesionales del sector para compartir trucos y novedades en el ámbito de la bisutería y complementos.