Arte

Cabecera interior

Cuadros famosos de Picasso, conoce su obra

Conoce las obras más famosas de Picasso a lo largo de su carrera, uno de los artistas contemporáneos más reconocidos a nivel mundial

11 ago 2021

En ARCOlisboa, Feria de Arte Contemporáneo, organizada por IFEMA MADRID en modalidad digital este año, los visitantes podrán encontrar algunas obras de los artistas más representativos del movimiento contemporáneo, como Pablo Ruiz Picasso. ¿Conoces algunos de los cuadros famosos de Picasso? Te invitamos a descubrirlos.

El estilo Picasso: un estilo inconfundible

Pablo Ruiz Picasso, que nació en Málaga en 1881, pintó su primer cuadro a los ocho años: El picador amarillo. Lo que vendría después solo fue una muestra de su asombroso talento y genialidad. El estilo Picasso no se ciñe a una lista específica, pues Picasso y su obra atravesaron distintos períodos artísticos. Aquí encontramos algunas de las obras de Picasso famosas que pertenecen al período azul, el protocubismo, el cubismo y el período minotauro, por citar algunos ejemplos.

Los cuadros famosos de Picasso se caracterizan por representar la genialidad de su autor, las múltiples escuelas donde estudió (Barcelona o París, dentro de las más destacadas); así como su creciente interés por los aspectos sociales de la vida cotidiana.

La vida, el período azul de Picasso

En los primeros años del siglo XX, Picasso abandonó España y comenzó lo que se denominaría como período azul. Este estilo Picasso se caracteriza por la profunda depresión que sufría el artista a consecuencia del suicidio de un buen amigo suyo. En 1903, el artista volvió a Barcelona y comenzó a pintar el cuadro La Vida, un lienzo muy complejo del llamado período azul y que se considera, hoy en día, uno de los más importantes de esta época de su vida.

El cuadro se caracteriza por estar lleno de un profundo simbolismo oscuro y sobre el cual el artista nunca habló. Aunque originalmente la figura masculina del cuadro era un autorretrato, Picasso terminó por darle el rostro del amigo que se había suicidado y por el que él había entrado en aquella profunda depresión: Carlos Casagemans.

Este cuadro está plagado de un pesimismo nihilista, pues Picasso consideraba que su arte era producto de la tristeza y el dolor. Durante este período destacan en sus pinturas la presencia de niños, la miseria de los pobres y mendigos, así como gente ciega.

Autorretrato, 1907

Aunque Picasso pintó múltiples autorretratos a lo largo de su vida, el de 1907 se considera uno de los cuadros más famosos de Picasso porque representa una nueva etapa creativa para el artista. Aquí es cuando Picasso empieza a plasmar sus conocimientos sobre la escultura y el arte ibérico. La obra del autor durante este período se caracteriza por la simpleza de las formas y la transformación que hace de los rostros en máscaras.

Es precisamente Autorretrato el cuadro que muestra la transición del autor hacia un nuevo tipo de arte, el poco naturalista, el de los rasgos faciales hechos con trazos sin proporción y que se asemejan a una máscara africana.

Durante este período de su vida, Picasso había comenzado a estudiar diversas obras de la cultura africana, así como de la Polinesia y de algunas islas de Oceanía.

Las señoritas de Avignon, 1907

El título original de Las señoritas de Avignon es Las señoritas de la calle de Avinyó. Se trata de una famosa calle de Barcelona donde, en tiempos de Picasso, existían múltiples burdeles. Y es precisamente en este famoso cuadro donde el artista plasma a cinco prostitutas de la ciudad y en un estilo completamente nuevo: el cubismo.

En realidad, este cuadro pertenece al proto-cubismo, puesto que el cubismo como tal todavía no existía. Y es precisamente este cuadro la obra que empieza a sentar las bases para el movimiento cubista.

Picasso recibió influencia de Cezánne y el Greco para desarrollar esta técnica, así como del arte primitivo que vio en el Museo del Trocadero en París y que estaba plagado de máscaras africanas (palpables en el Autorretrato, 1907) y que podemos ver también en Las señoritas de Avignon. Se puede decir que es con este cuadro con el que Picasso rompe definitivamente con todos los trazos de la escuela realista.

Los tres músicos, 1921

Los tres músicos es una pintura que mezcla las técnicas de óleo y collage. Fue realizada por Picasso en 1921 y es un claro ejemplo del cubismo sintético: otro más de los estilos de Picasso. Este lienzo se caracteriza por los planos de color y una composición similar a la de un puzzle.

Este es uno de los cuadros abstractos famosos de Picasso que destaca por las máscaras que llevan los tres músicos representados en la obra y que pertenecen a la tradición del famoso teatro italiano Commedia dell’arte. En esta obra aparecen tres personajes: un arlequín, un pierrot y un monje. Se cree que representan a Picasso, Apollinaire y Jacob (poetas e íntimos amigos de Picasso).

Guernica, 1937

Sin duda el cuadro más famoso de Picasso es el Guernica. En esta pintura el artista hace una representación muy fiel de la época, pero añade un elemento muy importante: el luto y el dramatismo vivido tras el bombardeo aéreo a la ciudad vasca de Guernica en abril de 1937.

Fue precisamente la noticia de estos bombardeos lo que llevo a Picasso a pintar este famoso cuadro. Aunque Guernica, en realidad, no se caracteriza por la representación de dichos ataques, sino por las críticas y alegatos en contra de la barbarie y el terror que representaba la Guerra Civil Española. Los colores cromáticos, los motivos y la historia narrada dentro del cuadro le confieren ese carácter trágico y dramático que lo hace único.