Noticias

Información de interés para la generación sénior.
Conoce el proyecto Vida Silver.

LinkedIn es la red social ideal para que consiga trabajo el talento sénior

En el actual paradigma laboral, no es fácil conseguir un nuevo trabajo o poder cambiar el que tienes si pasas de los 50 años. El edadismo (o discriminación por edad) hace que nuestro currículum ni siquiera lleque a las manos del reclutador cuando aplicamos a una oferta de empleo. Si nuestra estrategia pasa por las técnicas clásicas de enviar, de forma reactiva, un CV a ofertas que veamos en portales de empleo, ETT’s o consultoras, estamos accediendo solo a un 30% del mercado laboral.

Es mucho más efectivo para el sénior entrar en el llamado mercado oculto de empleo, que representa un 70% u 80% según las fuentes. En él se encuentran las posiciones que se ocupan por promociones internas, programas de referenciados, algún enchufe, fichajes, nethunting (captación de talento en redes sociales sin que haya una oferta de empleo publicada), networking, autocandidatura…

LinkedIn es hoy la principal red profesional a nivel mundial con casi 800 millones de personas y con más de 55 millones de empresas. Esta conectividad hace que tengamos todo el mundo de los negocios a un click, para encontrar oportunidades laborales, conseguir clientes, estar al día de nuestro sector, ver tendencias, etc. Pero, ¿por qué es ideal esta plataforma para el talento sénior? Porque nos permite ser proactivos en nuestra estrategia de búsqueda de un nuevo proyecto en lugar de reactivos y generar nosotros las oportunidades, entrando así en el mercado oculto del empleo.

LinkedIn es, a nivel global, la plataforma profesional líder, por lo que es fundamental estar activo si estamos en búsqueda de nuevos proyectos.

6 tips para conseguir trabajo en LinkedIn

  1. Hay muchos artículos sobre cómo tener un perfil bien optimizado. Solo a modo de resumen, diré que es clave que transmita profesionalidad y genere confianza, que tenga las palabras clave por las que te pueden buscar en el titular, que incluya las competencias imprescindibles para el puesto al que optamos, la fotografía de perfil y la imagen del banner de calidad y acorde a nuestra Propuesta de Valor… También es importante incluir en la experiencia no solo las funciones, sino también los logros que ya hemos demostrado gracias precisamente a nuestra edad, las recomendaciones de los directivos o profesionales de Recursos Humanos para los que hayamos trabajado durante nuestra carrera profesional, publicaciones, certificaciones, idiomas y qué dominio tenemos de cada uno, añadir imágenes, vídeos o PDF’s en el apartado “Destacados” y explicar bien para qué podemos serle útil al que llega a nuestro perfil y no nos conoce, en el apartado “Acerca de”.
  2. Ampliar nuestra red de contactos, buscando cada día un mínimo de 10 personas que nos puedan acercar a nuevos proyectos: profesionales con los que ya hemos estudiado o trabajado, posibles jefes o compañeros y profesionales del departamento de selección de empresas objetivo en las que nos interese trabajar, profesionales relevantes del sector, cargos clave como políticos, periodistas, presidentes de cámaras de comercio, uniones empresariales o colegios profesionales. La suma de todos nuestros contactos y más si son de calidad, conforman el capital social que también se tendrá en cuenta en un proceso de selección puesto que si más adelante la organización propone un programa de embajadores de marca internos (employee advocacy), no es lo mismo que ayudemos a comunicar las ventajas de nuestra empresa a cuatro gatos que a 10.000 contactos, por ejemplo, de los 30.000 que permite LinkedIn como máximo de primer nivel.
  3. Tener un plan de contenidos. Los niveles de visibilidad en LinkedIn son muy bajos si no interactuamos con el contenido que publican otras personas o empresa, no opinamos, no compartimos contenido propio o de terceros… De hecho, lo primero que sugiero yo hacer cada mañana es mirar quién ha venido a ver tu perfil porque te da información de si te están visitando reclutadores/empresarios de tu interés y las empresas objetivo, o prácticamente no viene nadie o no son los que te pueden generar nuevas oportunidades profesionales. Saber qué publicar, dónde, en qué formato, cada cuánto… es decisivo para trabajar nuestra Marca Personal y ganar la visibilidad que hará que cuando el empresario, directivo o headhunter necesite a un especialista en lo que nosotros somos, vengan a contactarnos y nos ofrezcan una entrevista.
  4. La gestión de grupos y páginas de empresa es un arte. Creo que nuestras opiniones en los grupos del sector, del área geográfica o los grupos corporativos nos puede permitir demostrar el conocimiento que tenemos, y las competencias que son clave en la actualidad como la comunicación. Interactuar con profesionales objetivo hará que quizá miren nuestro perfil para mirar quiénes somos e incluso quizás hasta nos pidan ser contacto. El pertenecer al mismo grupo también te permite, si el profesional no lo ha cerrado explícitamente en su configuración, enviar un mensaje a personas aunque todavía no seamos contactos. Si el grupo es corporativo, ya tienes un pie dentro de la empresa y ves información que comparten, nuevos productos, ofertas de empleo, que empleados son más activos, sus valores… información que es clave para adaptar el CV si optas por aplicar en alguna de sus ofertas o si haces autocandidatura.
  5. Sobre la opción del Open to Work hay mucha discusión. Hay profesionales del mundo de la Orientación Laboral que proponen activarlo para indicar que estás en búsqueda activa de empleo y que solo sea visible a los reclutadores que pagan la versión premium. Otros defienden activarlo para que sea visible a todo el mundo y LinkedIn añade un marco verde con las palabras “Open to Work” en la foto de perfil. Ambas opciones tienen sus ventajas e inconvenientes, así que debes elegir la opción con la que te sientas más cómodo. Si pones el marco, pierdes poder de negociación porque en nuestro país estar en “paro” tiene una connotación negativa. Por otro lado, recibirás más visitas de seleccionadores y cualquier profesional te puede referenciar u ofrecer una oportunidad laboral sin tener que gastar dinero en poner un anuncio. Pensemos que alrededor del 98% de las empresas de aquí son PYME’s que quizás no les interese la versión premium.
  6. Como dice la frase: “Lo que no se mide no se puede mejorar”. Es fundamental medir nuestra estrategia en LinkedIn para saber qué estamos mejorando y, si no es así, poder rediseñar la estrategia. KPI’s como el número y calidad de visitas recibidas en el perfil durante los últimos 3 meses, a cuántas personas ha mostrado LinkedIn nuestro perfil en la última semana, cuántas solicitudes de entrevistas de trabajo hemos tenido el último mes, etc. nos ayudarán a conseguir el objetivo.

Además de todas estas opciones, LinkedIn también tiene en el menú “Maleta” las ofertas de empleo que publican las empresas a las que puedes acceder como si fuera un Portal de empleo clásico tipo Infojobs o una ETT como Adecco, pero aunque esta opción debe seguir utilizándose, creo que para el talento sénior son muy interesantes las alternativas que hemos comentado en este post. Ya me dirás qué tal te ha funcionado, si las pones en práctica.

Cèlia Hil es psicóloga, consultora y speaker de Marca Personal Senior

Agenda que te puede interesar