Noticias

Información de interés para la generación sénior.
Conoce el proyecto Vida Silver.

Seguros que, a partir de los 50, te hacen sentir más tranquilo

De salud, vida, hogar, automóvil, decesos, viajes o accidentes. Tener la vida asegurada es clave para nuestra tranquilidad. @iStock

De vida, de salud, del hogar, de automóvil, de accidentes… A partir de los 50, ¿qué seguros deben tenerse en cuenta (por no decir activos)?

Cumplir años es algo que a veces no gusta reconocer y otras, la gran mayoría, resulta tan natural como respirar. A partir de cierta edad, pensar en la tranquilidad con la que disfrutar cada día se hace un reto de obligado cumplimiento. Y las cuestiones surgen en torno a temas que quince años atrás quizás no se hubiesen planteado. Es el caso de los seguros, pero no solo los obligatorios, también los de esas modalidades a las que, hasta ayer, no le habríamos dedicado tiempo. Seguros de salud, vida, hogar, automóvil, decesos, viajes, accidentes… Es momento de revisar posibles planes de futuro y las inquietantes dudas que llevan aparejadas. De eso trata este artículo, el cual se sustenta en diversas cuestiones que, hoy día, se antojan preceptivas.

La primera es clara: ¿qué seguros deben contratar los miembros de la generación silver? Para contestar esta y otras preguntas, se hace imprescindible la opinión de un experto como Joaquín de los Reyes, director del Programa Generación Senior de MAPFRE España: “Todos los seguros son importantes y necesarios Lo que diferencia al consumidor mayor de 50 años es el valor que da a unas u otras coberturas o servicios incluidos en los seguros. Nosotros siempre realizamos un estudio previo para conocer las necesidades más concretas de este colectivo, y así poder ofrecerles los seguros “de siempre” pero personalizados”.

Los datos obtenidos por la aseguradora muestran una mayor preferencia de los mayores de 55 por servicios como los que siguen: en el seguro de automóvil, asistencia en viaje desde el kilómetro cero o la recogida y entrega del vehículo para la reparación en el punto que indica el cliente; bricolaje y asistencia informática, en los seguros de hogar; o coberturas de salud tipo prótesis e implantes, rehabilitación hasta recuperación y ayuda en domicilio por convalecencia.

¿Qué otras opciones de seguro son claves en el día a día de un senior?

Como todo el mundo sabe, la vida está llena de eventualidades y trances imprevistos (desde la rotura del frigorífico hasta una enfermedad inesperada o un accidente de tráfico) ante los que se hacen necesarios ciertos mecanismos de protección. Los seguros están ahí para eso, al menos los más importantes, pero quizás nos preguntemos si nos conviene ampliar miras y estudiar las coberturas contratadas según edad y situación, o bien, contratar directamente alguna modalidad nueva.

Lo que diferencia al consumidor mayor de 50 años es el valor que da a unas u otras coberturas o servicios incluidos en los seguros.

Para Joaquín de los Reyes es importante abordar los cuidados a domicilio, ayudar a que los mayores continúen viviendo de forma autónoma, con calidad de vida y con ayuda para realizar las tareas cotidianas. “En esa línea, desarrollamos el nuevo seguro de Accidentes Sénior que, dirigido a personas entre 55 y 80 años, incluye indemnización por accidentes que provoquen fracturas, quemaduras, pérdidas sensoriales o de movilidad, traumatismos graves o amputaciones; así como servicios muy útiles: hasta 200 horas de ayuda a domicilio (acompañamiento, limpieza del hogar, compras y recados, lavandería, elaboración de comidas, etc.), sesiones de rehabilitación o enfermería o servicio de cuidado de mascotas y plantas”.

Igualmente, y de cara siempre al usuario senior, pueden asegurarse servicios especiales que van desde la asesoría de expertos o la realización de gestiones a especiales asistencias sanitarias (segunda opinión médica internacional, un asesor nutricional y la posibilidad de contar con tele-farmacia a domicilio, entre otros).

 ¿Resulta rentable para un silver contratar un seguro de vida?

Entre otros factores, en un seguro de salud la prima comienza a encarecerse a partir de los 50 años. Además, muchas aseguradoras fijan los 65-70 años como límite de edad para contratar una póliza de salud (o para renovarla). Pero no todas son así, hay otras que han adaptado su oferta a este colectivo. El denominador común en estos casos, aparte de la dificultad que supone su contratación, es un mayor coste del seguro y la limitación de algunas coberturas como hospitalización y cirugía.

“En el caso de MAPFRE, a partir de los 70 años la prima se estabiliza, y sube o baja según la siniestralidad individual o el IPC, pero no por razones de edad. Y hemos ampliado hasta los 75 años el límite de entrada para algunos de nuestros seguros de salud, facilitando así el acceso de los mayores. Además, también hemos desarrollado la plataforma digital Savia, donde ofrecemos soluciones de salud, de pago por uso, orientadas a necesidades específicas de personas en este grupo de edad, con descuentos en servicios de mayor interés para ellos”, comenta de los Reyes.

Las aseguradores siempre recomiendan estudiar las coberturas contratadas según edad y situación. @iStock

¿Existe un límite de edad para contratar un seguro de vida?

La edad máxima varía en función de si es un seguro de vida riesgo o un seguro de ahorro. Así, en el caso de garantía principal de fallecimiento por cualquier causa, el límite se establece en 67 años para la contratación. Para garantías adicionales como invalidez absoluta y permanente, fallecimiento accidental o dependencia, el límite es de 66 años. Una vez contratadas las garantías, el seguro de riesgo se puede mantener hasta un máximo de edad, que depende de la modalidad elegida: entre 75 y 80 años para el seguro en vigor; y si se trata de un seguro de ahorro, depende del producto elegido, pero el límite habitual se encuentra entre los 80 y los 85 años.

Contrastadas con de los Reyes las coberturas que debería tener un buen seguro de vida para un senior/silver, su respuesta es clara: “Todas aquellas que se adapten a sus necesidades diferenciales. Con carácter general, podrían ser adecuados seguros de vida enfocados o con garantías destinadas a cubrir las siguientes necesidades: ahorro para la jubilación (como los Planes de Previsión Asegurados o los de Ahorro Sistemático, diseñados y dotados de un tratamiento fiscal ventajoso); seguros de vida destinados a disponer de forma periódica de un ahorro previamente constituido (de rentas, temporales o vitalicias); seguros de vida para cubrir contingencias de riesgo, para la contratación de garantías complementarias como dependencia o invalidez”.

¿Qué distingue fundamentalmente a un seguro del hogar de otro?

Continente, contenido y responsabilidad civil son conceptos que, en cierto modo, ya nos hemos acostumbrado a usar cuando hablamos de protección del hogar. Un seguro de hogar básico cubre daños ocasionados a terceros por desperfectos en la vivienda o por alguno de sus ocupantes; daños materiales, como averías por agua, rotura de cristales, incendio o explosión; robo y daños derivados del mismo; defensa jurídica… Todos hemos leído nuestra póliza al menos una vez.

Sin embargo, hay otro tipo de coberturas de valor añadido que suelen ser decisivas a la hora de optar por un seguro de hogar u otro. “En MAPFRE –comenta Joaquín de los Reyes– ofrecemos coberturas opcionales para contar con una protección extra. Es el caso de la asistencia informática para solventar posibles incidencias o datos que se han perdido; asistencia en reparaciones y bricolaje; riesgo tecnológico, que cubre la rotura accidental de los aparatos de telefonía, informática, o de imagen y sonido; el desplazamiento temporal de los bienes asegurados…”

Un seguro de hogar básico cubre daños ocasionados a terceros por desperfectos en la vivienda o por alguno de sus ocupantes.

“Asimismo, ofrece servicios de protección digital, que en nuestro caso cubren la protección completa para situaciones como borrado de rastro en la red o protección de menores en caso de acoso digital; y la asistencia familiar, un servicio que pone a disposición de la familia el personal sanitario, doméstico o docente que necesite”.

¿Seguro de automóvil a todo riesgo con franquicia? ¿Aseguro el móvil y el ordenador?

Los conductores veteranos suelen estar interesados en la tranquilidad y en disfrutar de los mayores beneficios. Optan por el seguro a todo riesgo con franquicia, que cubre la gama más amplia de prestaciones y servicios complementarios, como el subsidio por privación del permiso de conducir.

En cuanto a móviles, ordenadores y dispositivos electrónicos, si hay algo que se ha hecho evidente los últimos meses es que la pandemia ha acelerado drásticamente nuestra dependencia digital. Todos estamos enganchados y el seguro de dichos dispositivos cada vez es más frecuente. Llegará un día en que todo usuario contemple ese tipo de póliza como otra más del abanico habitual. “Nosotros contamos con Yip Yop, una plataforma que permite al usuario asegurar hasta tres aparatos de uso personal tipo electrónico o equipamiento deportivo y de ocio en cada momento (móviles, portátiles, bicicletas, cámaras de fotos…), cambiando de uno a otro cuando lo desee, con total flexibilidad y rapidez”, añade Joaquín de los Reyes.

Claramente, si queremos vivir tranquilos debemos tener la vida asegurada. En todos los frentes. Solo es cuestión de estudiar todas las posibles vías a nuestro alcance.

Agenda que te puede interesar