Noticias institucionales

Cabecera interior

Las partes del ojo humano y sus funciones

De todos los sentidos del ser humano, el de la vista es el que más información nos proporciona sobre nuestro entorno. Por este motivo, la privación del sentido de la vista se considera la más grave de las carencias sensoriales que puede sufrir una persona.

04 abr 2022

Nuestros ojos son los órganos receptores de luz que remiten señales eléctricas a nuestro cerebro para que procese aquello que vemos. Por este motivo, el cuidado de nuestros ojos a lo largo de nuestra vida es clave para mantener nuestro sentido más preciado en el mejor estado posible.

Funciones de las partes del ojo humano

El funcionamiento del ojo se considera uno de los grandes milagros evolutivos. La importancia de estos órganos hace que sean unos de los más estudiados por la ciencia médica. Sin embargo, más allá de los especialistas en oftalmología y en óptica, la mayoría de la gente desconoce la estructura del ojo humano. Por este motivo vamos a indicar algunas de las partes básicas y principales de nuestros ojos, así como sus funciones más relevantes.

Partes del ojo exterior: esclerótica y córnea

La primera es la estructura de color blanco que protege el interior del globo ocular y sustenta su forma, rodeando también al iris. Por su parte, la córnea es la sección frontal de nuestro globo ocular. Es transparente y cubre el iris, la pupila y la denominada cámara anterior. La función de la córnea es refractar la luz.

Funciones del cristalino

Es una lente con forma convexa que se encuentra en el interior del globo ocular, detrás de la parte más reconocible de nuestros ojos, los círculos concéntricos del iris (la parte de color) y la pupila (la parte negra). La función del cristalino, al igual que la de la córnea, es refractar la luz. Sin embargo, mientras que la córnea tiene unas medidas fijas, el cristalino posee la capacidad de modificar su espesor y curvatura para que podamos enfocar mejor los objetos según a qué distancia se encuentren.

Funciones de la pupila

Es el llamativo círculo oscuro que se encuentra dentro del iris. Consiste en una cavidad en el propio iris para dejar entrar la luz. La importante función de nuestras pupilas consiste en regular la cantidad de luz que accede a cada globo ocular, contrayéndose (para dejar pasar menos luz) o dilatándose (para dejar pasar más luz).

Funciones de la cámara anterior

Es un espacio situado entre la córnea y el iris y relleno del denominado humor acuoso, un líquido que nutre y oxigena a dichas estructuras, así como al cristalino. Si este humor acuoso no se evacúa debidamente, su presión aumenta y se produce la enfermedad llamada glaucoma.

Funciones de la retina

Es un tejido interior del globo ocular sobre el que se proyectan las imágenes. La retina está compuesta por una red de millones de células superespecializadas llamadas conos y bastones, responsables de transmitir impulsos nerviosos al cerebro.

Funciones del nervio óptico

Es el conducto por el que los impulsos nerviosos recogidos por todas las estructuras oculares llegan a nuestro cerebro, que será el encargado de reinterpretar de nuevo esos impulsos eléctricos y químicos para transformarlos en imágenes.

Cuidando de nuestra vista

Una salud visual adecuada supone apostar con decisión por nuestra calidad de vida. Por eso, el cuidado de nuestra vista debe empezar en la infancia.

Es necesario concienciar a niños y padres de la importancia de cuidar nuestros ojos y todo lo relativo a ellos. Las revisiones del oculista pueden detectar de manera temprana si nuestros hijos padecen algún tipo de problema en alguna de las partes del ojo humano, evitando que empeore y cause consecuencias graves. Estas no solo pueden abarcar el daño a los ojos del niño o niña, sino que pueden causar problemas educativos e incluso de adaptación social.

El oculista u oftalmólogo nos orientará a la hora de tratar el problema y nos indicará cómo prevenir otros que pudieran surgir. Como es obvio, las revisiones periódicas deben continuar durante la edad adulta con el propósito de mejorar y preservar nuestra salud y nuestra calidad de vida.

La óptica, como ciencia que estudia las leyes y los fenómenos de la luz, es uno de los campos de conocimiento básicos que ayudan a la oftalmología en su labor de cuidar de nuestra vista. Además, esta rama de la ciencia está disfrutando de fabulosos avances en las últimas décadas. Todo ello fruto de una mejora constante en las diversas tecnologías implicadas en el estudio de los fenómenos ópticos y en el intercambio de conocimiento entre las diversas empresas y los numerosos profesionales del sector.

A este progreso contribuyen de manera notable las ferias como ExpoÓptica, que reúne a lo más granado del sector para seguir avanzando en pos de una mejor salud visual para todos. Sin duda, una oportunidad para estar a la última en el mundo de la óptica.