Empleo

Cabecera interior

Los regalos de empresas, un incentivo para los trabajadores | IFEMA

La Navidad es la época del año de la ilusión y la nostalgia por excelencia. Un periodo que siempre es mejor compartir con la familia y los amigos. Pero, más allá de la tradición y el juntarse con los seres queridos, también perdura entre los adultos esa emoción inolvidable que se tenía de niño de esperar los regalos tan propios de estas fechas

18 dic 2019

Los regalos de empresa, un detalle bien valorado por los trabajadores

La Navidad es la época del año de la ilusión y la nostalgia por excelencia. Un periodo que siempre es mejor compartir con la familia y los amigos. Pero, más allá de la tradición y el juntarse con los seres queridos, también perdura entre los adultos esa emoción inolvidable que se tenía de niño de esperar los regalos tan propios de estas fechas. Unos presentes de los que las empresas son muy conscientes y con los que quieren reconocer a sus empleados por todo el esfuerzo realizado durante el año. Los regalos de empresa son un clásico de las oficinas que los trabajadores celebran y agradecen, puesto que estos detalles sirven como una muestra de cordialidad en la relación empresa/empleado, así como un incentivo que refuerza la confianza del propio empleado a la hora de desempeñar su labor para la marca en la que desarrolla su actividad profesional.

En la semana previa a Nochebuena Santa Claus adelanta su visita a los hogares de todo el globo para traer los primeros regalos a las diferentes empresas que deciden tener ese detalle con sus trabajadores. Esta práctica, extendida en la mayoría de compañías, genera, según diferentes estudios de mercado, 15.000 millones de euros. Pero al factor económico y su importante repercusión hay que sumar un aspecto familiar, más tradicional, que pretende, desde un punto de vista psicológico, establecer un vínculo de cercanía y afecto entre la marca y sus profesionales.

Los regalos corporativos son ya una tradición de estas fechas como también lo es el adornar los hogares o disfrutar de los dulces tan característicos de la Navidad. El empleado espera esa compensación y es labor de la empresa el saber elegir bien y buscar el sorprender a sus trabajadores con aquellos artilugios o detalles que pueden ser útiles y prácticos para el usuario, del mismo modo que también deben estar al tanto de cuáles son los productos de moda en el mercado para lograr llamar la atención de los empleados.

En cuanto a qué tipos de regalos de empresa se realizan, se establecen tres categorías fundamentales.

Regalos gastronómicos:  La cesta de navidad es el detalle más tradicional que las empresas entregan a sus empleados. Un surtido de diferentes productos gastronómicos con los que recompensar a los empleados. Embutidos, turrón, dulces, vinco, cava… Son muchos los elementos con los que se pueden elaborar y dar forma a estas cestas que, además, suponen siempre una ayuda a los empleados para repartir entre las diferentes cenas y reuniones caseras que tienen durante la Navidad.

Regalos tecnológicos: Uno de los productos de moda y más demandados por las empresas para entregar este tipo de obsequios. En la era de la tecnología existen múltiples gadgets y artilugios con los que recompensar a los empleados al final del año. Dentro de los más populares destacan dispositivos de almacenamiento con logos corporativos o accesorios para utilizar con nuestro ordenador.

Sin embargo, en los últimos dos años han cobrado especial importancia e interés otros dispositivos para utilizar durante el día y, especialmente, en el tiempo de ocio. Por ello, ahora es común que las empresas premien a sus empleados con regalos como auriculares inalámbricos para enlazar con el smartphone, o incluso pulseras de actividad para hacer ejercicio y que, además, alerten de las notificaciones entrantes al usuario. La mezcla de deporte y tecnología es de los productos más celebrados todas las navidades.

Regalos analógicos para el día a día: Se trata del tercer gran grupo de detalles elegidos para estos eventos. Productos textiles y analógicos que sirven para usar en el día a día. Bufandas, pañuelos, gorros o incluso materiales de oficina, como plumas corporativas o libretas personalizadas con un anuario del año entrante, son otros de los presentes que más fama tienen en el momento de realizar un detalle a los empleados.

Independientemente del tipo de producto que sea, los regalos de empresa tienen un valor emocional y personal muy destacado. Dar con el producto idóneo debe ser una labor de trabajo y búsqueda. Ifema, por ejemplo, organiza el Salón Internacional del Regalo Promocional, Promogift, una de las más rentables plataformas de negocio y una valiosa herramienta comercial, donde se encuentran todos los agentes del sector del PTO (Publicidad a Través del Objeto), reclamistas, agencias de publicidad y de comunicación, rotulistas y artes gráficas.

Los regalos corporativos son algo más que un simple detalle en la relación empresa-trabajador. Son la traducción personalizada y directa de la valoración del esfuerzo realizado por todo un año de trabajo.