Decoración

Cabecera interior

Claves para decorar al estilo nórdico

El estilo nórdico se ha convertido en la tendencia decorativa del momento gracias a un diseño minimalista que busca aprovechar el espacio de las habitaciones y que apuesta por los tonos blancos y en madera

02 jul 2020

De entre todas las lecciones que ha podido enseñar la etapa de confinamiento como medida de prevención para frenar al coronavirus, una de las más destacadas y compartidas por los ciudadanos ha sido la de valorar el hogar como un espacio personal y relevante de cada uno.

Son muchos los que han aprovechado los días de encierro para reorganizar, redecorar o reubicar el interior del piso o la casa con un nuevo lavado de cara basado en las tendencias actuales.

Una de las más populares y que más adeptos ha ido ganando en los últimos años es la decoración de interiores estilo nórdico. Una tendencia que nace a principios del siglo XX en el norte de Europa (con Suecia y Noruega a la cabeza) y que rápidamente se ha extendido por el continente como la opción preferida por los propietarios para decorar su hogar.

Características de la decoración de interiores estilo nórdico

La decoración de interiores estilo nórdico tiene dos características principales: aprovecha el espacio de las habitaciones y la luz natural que entra por las ventanas. El interiorismo ha ido sufriendo una interesante evolución a lo largo de los años, dejando de lado esos salones o dormitorios recargados con imponentes muebles y diferentes detalles para dar paso a un diseño sencillo a la par que vanguardista basado en la utilización de tonos claros y monocromáticos.

La falta de horas de luz en el norte de Europa ha llevado a sus ciudadanos a diseñar sus hogares con grandes ventanales, libres de cortinas y persianas y, sobre todo, a utilizar muebles de colores luminosos como blancos, color crema o, incluso, una madera natural, clara y brillante.

De hecho, el uso de madera y blanco  es una de las combinaciones preferidas por la mayoría, gracias a ese toque “vintage” con aires modernos que aporta sensación de acogedor. A estos colores, que combinan con todo, se suman el uso de telas de tonos vivos que aporten una sensación de calidez a la habitación.

El minimalismo, la estrella de la decoración nórdica

Tener poco, pero que sea bonito y útil. Esta podría ser, a grandes rasgos, la característica que resume cómo debe de ser la decoración minimalista nórdica. Un estilo que se basa en la geometría de lo simple para crear muebles y elementos decorativos basados en forma sencillas.

De esta manera, no es de extrañar encontrar en viviendas de estilo nórdico mesas de comedor rectangulares o cuadradas, superficies ovaladas y cuadros o espejos que mantengan esas líneas rectas en su diseño.

En definitiva, se trata de conseguir muebles funcionales, pero sin perder el miedo a mezclar y siempre dentro de las líneas generales que caracterizan a este estilo.

En busca de la luz natural y cálida

Como ya se ha mencionado anteriormente, la decoración de interiores estilo nórdico busca aprovechar al máximo la luz natural del exterior. El uso de los tonos blancos intensifica la luminosidad que llega a través de las ventanas, sin importar el tamaño o la cantidad que tengamos de las mismas. Una característica que choca con el diseño tradicional mediterráneo, que siempre ha apostado por el uso de persianas y cortinas para cubrir las ventanas.

La diferencia, evidentemente, se debe a la cantidad de horas de luz, así como al amplio número de días soleados que hay a lo largo del año. No obstante, son muchos los que han empezado a apostar por el uso de ventanales despejados en contraposición a la luz artificial.

En cuanto a la noche, el estilo nórdico destaca por el uso de lámparas de diseño, que no solo sirven como un vistoso elemento decorativo dentro de ese estilo minimalista, sino que aportan una luz tenue y cálida, ideal para esas horas del día. En este aspecto, el estilo nórdico se caracteriza por el uso de una lámpara de techo, pequeñas lámparas de mesa distribuidas por diferentes puntos de la habitación e incluso lámparas de pie junto al sofá para crear espacios de lectura.

La decoración tiene su encuentro de referencia en IFEMA de la mano de INTERGIFT, que celebra su próxima edición entre el 16 y el 20 de septiembre en Madrid. INTERGIFT es la herramienta de venta, promoción y marketing más completa que existe para la industria del regalo y la decoración, puesto que pueden combinarse todas las acciones comerciales y de marketing. Además de punto de encuentro y conexión entre la oferta y la demanda. Avalada por sus 78 ediciones consecutivas, se celebran dos ediciones al año, en febrero y en septiembre, abarcando así tanto la campaña de Primavera/Verano, como la de Navidad y Reyes.