Arte

Cabecera interior

Pintores abstractos modernos más famosos

Descubre los pintores abstractos modernos más famosos y sus obras más representativas.

22 dic 2021

ARCOmadrid, Feria Internacional de Arte Contemporáneo, celebrará su Aniversario 40 (+1) donde se unirán el pasado y el futuro a través de las galerías y la estrecha relación con los artistas y coleccionistas de todas partes del mundo.

Arte abstracto: sus pintores más representativos

El arte abstracto se caracteriza por la falta de figuración y por la creación de una nueva realidad que es distinta a la natural. En esta corriente artística se emplea el lenguaje visual de color, línea y forma para la creación de una composición que puede existir sin importar las referencias del mundo real. El arte abstracto incluye distintas corrientes como el expresionismo, el constructivismo o el suprematismo, entre otras, y fue precedido por el romanticismo, expresionismo, impresionismo y postimpresionismo.

Gerhard Richter

Gerhard Richter es uno de los pintores abstractos modernos más famosos gracias a su particular estilo propio en el que produce una quiebra de las jerarquías artísticas dominantes en los años sesenta. Richter, que nació en Alemania, crea un arte basado en la constante experimentación.

Richter fue uno de los precursores del llamado realismo capitalista, que satiriza el pop americano en el que se emplean fotografías para la creación de imágenes. Así, extrae fotografías de la prensa y enciclopedias que se han convertido en la base de su obra. Este artista tiene el propósito de abundar en la literalidad de las imágenes, pero también de cuestionar los límites de la pintura y tratar de encontrarle una realidad propia. Por ejemplo, en sus cuadros, Richter diluye los contornos de los cuerpos y objetos para otorgarles una naturaleza inasible.

El arte de Richter se clasifica, según los expertos en arte, en tres categorías diferentes:

  • Figurativa, con pinturas basadas en fotografías y la naturaleza.
  • Constructivista, con paneles y tablas de color.
  • Abstracta, donde se incluyen todas las obras que ha realizado después de 1976, exceptuando algunos paisajes y bodegones.

Willem de Kooning

Willem de Kooning fue un pintor neerlandés que centró parte de su obra en el expresionismo abstracto y algunas de sus corrientes como el action painting. Además, en años posteriores también incursionó en la escultura y la performance. En los años 30, de Kooning exploró en la corriente abstracta utilizando formas, bioformas y composiciones geométricas muy simples, en contraposición a los elementos dispares que prevalecerían en los años posteriores de su carrera. De hecho, las primeras obras de Willem de Kooning tuvieron gran influencia en Pablo Picasso y Joan Miró.

Durante estos primeros años, además de las figuras bastante geométricas de sus obras, se incluyeron abstracciones con formas bifórmicas que sugerían la presencia de figuras. Así, el pintor desarrolló una representación semifigurativa-semiabstracta, que no logró fusionar hasta 1945 con su obra Pink of Angels. Sin embargo, un año más tarde, de Kooning era tan pobre para comprar pigmentos que comenzó a utilizar blanco y negro de mezclas caseras para pintar grandes abstracciones.

Fue con estas obras en blanco y negro con las que se volvió una figura importante en la vanguardia artística. Para de Kooning, el arte era una acción que se unía al movimiento corporal y a la energía, algo que se trabajaba con gran concentración sin pensar en el resultado final. Sus obras destacan por sus pinceladas violentas y con espesas capas de óleo, aunque las últimas que hizo tienen una tendencia al lirismo.

Vasili Kandinsky

No se puede hablar de arte abstracto sin hablar de Vasili Kandinsky. Fue el precursor de este movimiento, pues se dice que con él empezaron la abstracción lírica y el expresionismo. La pintura de Kandinsky de los primeros años del siglo XX se caracterizaba por su experimentación técnica y por usar temple sobre oscuro, de cuyas aplicaciones derivaron composiciones casi abstractas.

Las obras de Kandinsky de la primera década del siglo XX mostraban tendencia a la plenitud, a la intensidad en las zonas de color y superficies relucientes que rompían con la ilusión de profundidad. Además de sus múltiples obras, Kandinsky destacó por la publicación de su libro De lo Espiritual en el Arte (1912), donde criticaba las distintas instituciones académicas tradicionales y la concepción del arte en general.

También en él, Kandinsky describía los principios teóricos del arte abstracto y hablaba de una época de gran espiritualidad junto a la influencia de la pintura sobre este período. El arte nuevo para Kandinsky debía basarse en el color, por lo que atribuyó propiedades emocionales para cada tono y color. Además, expresó la comunión que debía existir entre el artista y el espectador, no solo a través de los sentidos, sino también de la mente (sinestesia).

Hilma af Klint

Se cree que Hilma af Klint es la verdadera precursora del arte abstracto (y no Kandinsky), porque comenzó a pintar siguiendo este estilo en 1906, antes que el famoso pintor ruso. Sin embargo, sus obras no se conocieron hasta 1986, porque ella pidió que no salieran a la luz hasta, por lo menos, veinte años después de su muerte. La propia Hilma sabía que sus cuadros no serían bien recibidos en su época. Por eso, no solo sus pinturas permanecieron bajo resguardo, sino que la artista nunca participó en exposiciones ni otros movimientos; solo lo hizo con sus obras tempranas y figurativas.

Hilma af Klint merece ser reconocida dentro de los pintores abstractos modernos más famosos gracias a su arte tan radical que se alejaba de la realidad visible. Klint, años antes que Kandinsky o Mondrian, intentaba no solo expresar una abstracción real del color y la forma, sino crear lo invisible. Esta artista recibió gran influencia de las corrientes espirituales de la época, como la teosofía, antroposofía y el espiritismo, por lo que abordaba en sus pinturas aspectos metafísicos, lo femenino, la dualidad, la totalidad del cosmos o el origen del mundo.