Noticias institucionales

Cabecera interior

Cómo limpiar las gafas: trucos y consejos para no rayarlas

Porque limpiar las gafas de una forma correcta puede hacer que alarguemos su vida útil.

22 feb 2022

¿Eres de los que limpia las gafas con la camiseta, con servilletas o con papel de cocina? Esa es la razón por la que te suelen durar poco tiempo antes de ver las primeras rayas en los cristales. Si realmente quieres saber cómo limpiar las gafas, tendrás que estar dispuesto a invertir un poco más de tiempo para obtener los mejores resultados y prolongar su durabilidad.

¿Cómo limpiar las gafas en 5 pasos?

Ya sea que necesites aprender cómo limpiar las gafas progresivas o las que no lo son, los pasos a seguir son prácticamente idénticos. Incluso si estás buscando información para el cuidado y mantenimiento de gafas de sol, gafas deportivas y gafas de seguridad, todas ellas comparten un método de limpieza común:

1. Lavarse las manos antes que las gafas

Antes de pensar en limpiar las gafas, asegúrate de tener las manos debidamente aseadas. Ten en cuenta que sobre todo los cristales son propensos a absorber cualquier elemento externo. En las manos puedes tener no solo suciedad del entorno, sino también grasa acumulada o productos de cuidado personal que pueden afectar a las gafas al limpiarlas.

Para lavarte las manos, utiliza un jabón sin loción y sécalas con un paño sin pelusa para asegurarte de eliminar cualquier resto de polvo u otras partículas que puedan rayar los cristales al contacto.

2. Quitar las partículas con agua

El siguiente paso sobre cómo limpiar las gafas consiste en algo tan sencillo como meterlas debajo del grifo, asegurándote de mantener una presión baja de agua. Haz los movimientos necesarios para que el agua llegue a cada ángulo de las gafas, tanto en los cristales como en el armazón.

De este modo se eliminarán las partículas más superficiales sin comprometer ningún elemento. Y si bien es recomendable emplear agua tibia para mejorar el efecto limpiador, ten cuidado de evitar el agua caliente, porque el calor puede afectar algunos componentes de las lentes, que actualmente suelen ser de material orgánico.

3. Eliminar las manchas con jabón

Ahora es momento de aplicar jabón, pero no puede ser cualquiera y tampoco en grandes cantidades. Lo ideal es emplear un jabón neutro sin lociones, aplicando una pequeña gota sobre cada cristal y sobre los costados del armazón.

Luego tienes que frotar muy suavemente con las yemas de los dedos para garantizar que se elimine cualquier mancha u otros elementos aún adheridos a las gafas, como la grasa natural del rostro o partículas de piel muerta.

4. Secar las lentes y la montura

El jabón tiene que ser completamente retirado repitiendo el segundo paso, con agua del grifo a poca presión. Después de esto, sujeta bien el armazón para sacudir las gotas de agua y, finalmente, seca el resto con un paño sin pelusa o de microfibra. No utilices otros tipos de paños, porque sus fibras gruesas pueden rayar los cristales.

Es importante secar completamente las gafas. De lo contrario, estas podrían oxidarse o afectar el mecanismo de las bisagras y los tornillos, aunque a día de hoy es poco común encontrar gafas con materiales oxidables.

5. Inspeccionar las gafas

Secarlas no es el último paso, dado que la delicadeza del proceso puede llevar a que aún queden residuos de suciedad o pequeñas manchas al completarlo. Por eso, antes de volver a usarlas es recomendable inspeccionarlas para asegurarse de que estén en perfecto estado. En caso contrario, tendrás que repetir los pasos anteriores con el mismo nivel de cuidado.

Otros trucos y consejos sobre cómo limpiar los cristales de las gafas

La mayoría de las veces las gafas se ensucian o se manchan al estar fuera de casa, porque están más expuestas a los elementos del entorno. Esto es particularmente cierto para el caso de las gafas deportivas o de seguridad.

Pues bien, en estas situaciones no siempre es posible contar con agua y jabón para mantener los cristales limpios, por lo que es necesario acudir a otros trucos para lograrlo:

  • Usar un paño de microfibra (o gamuza) como los que suelen venir con las gafas o que se venden en establecimientos de óptica.
  • Rociar soluciones en aerosol especiales para gafas antes de utilizar el paño de microfibra.
  • Soplar suavemente la superficie evitando esparcir saliva. Este truco viene bien para los momentos en los que se adhiere algún cabello suelto o elementos ligeros similares.

Ahora bien, si te preguntas cómo quitar las rayas de las gafas en caso de que ya las tengan por un mal cuidado o por una caída, la respuesta es muy sencilla, pero no te gustará: no existe un método para eliminar rayas en los cristales de las gafas. Salvo por algunos productos de cera que las minimizan temporalmente, este daño es irreparable.

De todos modos, ante cualquier duda, pregunta a tu profesional de confianza, que es quién mejor te guiará a la hora de cuidar tus gafas.

En eventos como Expoóptica, el Salón de Óptica y Audiología organizado por IFEMA MADRID, puedes conocer más detalles sobre este y muchos más temas relacionados con la óptica, como el creciente asunto de la terapia visual para niños, procesos y efectividad.