Educación

Cabecera interior

La estructura cognitiva y el aprendizaje significativo en las aulas

La etapa educativa en los menores supone un periodo de aprendizaje continuo y de desarrollo cognitivo en el que es importante fomentar el análisis y la reflexión de los estudiantes para la adquisición de nuevos conocimientos

14 abr 2020

La etapa educativa supone un momento fundamental para el desarrollo de los menores. Entre los 6 y los 11 años, los escolares comienzan a realizar tareas complejas ligadas al pensamiento cognitivo y a una comprensión más detallada de todos los conceptos espaciales, numéricos o del razonamiento.

Dentro de los diversos métodos educativos que se imparten en las escuelas occidentales, hay un tipo de aprendizaje que destaca en las aulas por su estructura y metodología: el aprendizaje significativo. La clave de este tipo de enseñanza es que se adapta al contexto del alumno y a los tipos de experiencias de cada uno, así como a su forma de reaccionar ante ellas.

¿Qué es el aprendizaje significativo y cuáles son sus ventajas?

El aprendizaje significativo se puede entender cómo aquel tipo de educación en la que un alumno relaciona una información con otra que ya conocía previamente, y establece una asociación que condiciona los nuevos conocimientos con aquellas experiencias que ya había vivido con anterioridad. Un camino que tiene como objetivo el dotar a ese nuevo conocimiento de un sentido único para cada individuo.

Este método, introducido por el psicólogo y pedagogo estadounidense David Paul Ausubel, marca una diferencia destacada con el aprendizaje memorístico, debido a que este último se basa en la adquisición de elementos que no tienen un significado directo para el alumno, por lo que no establece una relación directa con aquellos conocimientos que ya ha adquirido previamente.

Tipos de aprendizaje significativo

El aprendizaje significativo de Ausubel establece tres tipos fundamentales.

En primer lugar están las representaciones, es decir, la adquisición del vocabulario previo al conocimiento que se quiere adquirir. Este aspecto no solo responde a un lenguaje verbal, sino también a símbolos u objetos relacionados con el tema que se está estudiando.

El siguiente punto serían los conceptos, es decir,  aquello que rodea a las partes individuales que se han aprendido en la fase anterior y adquirir una idea genérica de todo lo que representa ese símbolo o palabra. 

En tercer lugar destacan las proposiciones. Estas se consiguen a través de conceptos que ya existían previamente y mediante un aprendizaje progresivo de nuevos significados (diferenciación progresiva) y una posterior jerarquización de los mismos. Aquellas representaciones que se consideren más importantes serán las primeras en manifestarse y, después, surgirán otros conocimientos en orden progresivo y en una secuencia jerárquica en relación a la importancia que se le haya atribuido.

Para que el aprendizaje significativo de Ausubel tenga un impacto real y claro en los menores, debe haber una participación activa y dedicada por parte del docente, que se centre en cómo adquiere el alumno esos conocimientos. Además, es importante que todos los contenidos previos a la adquisición de nuevas materias estén directamente conectados. Es decir, debe concretarse un camino claro de aprendizaje donde cada temario esté relacionado con el siguiente y así establecer un orden lógico.

El aprendizaje significativo, por lo tanto, busca fomentar el análisis del alumno como punto de partida del proceso didáctico y de la adquisición de nuevos conocimientos. Una teoría que, sin duda, establece un importante proceso de reflexión en el estudiante a la hora de abarcar la materia que debe asimilar dentro de su proceso educativo.

La enseñanza y el aprendizaje de niños y jóvenes tienen un peso determinante dentro de la responsabilidad social de IFEMA. Por ello, la institución organiza el Campus IFEMA Thinkids, un punto de encuentro para pequeños emprendedores que celebra su próxima edición del 29 de junio al 10 de julio en Feria de Madrid. Los jóvenespodran potenciar su creatividad, imaginación y talento a través de talleres impartidos por expertos del sector. Trabajarán las diferentes inteligencias y, además, tendrán la posibilidad de desarrollar un proyecto nuevo a partir de sus propias ideas, siempre con el juego, la diversión y trabajo en equipo como ejes.