Noticias

entrecot de ternera

El resurgir de la marca de distribuidor

El sector de elaborados cárnicos atraviesa un momento de incertidumbre marcado por el estancamiento de la demanda nacional y el crecimiento de los nuevos modelos de alimentación. En medio de este contexto, y rompiendo la tendencia de retroceso vivida en los dos últimos años, la marca de distribuidor (MDD) está viviendo una etapa de resurgimiento.

Alimarket Gran Consumo

12 sep 2019

En el año móvil (TAM) 2018/19 acumulado hasta el pasado mes de enero, analizado por la consultora IRI, la marca blanca en embutidos y fiambres ha invertido la tendencia negativa de los dos años previos al elevar un 2,2% su volumen y un 3,4% el valor, hasta representar un mercado de 243.903 t y 1.727,7 M€ respectivamente. Unos índices de crecimiento, además, superiores a los de la media del sector en libre servicio, que apenas aumentó un 0,2% su volumen frente al 2% de subida que marcaba un año antes. Además, la buena evolución de la marca de distribuidor contrasta con el comportamiento de la de fabricante, que vio retroceder su volumen un 2,7% en ese mismo periodo, hasta situarlo en 158.600 t.

La marca blanca incrementa su cuota de mercado

Recupera así la MDD un poder en el lineal que se había visto reducido en los últimos años, coincidiendo con la mejora general de la economía, y que le ha permitido incrementar su cuota de mercado en volumen hasta el 60,6%, dos puntos más que en 2016.

Por tipo de productos, la marca de distribuidor consigue en todos los casos acaparar cuotas de más del 60%. Destaca especialmente su claro liderazgo en lomo embuchado, donde el 75,8% del volumen comercializado en 2018 -6.596 t- correspondió a MDD, consiguiendo además un avance de tres puntos porcentuales respecto al año anterior.

Por contra, el jamón curado es, con diferencia, donde los consumidores muestran más claramente su preferencia por la marca de fabricante, de manera que la MDD apenas supera el 50%, concretamente el 50,9% de las 68.836 t comercializadas de este producto. No obstante, en línea con la revitalización de la marca de distribuidor en el último año, también el jamón curado amplió su cuota, desde el 48,3% de 2017.

Tan solo en dos categorías de productos cárnicos elaborados, el chorizo y el bacon y panceta, la marca blanca ha visto reducir su cuota pasando del 63,5% al 62,5% en el caso del primero, y del 64,7% al 62,6% en el del bacon y panceta.

En loncheados, la MDD también mantiene el liderazgo

Si nos centramos en los loncheados, la marca blanca también mantiene su liderazgo. En este caso, y con datos referidos al ejercicio 2017 y recopilados por  la consultora Nielsen, el 62,9% de las 167.934 t de productos cárnicos loncheados que se comercializaron en 2017 lo hicieron bajo marca de distribuidor.

Este porcentaje, no obstante, supuso un retroceso de 0,2 puntos en cuota de mercado en volumen y representó el cuarto año consecutivo de reducción. Pese a este descenso, en términos absolutos el volumen de loncheados cárnicos elaborados bajo marca de distribuidor consiguió un incremento del 2,7%, hasta situarse en 105.597 t en un mercado total que alcanzó las 167.934 t en el ejercicio 2017.

En ese mismo periodo, el volumen bajo MDF arrojó un incremento del 3,9%, pasando de las 60.021 t comercializadas en 2016 a las 62.341 t del siguiente año.

El descenso en la cuota de mercado de la MDD en los datos globales, no obstante, no se produjo en todas las categorías de producto. En los loncheados de pavo, por ejemplo, el peso de la marca blanca aumentó al pasar del 60,49% en 2016, al 61,38% en 2017, sobre un volumen total de 40.546 t.