Noticias

imagen cabecera

La nueva era del consumidor "figital"

Sí, la transición ya está en marcha. El matrimonio entre alimentación y conectividad tiene la bendición del nuevo consumidor. Estamos de celebración. Bienvenid@s a la nueva era del consumidor figital.

02 dic 2021

La naturalidad y velocidad con la que la tecnología se integra en el proceso de compra y de consumo alimentario, hará que la experiencia figital sea una commodity.

IoT, 4.0, Smart Food, 5G, big data...ninguno de estos palabros se come, pero la industria alimentaria va a tener que alimentarse de ellos.

Casi siempre será más beneficioso aprovecharse de las tendencias, que luchar contra ellas. No es lo mismo una moda pasajera que una tendencia, una transformación, una evolución,... En tan solo 13 meses nos hemos digitalizado lo que hubiésemos tardado 8 años, y en el sector de la alimentación, el consumidor que viene es radicalmente distinto en su forma de pensar, comprar y consumir, que el consumidor de 5 años atrás, y sin dudas será radicalmente distinto al consumidor que hoy tiene 15 o 20 años, y que dentro de SOLO DIEZ AÑOS tendrá su plena autonomía financiera y consumidora. Pero no tendremos que esperar 10 años a ver cómo será el futuro, porque hoy podemos disfrutar ya, de lo que anteayer, considerábamos futuro.

La digitalización y la conectividad han contribuido a generar experiencias de consumo alimentario muy diferentes. Y la integración en el proceso de promoción, compra y consumo de la conectividad no es una moda, es una tendencia irrefutable. Mejor subirse al carro cuanto antes para seguir siendo competitivos.

Comer, alimentarse, nutrirse...son conceptos intrínsecamente ligados a la fisiología del ser humano, pero también a una acción afectiva y sociocultural. ¿Cómo casa este concepto físico con lo digital?

El nuevo consumidor, y las nuevas generaciones lo tienen naturalmente interiorizado: Ya están priorizando un consumo que vela a la vez por su salud y bienestar físico y mental, un consumo consciente y comprometido con la sostenibilidad y variables sociales, un consumo de conveniencia porque su tiempo es oro, un consumidor que ha re-priorizado su escala valores, es un consumo on-demand (elige dónde y cuándo quiere comprar y consumir), hiper-informado y conectado, que sigue recomendaciones y es recomendador, que quiere sentirse único y auténtico, y ávido de engagement.

No sabría si es la tecnología y la conectividad lo que ha generado este movimiento, o la tecnología es la respuesta y solución al movimiento social, pero es una evidencia y tendencia muy interesante.

"Me interesa más lo que puedo hacer con tu producto y con tu marca, que el producto en sí mismo"

El nuevo consumidor busca por tanto experiencias conectadas donde lo humano y lo digital conviven en un mismo customer journey. Ya no hablamos de digital customer experience, hablamos de customer experience. Las cosas no son on u off, son ON-OFF. Y Este es el objetivo de una estrategia exitosa.

El consumidor phygital (figital en su versión castellanizada), busca la convivencia necesaria entre la parte fisiológica de su consumo alimentario, con una experiencia digital que la completa y complementa, y se centra en hacer realidad tres íes: inmediatez, interacción e inmersión, donde la tecnología actúa de facilitadora.

  • Inmediatez: el consumidor quiere disponibilidad, agilidad, en el momento, ven a verme en lugar de ir yo a ti, facilidad y usabilidad...
  • Inmersión: el usuario es parte intrínseca, consciente y activa de la experiencia...
  • Interacción: generar una comunicación bidireccional, necesaria para activar el aspecto más emocional, participativo, sentimental.

"No vendemos a un consumidor, le vendemos a su cerebro"

Ante este nuevo escenario ¿Qué nuevas oportunidades surgen para la industria alimentaria?

Tecnología, Conectividad y Creatividad al servicio del consumo figital alimentario.

La tecnología y la creatividad es por tanto la vía acompañamiento al consumidor en su proceso de obtención de información, compra, acto de consumo, e interactuación con el producto, la marca o la empresa que, cada vez más, busca CONEXIÓN y RECURRENCIA con sus clientes y consumidores.