Noticias

entrecot de ternera

Jesús Centenera. Agerón internacional: Un punto de encuentro en el tiempo y en el espacio

16 may 2019

Me gusta decirles a mis amigos: “¡Qué bueno que tú y yo somos contemporáneos!", a lo que me miran sorprendidos, con ojos como platos, como si hubiera dicho una perogrullada sin mucho sentido, como otras que acostumbro a decir de cuando en vez.  Pero les aclaro algo tan obvio como el hecho de que si hubiéramos nacido cien años antes, o cien años después, no tendría la oportunidad de disfrutar de su cariño y compañía. Tendría otros amigos y conocidos, pero no estos, y viceversa.  Lo mismo, aunque matizado, pasa con la cercanía espacial, aunque ahí el destino seguro que hubiera echado una mano, porque aunque hubiésemos nacido en las antípodas, nos hubiéramos podido llegar a encontrar. (Isn't it true, mate?”).En el mundo de la revolución de los transportes y de las comunicaciones, damos por hecho que todos están cerca, que todo contacto es posible, tanto en el mundo personal, como en el profesional. Si bien es cierto que el mundo se ha hecho un lugar más pequeño, también lo es que nuestras agendas se han intensificado, y que el tiempo se ha convertido en un bien escaso. Pienso a menudo en la productividad laboral antes del correo electrónico y del móvil, como la de todos los que nacimos y empezamos a trabajar en el prehistórico mundo predigital. Trabajábamos, y mucho, pero los resultados eran mucho menores, con gran diferencia. Pero como la sociedad y la empresa es voraz, la presión a seguir maximizando el tiempo está ahí,  sobrevolando orwellianamente por encima de nuestras cabezas, siempre vigilante y exigente.

Por eso, qué buena idea siguen siendo los encuentros profesionales de exportadores e importadores, celebrados durante una feria como MEAT ATTRACTION organizado por IFEMA con la colaboración de ANICE y del ICEX. Pensar que, concentrados en el tiempo y el espacio, se puede contactar con muchos potenciales socios comerciales es un lujo temporal innegable, sobre todo si pensamos en la alternativa de tener que viajar a cada destino. Incluso si algunas citas no son el perfil exacto que nos conviene, la relación con el tiempo y esfuerzo invertido para saber que no, hacen que merezca la pena. En cualquier caso, el proceso de fijación de citas es itinerante, intentando siempre confirmar por ambos lados, y teniendo en cuenta los perfiles y peticiones declarados por ambas partes. Que luego surja el “romance" de una relación comercial duradera tendrá más que ver con las partes interesadas que con esta primera cita.  Todo esto no es contradictorio con aprovechar al máximo la tecnología y recabar previamente información,  buscar posibles socios comerciales, contactar telemáticamente con ellos e intercambiar intereses y datos. Cuanto más preparados estemos gracias a la tecnología, mejor desarrollaremos nuestra participación en los encuentros. Una web bilingüe y con detalles relevantes hace que nuestro perfil sea atractivo para terceros. Y viceversa, ya que puede que nos enamore, o al menos interese, ese perfil especial que hemos visto por adelantado. Luego, como hemos indicado, dependerá de la compatibilidad real previa y de la estrategia de presentación y negociación que desarrollemos.

Decían los latinos, en una frase que ha perdurado hasta nuestros días, “Tempus fugit", es decir, el tiempo huye, se escapa, se aleja corriendo. Aprovechemos esta ventana de oportunidad de coincidencia en el tiempo y en el espacio de estos encuentros para intentar sacar el máximo partido a nuestro escaso tiempo. Y no olvides decir a tus amigos: ¡Qué bueno que somos contemporáneos!”, disfrutando del regalo de su amistad.