Notas de prensa

El consumo de carne aumenta la esperanza de vida en todo el mundo

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad australiana de Adelaide y de otros centros de investigación de Italia, Polonia y Suiza, ha mostrado que el consumo de carne aumenta la esperanza de vida en todo el mundo.

28 feb 2022

La investigación, publicada recientemente en el International Journal of General Medicine, ha examinado los efectos sobre la salud en más de 170 países, y en sus conclusiones indica: "este estudio ha demostrado que el consumo de carne se asocia positivamente con la esperanza de vida a nivel nacional. Las razones subyacentes pueden ser que la carne no solo proporciona energía sino también nutrientes completos para el cuerpo humano. Desde el punto de vista evolutivo, podría decirse que la carne ha sido un componente indispensable en la dieta humana durante millones de años, lo cual se evidencia, genéticamente, por las enzimas digestivas de la carne y la anatomía del tracto digestivo. El perfil nutricional completo de la carne y la adaptación humana al consumo de carne han permitido a los seres humanos obtener muchos beneficios físicos, incluida una mayor esperanza de vida. El consumo de carne, o su reemplazo adecuado, debe incorporarse a la ciencia nutricional".

El autor del estudio, el investigador en biomedicina Dr. Wenpeng You, dice que los humanos han evolucionado y prosperado durante millones de años debido a su importante consumo de carne. “Queríamos observar más de cerca la investigación que ha arrojado una luz negativa sobre el consumo de carne en la dieta humana”, dice el Dr. You. “Observar solo las correlaciones del consumo de carne con la salud o la esperanza de vida de las personas dentro de un grupo en particular y/o una región o país en particular puede llevar a conclusiones complejas y engañosas. Nuestro equipo analizó ampliamente las correlaciones entre el consumo de carne y la esperanza de vida, y la mortalidad infantil, a nivel mundial y regional, minimizando el sesgo del estudio y haciendo que nuestra conclusión sea más representativa de los efectos generales del consumo de carne en la salud”.

Los investigadores encontraron que el consumo de energía de los cultivos de carbohidratos (cereales y tubérculos) no conduce a una mayor esperanza de vida, y que el consumo total de carne se correlaciona con una mayor esperanza de vida, independientemente de los efectos competitivos de la ingesta total de calorías, la riqueza económica, las ventajas urbanas y obesidad.

 “Si bien se han encontrado efectos perjudiciales del consumo de carne en la salud humana en algunos estudios anteriores, los métodos y hallazgos de estos estudios son controvertidos y circunstanciales”, dice el Dr. You. A su vez, otro de los autores del estudio, el profesor emérito de la Universidad de Adelaide, Maciej Henneberg, dice que los humanos se han adaptado a comer carne desde la perspectiva de su evolución de más de dos millones de años. 

“La carne de animales pequeños y grandes proporcionó una nutrición óptima a nuestros antepasados ​​que desarrollaron adaptaciones genéticas, fisiológicas y morfológicas para comer productos cárnicos, y nosotros hemos heredado esas adaptaciones”, dice el profesor Henneberg.

Pero con el fuerte desarrollo de la ciencia de la nutrición y la riqueza económica, los estudios en algunas poblaciones de países desarrollados han asociado las dietas sin carne (vegetarianas y veganas) con una mejor salud. “Creo que debemos entender que esto puede no contradecir el efecto beneficioso del consumo de carne”, dice el nutricionista del estudio, Yanfei Ge.

“Los estudios que analizan las dietas de las comunidades ricas y altamente educadas están analizando a las personas que tienen el poder adquisitivo y el conocimiento necesario para seleccionar dietas basadas en plantas que acceden a todos los nutrientes que normalmente contiene la carne. Esencialmente, han reemplazado la carne con la misma nutrición que proporciona la carne”.

La coautora y bióloga de la Universidad de Adelaide, la Dra. Renata Henneberg, dice que hoy en día la carne sigue siendo un componente alimentario importante en las dietas de muchas personas en todo el mundo. “Antes de que se introdujera la agricultura, hace 10.000 años, la carne era un alimento básico en la dieta humana”, dice. 

“Dependiendo de los grupos menores de personas que estudie y de los tipos de carne que elija considerar, la medida del papel de la carne en el manejo de la salud humana puede variar. Sin embargo, cuando se consideran todos los tipos de carne para todas las poblaciones, como lo son en este estudio, la correlación positiva entre el consumo de carne y la salud general a nivel de población no es esporádica”. 

El antropólogo de la Universidad de Adelaide y biólogo de la Academia Polaca de Ciencias, el Dr. Arthur Saniotis, dice que los hallazgos están en línea con otros estudios que muestran que los alimentos a base de cereales tienen un valor nutricional más bajo que la carne.

“Si bien esto no es una sorpresa para muchos de nosotros, aún debe señalarse”, dice el Dr. Saniotis. Destaca que la carne tiene sus propios componentes que contribuyen a nuestra salud en general más allá de la cantidad de calorías consumidas, y que sin carne en nuestra dieta, es posible que no prosperemos.

"Nuestro mensaje final del documento es que el consumo de carne es beneficioso para la salud humana siempre que se consuma con moderación y que la industria cárnica se lleve a cabo de manera ética".