Noticias

Foto de cabecera

La gamificación: un método de aprendizaje con videojuegos en las aulas

Cada vez más profesores apuestan por los juegos electrónicos como método lectivo que facilita la enseñanza y estimula la constancia en los estudios

13 oct 2021

Los videojuegos son capaces de transportar a una infinidad de lugares increíbles sin la necesidad de moverse de casa. El entretenimiento o la diversión son solo algunas de las características que este sector ofrece una vez se tiene el mando en las manos. Por otro lado, existen otro tipo de ventajas muy positivas.

La gamificación, término que lleva los videojuegos o sus reglas directamente a las aulas, se nutre de las características y beneficios de los juegos electrónicos para ofrecer a los alumnos una forma diferente de aprendizaje. De esta manera, una vez aplicada esta metodología en los centros educativos, los estudiantes se aventurarán de lleno en un método lectivo más atractivo y agradable. 

Beneficios de la gamificación

Facilita la enseñanza. Actualmente, es común que los alumnos relacionen algunos aspectos del aprendizaje con algo farragoso. Sin embargo, la gamificación convierte más atractivo y vistoso el proceso de aprendizaje.

Aceptar el error. Al igual que ocurre en los videojuegos, tanto el ensayo como el error están presentes en cada momento de la educación. Por tanto, la gamificación facilita el encajar golpes y volver a probar hasta encontrar la solución correcta.

Da voz al alumnado. Cada idea es un tesoro. De esta manera, los estudiantes pueden aportar sus conocimientos para avanzar, mejorar y ayudar al resto a superar lecciones aprendidas.

Estimula la constancia. Una vez se tiene el mando en la mano, se asume un desafío que se debe superar. Independientemente de que salgan airosos o no, existe un trabajo de persistencia que permite fortalecer la voluntad para continuar y mejorar constantemente.

Mejora el enfoque. No es de extrañar que en algunas ocasiones los alumnos puedan sentirse abrumados ante una importante carga de trabajo. La gamificación permite centrarse y ordenar las tareas de manera eficiente para poder realizarlas satisfactoriamente.

Desarrollo de la asimilación teoría-práctica. Cuando se comienza a jugar se explica brevemente la teoría para poder avanzar en la partida. El salto práctico fuerza a entender lo que se ha explicado para no sentirse perdido y poder superar los desafíos. Sin embargo, muchos estudiantes no comprenden cómo ese conocimiento, al principio teórico, puede tener sentido en la realidad. Por tanto, la aplicación de esta metodología en las aulas ayuda a facilitar esta tarea.

Mejora el comportamiento en el aula. La gamificación, por lo general más entretenida y atractiva que la educación convencional, refuerza y ayuda a los estudiantes centrándose y no distrayéndose cuando están asimilando conocimientos.