Ocio, entretenimiento

Cabecera interior

Mañana propone la sostenibilidad y la digitalización como medidas para superar la crisis de la COVID-19

La mayor plataforma de innovación social de España celebrará en otoño de 2020 su encuentro anual en IFEMA, Feria de Madrid. Su directora habla de los retos a los que la Humanidad se enfrenta en un futuro inmediato.

07 may 2020

Construir un futuro más humano y totalmente sostenible”. El mensaje de Mañana, la mayor plataforma de innovación social de nuestro país, es contundente y necesario. Este gran evento, que celebró su primera edición en 2019 en IFEMA, Feria de Madrid, volverá entre el 19 y el 21 de noviembre con el propósito de debatir y trabajar en áreas como la salud, la importancia de la ciencia, el desarrollo sostenible, la emergencia climática, la alimentación responsable o la España vacía, entre otros retos. Un foro de debate, innovación y co-creación de soluciones a los retos más acuciantes de nuestra sociedad que nos esperan superada la crisis sanitaria de la COVID-19, como afirma Alicia Verdasco Novalvos, su directora.

¿Han cambiado los retos a los que se debe enfrentar la Humanidad tras la COVID-19?

Más que cambiar, yo diría que los retos a los que nos enfrentábamos antes de la COVID-19 se han potenciado y se han transformado en retos aún más urgentes de resolver. La pandemia ha puesto de manifiesto la fragilidad de la Humanidad y del sistema, y esa evidencia nos urge a solucionar los retos a los que ya nos enfrentábamos más rápidamente, si cabe. Y, por supuesto, han surgido nuevos retos en ámbitos tan evidentes como la educación a distancia, el teletrabajo, la brecha digital y el acceso de todo estudiante o trabajador a la tecnología, la importancia de la cohesión social, el concepto de comunidad o la salud planetaria.

¿Hemos subestimado el cuidado del medio ambiente y estas son las consecuencias?

En principio podría considerarse que sí, que efectivamente la explotación de los medios naturales para responder a las demandas de una población en crecimiento, pudiera ser la causa de esta y otras pandemias. La invasión del ser humano en zonas anteriormente habitadas únicamente por animales y plantas, propicia el contacto del ser humano con especies salvajes o silvestres y la consecuente transmisión de enfermedades hasta ese momento desconocidas. A partir de ahí, la globalización es el vehículo para la expansión de estas enfermedades a velocidades antes impensables.

¿Qué futuro inmediato espera a los emprendedores? ¿Deben adaptar sus empresas a las nuevas circunstancias?

Sin duda deben adaptarse. En dos ámbitos: la digitalización y la sostenibilidad. La COVID-19 es una prueba dramática de la situación tan incierta en la que vivimos, y las empresas que ya habían avanzado en su proceso de digitalización son las que están sorteando mejor la crisis. Para todas aquellas que aún no han emprendido ese proceso, la digitalización puede ser su salvavidas, entendiendo la digitalización no como mecanización de procesos o simplemente teletrabajo, sino como definición de nuevos modelos de negocio soportados en tecnología, definición de nuevos modelos de liderazgo, definición de nuevos roles, aplicación de metodologías ágiles, etc. En definitiva, la innovación se postula como la herramienta para desarrollar esa ventaja competitiva necesaria para sobrevivir y desarrollar el negocio.

¿Por qué es tan importante aplicar la sostenibilidad a los procesos empresariales y de producción?

Igual que me refería anteriormente a la digitalización como un salvavidas, lo mismo podríamos decir de la sostenibilidad. La empresa del mañana o es sostenible o no será. En un futuro muy, muy cercano, es decir, mañana, las empresas, además de generar beneficios, deben generar un impacto positivo social y medioambiental. Se impone la triple cuenta de resultados y emergen los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) como una guía hacia la transformación [iniciativa impulsada por Naciones Unidas]. Las nuevas generaciones son muy sensibles a la sostenibilidad y las empresas no sostenibles no tienen cabida en el nuevo mercado.

¿Qué podemos aportar cómo ciudadanos en esta nueva realidad?

Los ODS son una guía de transformación no solo para las empresas, también para los ciudadanos a título individual. La COVID-19 ha puesto en valor el concepto de Comunidad. Nos hemos dado cuenta que sólo podemos vencerlo si actuamos unidos, si somos generosos y solidarios. Sin la colaboración ciudadana no superaremos crisis de esta envergadura, del mismo modo que no podremos resolver los grandes retos a los que nos enfrentamos, recogidos en la agenda 2030 de la ONU. Implicarnos y asumir nuestra responsabilidad es el primer paso, pero es el más difícil. Una vez dado este paso, cualquier aportación en favor del medioambiente o de la sociedad es relativamente fácil.

¿En qué medida la tecnología ha ayudado en esta crisis sanitaria?

Es inabarcable e inimaginable la aportación de la tecnología en la resolución de esta crisis. Desde la detección hasta la curación, pasando por la prevención, son múltiples las tecnologías aplicadas (big data, machine learning, impresión 3D, inteligencia artificial, telemedicina, aplicaciones móviles, chatbots, robots, drones…) y sin las cuales la recuperación sería mucho más lejana e incierta. Aquí me gustaría destacar el valor de la ciencia. Es, en momentos como este, cuando valoramos la ciencia por encima de todo y espero que continuemos así una vez superemos esta pandemia. Y el valor de la ética, pues no podemos caer en la deshumanización. La tecnología debe ser una herramienta para hacer del mañana un mañana más humano, más social, más justo, más transparente.

¿Cómo puede seguir la tecnología ayudando a la sostenibilidad y al crecimiento empresarial?

Es ingente la cantidad de datos sociales y medioambientales a los que las empresas tienen acceso hoy en día. Tecnologías como el blockchain, el análisis predictivo, IOT, el big data facilitan el tratamiento masivo y extremadamente rápido de los datos, ayudando a concluir y tomar decisiones en un tiempo antes inimaginable. El reto es adoptar estas tecnologías disruptivas para extraer esa información útil y estratégica que nos permita dibujar el crecimiento sostenible y a largo plazo de nuestra empresa.

Si alguien quiere emprender en época post-COVID-19, ¿qué tres cosas debe tener en cuenta que son imprescindibles?

Deben pensar en digital adaptándose desde el principio a los nuevos modelos de consumo; deben pensar en modelos de negocios flexibles que te permitan pivotar en cualquier momento; y no pueden olvidarse de que deben generar un impacto social (entre sus empleados, sus proveedores, sus clientes o cualquier colectivo al que le afecte su actividad) y un impacto positivo medioambiental.

El teletrabajo llegó de manera global y de golpe, ¿ya nunca se irá?

Siempre hay que ver el lado bueno de todo. Y la COVID-19 ha conseguido que nuestra sociedad demuestre que la conciliación es posible. Si teletrabajando en estas circunstancias (con niños alrededor, sin tecnología en muchas ocasiones y sin ayudas) hemos sido eficientes, qué no podremos hacer en circunstancias normales. Espero que sí, que haya venido para quedarse aunque sea de forma gradual.

¿El Mañana siempre será mejor que el presente?

Creo, como dijo Eduardo Punset, que cualquier tiempo pasado fue peor. Hoy contamos con un acceso ilimitado a la información para poder conformar nuestro propio criterio. Pero es imprescindible consolidar un nuevo modelo educativo (basado en el desarrollo de nuevas competencias, en la creatividad, en la innovación) y poner en valor a la comunidad científica, para que ese criterio individual y sobre todo, el criterio colectivo o de comunidad, trabajen a favor del ser humano, de la sociedad y del planeta.

Dónde
Del 19 al 21 de noviembre.
IFEMA, Feria de Madrid.
Avda. del Partenón, 5. Madrid.

Infórmate sobre Mañana en IFEMA.