Agricultura, ganadería y pesca

Cabecera interior

Clorosis férrica: qué es y cómo se soluciona

La falta de hierro en el suelo donde se encuentra una planta o árbol puede provocar una enfermedad que degenera en la necrosis del ejemplar. No obstante, existen diferentes métodos tanto naturales, como químicos, para poder paliar este problema

20 ago 2020

Cuando se tienen personas o animales a nuestro cargo es fundamental vigilar y tratar de que estén bien alimentados, protegidos y, sobre todo, sanos. Una responsabilidad que también debe llevarse a cabo en caso de que en casa tengamos un huerto o jardín particular con plantas o un terreno de cultivo en el que desarrollar la actividad profesional.

Las plantas son seres vivos que, del mismo modo que los humanos o los animales, pueden sufrir enfermedades si no se ataja el problema a tiempo. Una de las más comunes y a la que más vigilancia hay que prestar es la clorosis férrica. Se trata de la falta de hierro en la planta que puede afectar al metabolismo de la misma, y que se manifiesta con la pérdida de ese color verde tan característico.

Cómo se produce la clorosis férrica en las plantas

La clorosis férrica se produce debido a la falta de hierro en el suelo donde está la planta. Si la superficie es demasiado alcalina (muy arcillosa, con un pH elevado, baja capacidad de infiltración y poco impermeables) impedirá la absorción de los nutrientes necesarios, como el hierro y provocará la defoliación (caída prematura de las hojas) del ejemplar o, en caso de que se trate de un árbol frutal, la aparición de frutos más pequeños y de peor calidad.

Otros factores que pueden provocar la clorosis en las plantas son:

  • Una elevada concentración de CO2 en el aire causada por la contaminación

  • El cultivo está situado en una zona donde hay temperaturas muy altas

  • Exceso de luz en la zona donde se ha plantado la planta o árbol

  • Usar mucho abono de nitrógeno en el terreno agrícola

Cómo se detecta la clorosis férrica

Tanto si se tiene un huerto particular, como un terreno de cultivo más amplio, la clorosis férrica es fácil de detectar al ojo inexperto debido al cambio de tonalidad de las hojas de la planta. Aquellos ejemplares afectados por esta enfermedad presentarán un tono amarillento, que indica que no se están obteniendo los nutrientes necesarios.

Si no se detecta y se trata a tiempo, la clorosis puede llegar a provocar la necrosis (muerte del tejido corporal) de la planta o árbol.

Cómo evitar la clorosis en las plantas

La clorosis férrica se produce debido a la falta de solubilidad y absorción de hierro por parte de la planta debido a la composición de suelo. Por ello, la mejor forma de frenar este problema es:

  • Favorecer el transporte de hierro en el suelo mejorando sus condiciones

  • Airear el suelo: Crear un canal que facilite la entrada de aire, agua y otros nutrientes en nuestras plantas o árboles

Para solucionar el problema de la clorosis férrica lo más recomendado es utilizar quelatos, es decir, un aporte de hierro que se puede aplicar mediante fertilización foliar (se aplica el líquido en el tallo o las hojas) o radicular (por la raíz)

El quelato, en definitiva, es un complemento de hierro que aporta a la planta aquello que no ha podido asimilar por si misma. Además, esta solución aprovecha el hierro del suelo que la planta no había llegado a utilizar.

Los expertos en botánica recomiendan que la mejor hora para aplicar el quelato es por la mañana, antes de la salida del sol, dado que así las raíces pueden absorberlo durante todo el día y reforzar su crecimiento.

Otra forma más natural de aportar el hierro necesario a nuestras plantas es la de elaborar un abono de hierro casero. Así es como se prepara:

  • Buscamos tornillos, clavos o tuercas y los metemos en una botella de plástico con agua
  • Añadimos una pequeña cantidad de azufre para que reaccione con el líquido y los componentes de hierro

  • Lo agitamos varias veces al día para que el hierro se disuelva en el agua y produzca el denominado óxido de hierro

  • Al día siguiente, emplearemos este abono natural en pequeñas cantidades durante el riego de las plantas.

El cuidado de nuestros huertos y jardines serán los protagonistas de la gran feria internacional de horticultura que IFEMA celebra el próximo mes de octubre. Flower&Garden Attraction es el evento-boutique dirigido a las empresas productoras y comercializadoras de flor, planta y productos para el cuidado del jardín, orientadas al canal de distribución y retail organizado europeo.

Del 20 al 22 de octubre, Flower&Garden Attraction ocupará el pabellón 1 de IFEMA, aprovechando la presencia de los responsables de compra de la categoría flor y planta de las cadenas de supermercados de todo el mundo, en coincidencia con Fruit Attraction, la mayor plataforma para el sector de frutas y hortalizas en nuestro país