Noticias

Imagen cabecera fitur

Baños de la Encina un lugar por descubrir

Un pueblo medieval en la provincia de Jaén

18 ene 2019

Baños de la Encina es villa situado al norte de la provincia de Jaén. Agarrada al pellejo de Sierra Morena, se asoma a modo de balcón al valle del río Guadiel. Localidad declarada conjunto histórico artístico en 1969, posee un término municipal al amparo de dos parques naturales (Sierra de Andújar y Despeñaperros). Villa entre parda y blanca, pastora y aceitera, manchega y andaluza, arracimada entre los dos cerros que la forman -Cueto y Calera- se derrama a la vera del embalse del río Rumblar.

Se encuentra  a sólo a 6 km. de la autovía de Andalucía (punto kilométrico 288), por lo que su distancia horaria de ciudades como Madrid o Sevilla no sobrepasa las dos horas y media. La Posá de la Cestería, a la sombra de un castillo musulmán en perfecto estado, cobijada por la benignidad natural de Sierra Morena, le permite tener a su alcance los puntos turísticos más importantes de Andalucía (Granada, Córdoba,  Sevilla o Málaga).

Baños de la Encina es villa tranquila sumida en la serenidad que aportan los muchos años de sus piedras. Su castillo califal se yergue como la mejor atalaya para asomarse a su barrio medieval, piedra y serenidad apretados por el cerco o muralla de los Corvera –del que aún resta un torreón y gran parte de la muralla convertida en palacete-. En el interior, palacios, casonas e iglesias se elevan salpicando una trama urbana que cuesta entender pero que le acercan a la herencia medieval castellana.

Al exterior del corazón de la villa antigua, antiguos caminos como los de Mestanza o el Viejo de Andalucía, se hallan escoltados por sobrias casonas, molinos aceiteros, ermitas e incluso por un molino de viento al estilo manchego hoy convertido en el centro de interpretación “Historias al Viento”, que pugna por elevarse frente al castillo. El Camarín del Cristo, barroco a rabiar, es una joya indescriptible.

El término de la villa, a caballo entre campiña y sierra, es pura mezcolanza de culturas. Accesible, su riqueza arqueológica (Peñalosa, Migaldías, Salas Galiarda, etc.) se entremezcla con el sabor rancio de sus dehesas cinegéticas y taurinas, todo al amparo de una estampa natural dominada por un paisanaje, sus gentes, los bañuscos, que son quienes más aportan al hecho singular que hoy es Baños de la Encina. Al norte, la aldea minera del Centenillo (pueblo al estilo inglés del siglo XIX), se oculta como mejor expresión del entendimiento de la actividad humana con el marco natural que le rodea.

Descubre mucho más en el siguiente video: Vídeo promocional de Baños de la Encina en Jaén