Calzado

Cabecera interior

Ferias de calzado

El sector del calzado forma parte de una industria muy diversa, que agrupa una gran cantidad de materiales y productos, desde los tipos generales de calzado para hombre, mujer y niños hasta productos más especializados. Esta enorme diversidad de productos es el resultado de los diferentes procesos industriales, empresas y mercados. La industria del calzado ha experimentado una importante transformación en los últimos años, que le ha permitido mejorar notablemente su nivel de competitividad.

Calzado, un poco de historia

Desde que el ser humano habita la Tierra ha protegido sus pies con pieles y vegetales, pero no fue hasta la Revolución Industrial en los siglos XVIII y XIX cuando se empezó a hablar de la industria del calzado, la cual se consolidó al integrar en su producción mano de obra, la numeración del calzado como hoy lo conocemos y la creación de fábricas especializadas.

El calzado surgió como una necesidad para el ser humano, pero a día de hoy, también es un producto imprescindible dentro del mundo de la moda. Zapatos para mujer, para hombre, kids, calzado infantil, calzado de piel, modelos sostenibles, de estilo casual, urbano o deportivo; un sinfín de categorías que configuran una industria en la que se engloba diseño, fabricación, distribución, comercialización y venta de calzado de cualquier diseño, material, estilo.

Una industria consolidada

La industria del calzado es una industria muy diversificada e incluye diversos procesos industriales, empresas y estructuras de mercado. El sector del calzado no solo se resume a la venta en zapaterías o grandes plataformas, sino que, antes de llegar al punto de venta, hay una gran cadena productiva que incluye el suministro de materias primas, el diseño, el corte de materiales, la confección y fabricación, la producción en sí misma y la distribución.

Asimismo, ha sabido mantener a lo largo de los años los valores de la tradición y ha creado una síntesis perfecta entre sofisticación, calidad, confort y relación calidad-precio.

España tiene una industria del calzado propia y muy característica, iniciada en la comarca de Medio Vinalopó en Alicante a mediados del siglo XIX. Con el esfuerzo y la constancia de todos los integrantes de la cadena de producción, a finales de ese mismo siglo en España ya existía una industria puntera consolidada y mecanizada.

Se trata de un mercado construido por el esfuerzo de familias con tradición en la producción artesanal de calzado, así como por PYMES y marcas más consolidadas, que han aunado fuerzas para que este sector siga creciendo y mejorando. Así, en este sentido, el principal valor del mismo reside en la unión de la calidad y el diseño, sin olvidar las tendencias de moda y el avance tecnológico.

Asimismo, a pesar de la tradición artesanal que caracteriza este mercado, la tecnología ha supuesto una gran alianza para convertir al calzado en una industria poderosa y consolidada.

En este sentido, el mercado online ha adoptado estrategias digitales globales con una gran calidad de servicio al cliente, atendiendo siempre a su capacidad de renovación y de vanguardia.

Ferias en IFEMA

Por todas estas características, en IFEMA, Feria de Madrid, apostamos por la creación y el refuerzo de las relaciones comerciales en ferias como MOMAD, el Salón Internacional de Textil, Calzado y Accesorios; y la Mercedes-benz Fashion Week Madrid (MBFWM), la gran pasarela de la Moda Española.

Se trata de un mercado muy diversificado y gracias a la celebración de estas ferias de calzado la industria tiene la oportunidad de reunirse, aunar fuerzas y seguir haciendo de esta una industria con carácter propio y un mercado consolidado y lleno de oportunidades.