Noticias

Información de interés para la generación sénior.
Conoce el proyecto Vida Silver.

Segundas viviendas, ¿es momento de comprar una?

¿Merece la pena invertir en una segunda residencia de cara a la jubilación? Depende, claro, de tu nivel de ahorro y tus aspiraciones cuando llegue el retiro. Los expertos analizan si es el mejor momento o no para realizar tal desembolso.

En el imaginario popular, el retiro soñado sucede siempre en el mismo escenario: el mar. De hecho, la vivienda ideal para los españoles que van a adquirir un inmueble es una casa o chalé independiente cerca de la playa, según el V Estudio Casaktua 2019. Tras los confinamientos derivados de la pandemia, esa opción ha ganado adeptos, y cada vez más urbanitas desean cambiar (de vez en cuando o para siempre) la urbe por el pueblo de origen, la playa o la montaña, pensando en aumentar su calidad de vida. En España, la segunda residencia para uso personal goza de mucho tirón (varios informes de entidades financieras estiman que alrededor del 15% de los hogares del país corresponden a esta categoría). Pero, desde el punto de vista económico, ¿es una buena inversión la compra de una segunda vivienda de cara a la jubilación?

Vaya por delante que todo depende de las finanzas personales –cuánto hayas ahorrado, tu sueldo y tu estabilidad laboral– y de las circunstancias económicas del momento. También de la vivienda misma y del uso que le quieras dar: pasar los fines de semana y las vacaciones en ella, mudarte tras la jubilación, alquilarla y procurarte unos ingresos estables que completen la pensión…

Cuando uno identifica una buena oportunidad (ha visto cómo el precio de un piso ha ido disminuyendo con el paso del tiempo, por ejemplo), no hay que dejarla pasar. Sin embargo, algunos expertos consideran que ésta no es la mejor época para comprar una segunda vivienda como estrategia de inversión. Es el caso de Miguel Cardoso, economista jefe para España de BBVA Research, el departamento de investigación y análisis económico del banco BBVA: “Una de las desventajas es que un inmueble no es un activo líquido. Si el día de mañana necesitas el dinero tiene que pasar un tiempo desde que sacas la casa al mercado hasta que la vendes. Además, es un activo procíclico [acorde a los ciclos económicos], que va con el mercado laboral. Y sabemos de las dificultades con las que puede toparse un mayor de 50 años a la hora de encontrar un trabajo. Si mañana le echan y necesita tirar de ahorros tendrá que vender la casa a un precio relativamente bajo, porque gran parte de la gente estará en su misma situación: sin empleo. Y tendrá que aceptar una pérdida sobre ese capital”.

Las ventajas (o no) del alquiler

Además de disfrutar de la vivienda también la puedes alquilar, pero de nuevo Cardoso advierte de que con la nueva Ley de Vivienda que prepara el Gobierno español (que en su Anteproyecto de Ley defiende mecanismos de contención y bajada de los precios del alquiler) las cosas se pondrán difíciles para los arrendadores. “Vemos estos contratos relativamente rígidos, es difícil actualizar por más del IPC… Comparado con las alternativas (invertir en activos financieros más líquidos), en un país tan desarrollado como España, donde hemos visto que el precio de la vivienda ha subido tanto, se recomienda tener una cartera más diversificada, no solo concentrarse en el ladrillo”.

Otros actores del mercado sí recomiendan la compra de una segunda residencia. Entre ellos, los intermediarios en la compra, venta y alquiler de inmuebles, como es lógico. “La vivienda se ha convertido en la mejor inversión para quien tenga recursos (ofreciendo un 3% anual). Donde más rentabilidad va a encontrar quien haya ahorrado es en el ladrillo en España, que es donde están invirtiendo los fondos de todo el mundo. Una propiedad inmobiliaria se la puedes donar a tus familiares, la puedes alquilar, hipotecar, ofrecer como garantía… es muy versátil”, dice Jesús Gil Marín, cofundador de Gilmar y su consejero delegado.

Las zonas interiores y costeras o de montaña sin un acentuado carácter turístico registran precios contenidos y asequibles

Los precios pueden seguir subiendo

¿Qué precios vas a encontrar si buscas? Ahora mismo, muy heterogéneos. “Presentan amplias diferencias según las localizaciones. Las capitales principales, debido a que son polos de actividad y empleo, registran precios de vivienda superiores a zonas con menor dinamismo. Las zonas interiores y costeras o de montaña sin un acentuado carácter turístico registran precios contenidos y asequibles, sin la frenética actividad de las ciudades a cambio de una mayor tranquilidad y sin renunciar a una cobertura de servicios de todo tipo”, comenta Andrea de la Hoz, analista sénior del Servicio de Estudios de la sociedad de tasación Tinsa. “Durante el periodo de jubilación los polos de actividad laboral pasan a un segundo plano y las prioridades para elegir un lugar de residencia se orientan hacia los servicios y la cobertura sanitaria. Un cambio de residencia a zonas con precios de vivienda más reducidos sin renunciar a los servicios y a una excelente cobertura sanitaria a lo largo de todo el territorio nacional es, por tanto, una opción que presenta la ventaja de un menor gasto destinado a vivienda”, concluye.

Para Miguel Cardoso, de BBVA, en 2022 los precios seguirán subiendo. “Hasta hace poco, el problema de la vivienda se circunscribía a los centros urbanos, si bien a raíz de la pandemia hay más demanda en el extrarradio de las urbes y en provincias relativamente cercanas a las grandes ciudades. Los precios van a variar mucho (crecerán una media del 4-5% anual en general en 2022), y están mostrando un punto de inflexión ahí donde no lo habíamos visto, en comunidades del norte y el noroeste, donde los precios seguían cayendo hasta 2019. ¿Pueden ser una oportunidad de inversión? Pues va a ser difícil que lo alquiles. Mucha gente está comprando ahí porque quieren tener algo si les confinan o para disfrutarlo, no como inversión”.

“Haz un ejercicio a largo plazo y no te dejes guiar sólo por el atractivo actual que puede presentar la compra de una segunda vivienda”, recomienda MAPFRE.

Déjate asesorar

Si ya posees una segunda vivienda, hay productos financieros que tener en cuenta si estás al borde de la jubilación y deseas rentabilizar ese patrimonio, como la renta vitalicia (un instrumento por el que vendes tu casa y sigues viviendo en ella hasta el final de tus días obteniendo una pensión mensual extra) y una hipoteca inversa sobre esa casa o piso, que no es sino un préstamo con garantía hipotecaria para mayores de 65 años que poseen un activo inmobiliario. Es similar a un préstamo hipotecario tradicional, pero, en vez de recibir la cantidad prestada al inicio de la operación, se recibe como una mensualidad y se puede liquidar en cualquier momento. Además, el importe de la deuda no tributa y la entidad prestataria no puede reclamar la deuda hasta el fallecimiento del titular.

En la aseguradora MAPFRE recomiendan acudir a un profesional para que te ayude a valorar si en tu situación te conviene o no invertir en una segunda vivienda, atendiendo a la rentabilidad, la liquidez, la volatilidad y los gastos de transacción que supone. “Haz un ejercicio a largo plazo y no te dejes guiar sólo por el atractivo actual que puede presentar la compra de una segunda vivienda frente a otros productos pensados para el ahorro como la renta fija”.

Únete a la conversación sobre este tema
en nuestra comunidad.

Participa
Agenda que te puede interesar