Campus

Espacio de desarrollo personal para la generación sénior.
Conoce el proyecto Vida Silver.

Talks

Talks · Bienestar

El reto de la generación silver

Inteligencia, actitud y responsabilidad social son, para el exbaloncestista y cardiólogo español Juan Antonio Corbalán, las claves para disfrutar de la vida a partir de los 50 años.

Etiquetas: Bienestar

Juan Antonio Corbalán ­–coordinador del Servicio de Medicina y Ciencias de la Actividad Física y director de la Unidad de Fisiología del Ejercicio de Vithas Internacional– percibe la vida como un elemento biológico con una programación interna que obliga a las personas a continuar caminando hacia adelante bajo cualquier circunstancia. Afirma que dicha programación, o fuerza suprema, demuestra que las personas están diseñadas para aprender a seguir viviendo “jugando las cartas que le toquen de la mejor manera”.

“Cada uno de nosotros tenemos que ser protagonistas de nuestra historia y de la sociedad que queremos construir”, asegura Juan Antonio Corbalán. El legendario jugador de baloncesto invita a que cada persona reconozca que su existencia es de gran importancia, tanto como ser individual como social, y propone experimentar la “vida silver” desde la inteligencia, la actitud acertada y la responsabilidad social como el reto para vivir más y mejor.

Llegar a la “vida silver” con una sensación de éxito personal requiere haber vivido con inteligencia. Un concepto abstracto que va más allá de un mero coeficiente intelectual y que permite la posibilidad de afrontar la realidad y de adaptarse a ella con los mejores resultados. Según Juan Antonio Corbalán, las personas con una mayor capacidad de adaptación son precisamente aquellas que poseen una mayor inteligencia.

Además, dicha inteligencia permitirá reconocer que para hacer perdurar dicha sensación de éxito durante esta etapa de la vida es necesario mantener una vida física y cognitiva activa, una alimentación correcta, unos hábitos adecuados, un descanso inteligente y una práctica rutinaria de ejercicio que no solo sirva como entrenamiento físico sino también como una forma de mantener una vida social activa.

Enfrentarse a la vida con éxito es también una cuestión de actitud. Desarrollar una actitud acertada frente a la vida y sus retos es un elemento fundamental para salir adelante y disfrutar del valor de la “vida silver”.

Finalmente, la generación silver tiene, en opinión del cardiólogo, la responsabilidad social de compartir su sabiduría y experiencia con la sociedad. Cada persona ha de encontrar en esta etapa de su vida aquello que le hace único y aportar ese valor a la sociedad, ya que, según Juan Antonio Corbalán “la vida es buena cuando la hacemos trascendente, ofreciendo a los demás lo que tenemos”.