Mascotas

Cabecera interior

¿Qué hacer si tu gato está estreñido?

Los gatos, así como la gran mayoría de mascotas, deben defecar al menos una vez al día, como señal de que todo marcha bien con su salud y específicamente, con su sistema digestivo. Si, por lo contrario, notas que tu felino lleva varios días sin defecar, seguramente te has preguntado “¿por qué mi gato no hace caca?”. Pues, como respuesta, probablemente, estarás frente al caso de un gato estreñido

23 nov 2020

Al igual que en cualquier otro ser vivo, el estreñimiento en los gatos puede venir acompañado de dolor y otros síntomas que interrumpen el ritmo de vida de quien lo padece. En los felinos, en específico, hay múltiples factores que pueden originar la afección, como las obstrucciones por bolas de pelos o agentes extraños, así como inflamaciones, problemas renales, o incluso poca hidratación o una dieta inadecuada. Los factores anímicos también influyen en los gatos: el estrés y otras sensaciones desagradables pueden provocarles rechazo a la caja de arena.

Las señales y la prevención

La actitud y comportamiento de estos pequeños compañeros domésticos en su día a día, te puede dar indicios de su estreñimiento. La observación, por muy superficial y simple que parezca, permitirá percibir esas señales, que generalmente indican o anticipan problemas como el estreñimiento. El hecho de conocer a tu mascota te permitirá emplear la prevención como principal aliada, antes de que las complicaciones médicas inicien.

Si el gato visita muchas veces la caja de arena con claras intenciones de defecar, pero no lo logra, y adicionalmente escuchas maullidos y quejidos, ¡estate alerta! Debes estar atento para recurrir al veterinario si estas señales persisten, porque conforman uno de los primeros signos de alerta.

En cambio, si el gato logra defecar, pero sus heces son duras y secas, no deberás hacer caso omiso, pues ello también puede indicar alarma. Es necesario identificar, además, si la caca del felino es regular, presenta sangre o mucosidades atípicas. Asimismo, el decaimiento, la falta de apetito y la fatiga, pueden acompañar las señales de un posible cuadro de estreñimiento.

Las señales han sido confirmadas: mi gato no hace caca. ¿Qué hago?

Es normal que, como dueño de tu mascota, sientas angustia o preocupación en estos casos, por la salud del felino. Sin embargo, es fundamental conservar la calma y no recurrir a medidas desesperadas.

Evita, en primera instancia, suministrar fármacos de humanos al animal. Ten en cuenta que las dosis elaboradas para los humanos no son aptas para las mascotas, y pueden causarle un daño mayor o efectos secundarios que compliquen su cuadro clínico o su bienestar. Los medicamentos y las dosis a suministrar, en caso de ser necesarios, deberán estar prescritos siempre por tu veterinario de confianza. Por esta razón, lo primero que debes hacer es establecer contacto con él y esperar sus recomendaciones.

Cuando se tiene alguna idea de la razón que origina el estreñimiento, hay alternativas naturales que pueden ayudar a subsanar el malestar, sin necesidad de recurrir a fármacos u operaciones; siempre dependiendo, claro está, de la complejidad del origen de la afección en el animal.

Si consideras que el estreñimiento de tu gato puede estar originado por obstrucción por bolas de pelos, la pasta de malta, elaborada para estas mascotas, es una buena opción como laxante natural para gatos. También puedes optar por cambios en la dieta, en especial, si incluyen mayor cantidad de fibra, grasas saludables proporcionadas por pescados como el atún, y un mayor suministro de agua fresca y limpia. En su conjunto, pueden ayudar a tu gato a defecar de manera habitual. El cepillado frecuente de su pelaje también evitará que estos episodios sean recurrentes.

Por otra parte, en el caso de que tu gato muestre rechazo a la caja de arena o arenero, deberás verificar que el mismo se encuentre limpio, que no contenga heces y que la arena no esté dura, para recrear un ambiente de confort que le brinde comodidad a tu mascota a la hora de evacuar.

Gato bebé estreñido

Cuando los gatos son bebés, hay una variante, y es que es necesario que sus esfínteres sean estimulados después de cada comida. Esto no es solo para que defequen, sino que también puedan orinar regularmente. El procedimiento consiste en frotar suavemente la zona ano-genital del gatito con un paño o gasa levemente humedecido. También se puede utilizar papel absorbente. Generalmente, después de realizar la acción, el gato debería orinar, pero, para la evacuación, se deberá ser un poco más insistente.

Habitualmente, un gato bebé debe defecar al menos una vez al día, pero los signos de alarma surgen cuando lleva al menos 36 horas sin evacuar. En ese caso, se deberá proporcionarle ayuda extra: con un bastoncillo humedecido con aceite de oliva, se podrá ayudar a nuestra mascota, pasándolo suavemente por la zona anal con movimientos circulares.

Si comprobamos que, efectivamente el gato bebé está estreñido, el aceite de girasol o de parafina puede ser efectivo, con tan solo unas gotas en su comida será suficiente.

Es frecuente el estreñimiento de los gatitos por efectos de la leche materna, y con las citadas recomendaciones probablemente podrán defecar con mayor regularidad. No obstante, siempre recomendamos por supuesto, acudir al centro veterinario más cercano o de mayor confianza.

IFEMA, orientándose al cuidado y salud de las mascotas, organiza IBERZOO+ PROPET, la Feria para el Profesional del Animal de Compañía, que muestra cada año las últimas novedades en soluciones, productos y servicios para nuestras mascotas, así como la búsqueda constante de la innovación y progreso de las técnicas empleadas por los profesionales del sector.