Diseñadores Samsung EGO

imagen cabecera

Marta Casal

Marta Casal, diseñadora de moda de A Coruña nacida en 1995. El arte, la ilustración y la moda siempre han despertado en ella un interés especial. Tras acabar los estudios de bachillerato en España y Estados Unidos, comenzó su formación como diseñadora en ESDEMGA. Al finalizar la carrera trabajó junto al equipo de The 2nd Skin Co en su atelier de Madrid y pudo vivir de cerca la experiencia de desfilar en Mercedes-Benz Fashion Week Madrid.

En la actualidad trabaja como diseñadora de mujer de Adolfo Domínguez, empresa de la que ya lleva formando parte tres años.

Se considera una persona ambiciosa, agradecida, humilde y leal. Trata de colaborar en los cambios sociales, busca ser su mejor versión y no conformarse, seguir planteándose retos y trabajar duro para conseguirlos.

Su objetivo a nivel profesional es poder decir que disfruta cada día de todo lo que hace. Le gustaría crear su propia marca y contar con un equipo de profesionales con los que crecer y enriquecerse.

Líneas de la colección

-MARTACASAL- es una marca autobiográfica que tiene como pilares fundamentales la honestidad, lealtad y gratitud. Utiliza un lenguaje creativo a la vez que consistente. La firma goza de un tono amable y cálido que aporta confianza, formando parte del mundo actual y participando en sus cambios sociales. Está al tanto de las tendencias y eso se refleja en la silueta, detalles y diseño de las prendas así como en los valores generales de la marca. Este tono busca generar interés, curiosidad y ganas de más en el consumidor.

La colección AW 20/21 es el reflejo de una sociedad capitalista post pandemia, llena de incertidumbre, en plena reconstrucción y con un futuro incierto. Se vuelve minimalista y presta mayor atención a los detalles, valora los pequeños placeres de lo cotidiano y busca ser su mejor versión. Viaja al campo para reunirse con la naturaleza y conectarse de nuevo con sus sentidos a través de un viaje introspectivo en el que se desliga de los estigmas adquiridos en la ciudad y reaprende a disfrutar de lo esencial.

El minimalismo del campo busca una vida cómoda, por ello la colección cuenta con siluetas extremadamente amplias y juega con su antítesis, entallando en ciertas prendas la cintura con la ayuda de cortes que dejan ver las formas orgánicas del cuerpo. Esta dualidad está también presente en la selección de tejidos, unos rígidos y fuertes, otros finos y libianos como hojas de árboles que se mueven a voluntad del viento. Las prendas se conciben como ello -prendas- siendo intercambiables entre todos los géneros.La paleta de color está extraída de la propia naturaleza. Tierra, plantas y piedra inspiran al uso generalizado de cameles y marrones con apoyo de verdes y crudos.

Se utiliza la belleza de la imperfección como lema. Ejemplo de ello son algunas piezas de punto con desagujados e hilos sin rematar. Detalles descuidados, bajos cortados al taglio y costuras confeccionadas hacia afuera, que sacan a la superficie el interior de las prendas.

Marta Casal en MBFWMadrid

Galería de imágenes

Contacto

Anterior Fátima Siguiente Paloma