Diseñadores

Mercedes Benz Fashion Week Madrid

Brain&Beast

Brain&Beast nace en el año 2010 de la mano de Ángel Vilda. Sus prendas se plantean como juegos, adivinanzas, jeroglíficos de aparente sencillez estructural, que responden a complejas ecuaciones geométricas en las cuales color y materia forman parte de unos códigos donde nada es aleatorio. Así, Brain&Beast propone conjuntos de prendas que combinan emoción y razón, con fuerte influencia de la cultura contemporánea, sin olvidar grandes dosis de sofisticación y sentido del humor.

Líneas de las colección

_ Aesthetic Torsion N.4 _ / OASIS / _ W’20.21

Dos de los mayores expertos en el culto al ego contemporáneo son los profesores de psicología Jean M. Twenge y Keith Campbell. Han estudiado la transformación social, propiciada en parte gracias a un flujo de dinero sin control, que alimentó la ilusión de que cualquiera podía ser un perfecto triunfador. El resultado de la investigación se publicó bajo el título “La epidemia del narcisismo” (2018). Este estudio argumenta que la presuntuosidad ha dejado de estar estigmatizada en la sociedad de las redes sociales, siendo el narcisisimo social (producto de una educación cuestionable y sumada a la fama superficial, internet y el crédito fácil), una gran burbuja. La inflación narcisista del yo ha sido la hermana gemela de la inflación crediticia. Ambas son burbujas, pero la del crédito estalló antes, según los autores.

Julio Rodríguez, psicólogo e investigador en la genética de trastornos psiquiátricos, admite que se ha empezado a hablar de “selfitis” como «la obsesión por salir perfectos en las fotos de las redes sociales que lleva a los jóvenes a pasar por quirófano con el único objetivo de conseguir más “likes” y más seguidores». Otra patología es la “dismorfia Snapchat”, «un trastorno en el que los jóvenes se sienten mal por su imagen real, que no se corresponde con el espejismo que proyectan con filtros y arreglos de Photoshop, y les lleva a quedarse en casa por vergüenza de mostrarse tal y como son realmente”. También analiza los rasgos que identifican al narcisista (sentimiento de superioridad y delirios de grandeza; necesidad excesiva de admiración; falta de empatía, manipulación y explotación de los demás; arribismo, hipersensibilidad a la crítica...) y se atreve a calificar a la percepción distorsionada de uno mismo como «el mal oculto del siglo XXI». Así, asegura que el número de narcisistas no ha parado de aumentar en los últimos 25 años y calcula que el 1% de la población mundial ha sido diagnosticado con Trastorno Narcisista de la Personalidad (TNP), la forma más severa de lo que podríamos llamar afección psicocultural. «Todo depende de lo que consideremos positivo. En la sociedad actual, ser una persona sin empatía, egoísta, manipuladora y sin escrúpulos puede ayudar a ascender en ciertos sectores», contextualiza.

Brain&Beast, haciendo uso de un proceso creativo hipertextual, construye esta fábula donde una explosión de color, estampados y siluetas desestructuradas conviven en un conjunto cerrado entre matices neutros y estructuras geométricas. Las referencias al ego, el dinero, el culto a la estética y la violencia ceden espacio a la inocencia, la fantasía y, en definitiva, a la intención de aprender a hacer las cosas cada día mejor. En medio de esta dinámica social perniciosa debe producirse un paréntesis (“oasis”) para aprender a gestionar las emociones, reacciones, actitudes, pensamientos y para perfeccionar el uso de las herramientas tecnológicas. Se trata de un espacio metafórico entre la hostilidad circundante que funcione como área de confort consciente, no ajena al sufrimiento, pero fundamentada en la tolerancia, el progreso y con la esperanza, quizás utópica, del encuentro de la felicidad plena (aunque éste sea un concepto difuso)… y si no, por lo menos, a un estado aceptable de salud mental.

Galería de imágenes

Contacto

Anterior Angel Siguiente Custo