Ocio, entretenimiento

Cabecera interior

5 juegos en familia para pasar la cuarentena

El confinamiento en casa también puede tener su lado divertido con diferentes juegos educativos o por equipos con los que dejar volar la imaginación de los pequeños y pasar momentos inolvidables en familia

16 abr 2020

Es tiempo de estar en casa con la familia y tratar de sacarle el mejor partido a la situación de excepción que vive España para frenar el avance del coronavirus. El confinamiento puede derivar en una rutina monótona, especialmente para los niños, que son los que más están sufriendo el no poder estar al aire libre. Sin embargo, es tarea de los padres el tratar de fomentar la imaginación de los pequeños y realizar actividades con las que aprovechar el tiempo dentro de casa. La televisión y la videoconsola pueden ocupar parte del tiempo de ocio de los niños, pero no deben ser la única opción.

Los expertos en educación infantil coinciden en que la mejor manera de sobrellevar el confinamiento en casa es realizar juegos en familia. Actividades en las que participen todos los miembros, fomenten la imaginación y, más importante, consigan que el tiempo pase de una forma divertida y original.

Juegos en equipo para disfrutar en familia

Una de las actividades más entretenidas que se puede realizar es una “búsqueda del tesoro”. Se trata de un juego de pistas cuyo objetivo final es encontrar el objeto que el narrador de la historia ha escondido por algún lugar de la casa. Para ello, hay que formar equipos y tratar de resolver los diferentes enigmas que van apareciendo durante la partida. Cada acertijo revela una parte del mapa o una pista importante sobre su ubicación. Estas pruebas se pueden hacer a modo de una pregunta relacionada con un objeto o dibujando jeroglíficos que los pequeños tienen que resolver.

La preparación del juego es la parte más larga, dado que hay que pensar muy bien el recorrido que van a realizar los jugadores y qué trampas o ayudas se van a encontrar por el camino. Una vez que esté todo listo, hay que preparar una ambientación adecuada para que los pequeños se metan de lleno en la historia.

Otro juego en equipo muy divertido puede ser adivinar películas mediante mímica. Hay que formar dos grupos. La idea es que el otro miembro del equipo averigüe la película que le ha propuesto el equipo rival. Solo se puede usar el cuerpo y está prohibido hablar o emitir algún sonido. Otra opción es escribir diferentes títulos de películas en hojas de papel, introducirlas dobladas en un recipiente y sacarlas en cada turno. El grupo que más títulos consiga adivinar, gana el juego.

También puedes crear una gymkana que aglutine diferentes pruebas y fabricar así tus propios “Juegos Olímpicos” caseros. Las modalidades que pueden formar parte de esta competición son el clásico juego del pañuelo por turnos, realizar un recorrido con una cuchara en la boca que sostenga cualquier tipo de fruta u objeto, el baile del limbo o algún ejercicio de mímica.

Juegos educativos para aprender y divertirse

Los juegos educativos y la diversión pueden ir de la mano con duelos en lo que se premia el ingenio y la rapidez. Uno de los juegos más interesantes es que el resto de familiares traten de adivinar el personaje que se ha pensado realizando solo veinte preguntas. Héroes de ficción, protagonistas de la historia, celebridades… Lo único que hace falta para este juego es saber qué pregunta hacer y activar nuestras habilidades de deducción.

Por último, qué mejor forma de activar el lado creativo que el seguir una historia que otro miembro de la familia ha comenzado a contar. Un primer interlocutor comienza a narrar un cuento. El siguiente jugador debe seguir la historia añadiendo todos los detalles que quiera. Así sucesivamente hasta elaborar un relato tan alocado como enrevesado.

IFEMA es consciente de la importancia que cobra el desarrollo de los jóvenes y de las herramientas que se emplean para que estos desarrollen todas sus cualidades durante su crecimiento. Por ello, cada año organiza Juvenalia, un encuentro de ocio educativo para disfrutar en familia, orientado a niños y jóvenes, de 0 a 16 años, con un carácter lúdico-educativo, con contenidos pedagógicos que contribuyan al desarrollo intelectual, afectivo y social. Y por supuesto sin olvidar la diversión: Teatro, videojuegos, robótica, juegos tradicionales, área creativa, plaza culinaria, deportes, magia, música...