Mascotas

Cabecera interior

Seguros para perros: ¿estás preparado si le sucede algo a tu mascota?

Nuestras mascotas, como nosotros mismos, no están libres de sufrir algún accidente o enfermedad. Estas situaciones pueden poner en un apuro a nuestra economía doméstica y vernos en serios problemas para poder solventar un gasto con el que no contábamos. De la misma manera en la que los humanos solemos tener una póliza de seguro, las mascotas también pueden gracias a la creación de los seguros para perros.

23 sep 2020

¿Qué son los seguros para perros?

En los últimos años, a las mascotas se les considera algo más que simples animales de compañía; han pasado a ser miembros muy importantes de la familia. Es normal que, cada vez más, haya propietarios que se preocupen por asegurar a sus perros en caso de que estos sufran algún accidente o enfermedad y los dueños no puedan afrontar los costes de los tratamientos veterinarios.

Escoger los mejores seguros para mascotas

Los seguros para mascotas pueden clasificarse en 3 y el monto de la póliza varía en función de la raza y edad de la mascota. Por ejemplo, no es lo mismo asegurar a una raza de perro con tendencia a problemas renales o a desarrollar cataratas, que a una raza que no sea propensa. Aunque, a la larga y con la edad, cualquier perro puede enfermarse. El tipo de seguro que se debe contratar dependerá de tus necesidades y demandas, dependiendo de hasta dónde quieres que llegue su cobertura.

Lo más aconsejable es hacerse con un seguro para perros cuanto antes, pues, en caso de que la mascota sufra una enfermedad previa, es posible que la póliza no cubra los gastos provenientes de la misma. También es importante tomar nota de:

  • Si se puede escoger ir a cualquier veterinario

  • Si la aseguradora tiene un cuadro específico de especialistas

  • Si el seguro funciona con co-pagos

Seguro veterinario

Este tipo de seguro es el que se contrata para cubrir los gastos veterinarios del perro, que puedan originarse tanto de una enfermedad como de un accidente. Es una de las pólizas más completas, pues puede incluir los gastos por consultas veterinarias, pruebas analíticas, radiografías, cirugías, hospitalización (entre otros), siempre y cuando se deriven de una enfermedad o accidente.

Sin embargo, este tipo de seguro no cubre los gastos veterinarios habituales como las vacunas, el suministro de desparasitantes, profilaxis dentales... por citar algunos ejemplos.

Seguro de accidentes

Este tipo de pólizas solo cubre los gastos en caso de que los perros sufran algún accidente, pero no cubre a las mascotas en caso de enfermedades que requieran de un tratamiento específico. Por ejemplo, un buen seguro de accidentes puede cubrir intervenciones quirúrgicas, pruebas que van desde electrocardiogramas, ultrasonidos hasta analíticas, hospitalizaciones, traumatismos…

Dentro de los accidentes podemos englobar todos aquellos imprevistos que surjan fuera del orden de lo habitual o regular; un suceso eventual que no venga relacionado a un mal estado de salud de nuestra mascota, como pueda surgir de caídas, lesiones, ingesta de objetos, golpes de calor, etcétera.

Responsabilidad civil

Poco frecuente, pero no por ello improbable, es que un perro vaya a juicio y se enfrente a una sanción administrativa, en la que tenga que pagar daños y perjuicios, o una fianza. Sin embargo, todo puede ocurrir. La responsabilidad civil, que no recae en el animal sino en el dueño, se encuentra recogida en el Código Civil. Y el dueño no deja de ser responsable, incluso si el perro se ha perdido o escapado; algo que se sabrá gracias al microchip.

Con esta póliza, el dueño de un perro puede tener la tranquilidad y certeza de que contará con un respaldo en caso de tener que pagar una indemnización por daños y perjuicios ocasionados por su mascota. También suelen quedar cubiertas las fianzas y las costas judiciales.

Otras coberturas de los seguros de mascotas

Hay otros supuestos que pueden presentarse y afectar a las mascotas, y para los que también hay cobertura. Normalmente, estas coberturas pueden venir incluidas en algunas de las pólizas antes mencionadas, pero también es posible que se contraten aparte. Es mejor siempre estar preparado y contar con herramientas suficientes para afrontar cualquier imprevisto.

Es posible asegurar a la mascota ante extravíos (los gastos que implican buscar al perro), robo con violencia (aquí se indemniza al propietario con el coste del animal) y asistencia telefónica especializada en caso de, por ejemplo, querer encontrar un hotel que admita mascotas, tiendas, productos…

IFEMA, consciente de la relevancia que tienen las mascotas en nuestro estilo de vida, organiza cada año del 5 al 6 de diciembre 100x100 Mascota, la Feria del Animal de Compañía. Un lugar donde descubrir todos los productos, soluciones y servicios para tu mascota, así como participar en talleres y actividades en todos los ámbitos.