Mascotas

Cabecera interior

El peligro de las espigas en perros, consejos

Toma precauciones para evitar que tu perro sufra este problema.

25 ago 2021

Las espigas en perros son un fenómeno de consulta al veterinario cada vez más frecuente. Con el buen tiempo, en primavera y  verano, es frecuente que los perros disfruten de paseos por el campo. En esta época lamentablemente también es cuando las espigas comienzan su proceso de caída y vuelo. Es por esto que suelen alojarse en los canes, clavándose o siendo aspiradas por vía nasal.

Debido a su tamaño muy pequeño, a veces es difícil hasta percibirlas en las mascotas. Son como pequeñas flechitas que pueden afectar sobre todo a los oídos y patas de los perros. Aunque también existen otras formas en que los canes pueden ser afectados por estas gramíneas.

Es fundamental no entrar en pánico y tener en cuenta que la ingesta o aspiración de espigas no es tan frecuente, y, en caso de ocurrir, es fácil intervenir a tiempo para salvar a nuestra mascota.

Es fácil prevenir que los perros se claven espigas y, en caso de ser necesario, es fácil actuar eficazmente para extraer la espiga. Es absolutamente necesario que la extracción de la espiga la realice un profesional, con el instrumental adecuado. Porque el gran peligro al hacerlo uno mismo es la posible causa de una infección; y, además, hacer sufrir al animal innecesariamente.

Un profesional atenderá a tu querida mascota y al poco tiempo estará sana para volver a disfrutar de su compañía.

¿Cómo prevenir la espiga en perros?

Prevenir la espiga en perros no es una tarea simple. Sin embargo, es posible tomar algunas precauciones. Una de ellas es inspeccionar el lugar donde lo llevamos a pasear, antes de dejarlo libre por el campo.

Otra buena acción previa a un paseo es poner pequeños pedacitos de algodón en sus orejas, y retirarlos después del paseo. Se debe hacer con suavidad logrando que el algodón no caiga pero que no entre a su oído, solo por fuera. Al terminar el paseo podremos quitar el algodón, muchas veces con espigas clavadas. Así, prevenimos el dolor y la extracción de las espigas, sin hacerle daño al animal ni causarle molestias.

Es recomendable revisar su pelaje, patas, orejas y nariz después de cualquier paseo, máxime si este se realizó en el campo abierto. De paso, puede constatarse que no haya parásitos en estas zonas sensibles, como garrapatas o pulgas.

Cuando la espiga ya se ha clavado, lo mejor es llevar al perro con un profesional.

¿Cuáles son los síntomas de que el perro quiere expulsar una espiga?

Los síntomas de la espiga en perro suelen ser que se rasca mucho una zona, expresando gemidos; su carácter se pone nervioso; da vueltas sobre sí mismo y se frota contra cosas y paredes.

Si la espiga está en la zona ocular o fue aspirada los síntomas serán más alarmantes y se debe acudir al veterinario de urgencia. En la mayoría de los casos con una consulta a tiempo es suficiente para eliminar el problema y volver a la normalidad.

Diferentes zonas y riesgos de la espiga en perros

La espiga puede alojarse en todo el cuerpo, puesto que tiene capacidad de perforar levemente la piel. Lo más frecuente es que venga volando y se clave en la zona interna de las orejas de los perros. También es muy frecuente encontrar espigas clavadas en las patas, sobre todo en los intersticios entre los dedos del can.

Más riesgosas, pero menos frecuentes, son las espigas en nariz, periferia de los ojos y garganta o en el pulmón, por aspiración. En menor medida, finalmente, las espigas también pueden ser ingeridas causando problemas digestivos.

Lo más frecuente es que el dueño del perro note un bulto en la pata del animal, puesto que la espiga clavada penetra y no la podemos ver, esto es diferente a la astilla común.

La espiga en nariz es algo frecuente, ya que se produce por olfateo de la zona con espigas. Se puede advertir porque el animal estornuda con mucha frecuencia y parece querer expulsar la espiga. Es un buen indicio de que requiere ayuda y permite prevenir que pase al pulmón.

En perros de orejas largas, el problema de encontrarse una espiga en los oídos es muy común. Puede ser poco traumática, o mucho, dependiendo de cómo y dónde se aloje la espiga, incluso se puede llegar a desarrollar una otitis.

Es muy frecuente advertir sangrado leve independientemente de la zona afectada. Por lo que es de vital importancia recurrir a consulta.

IFEMA MADRID organiza una feria donde podrás conocer mucho más sobre cuidado, atención y evolución científica de las soluciones para mascotas. Vive una experiencia totalmente al cuidado de los animales en 100x100 MASCOTA, la “Feria de las Mascotas”, la más grande de la región, con lo mejor para las mascotas y el cuidado animal.

Si te ha gustado este artículo sobre uno de los problemas que pueden sufrir nuestras mascotas, tal vez pueda interesarte otro de nuestros posts que trata sobre qué hacer si tu gato está estreñido. ¡No te lo pierdas!

REFERENCIAS

Frías, J. (2021, 8 julio). Espigas en los perros: signos clínicos y tratamiento. Hospital Veterinario Puchol.

Axón Comunicación. (2020, mayo). Las espigas (N.o 14). https://axonveterinaria.net/web_axoncomunicacion/auxiliarveterinario/14/14-Las_espigas.pdf