Videojuegos

Cabecera interior

5 juegos retro que marcaron época

El mundo de los videojuegos tiene un largo recorrido y puede contar su propia historia gracias a la enorme evolución que ha sufrido la industria. El de los videojuegos es un sector que está íntimamente relacionado con la tecnología y, en ese sentido, ha evolucionado a pasos agigantados desde sus inicios en 1958 con el primer videojuego de la historia: Tennis for Two.

02 jun 2020

Los videojuegos se configuran como un elemento de unión social y cultura y, en este sentido, hay juegos míticos que siempre serán recordados con nostalgia por quienes crecieron con ellos. Por ello, vamos a hacer un regreso al pasado y hablaremos de los 5 juegos retro que marcaron época y que siguen siendo referentes. 3, 2, 1… ¡GO!

Juegos retro: los arcade

Lo retro alude a algo antiguo, hoy pasado de moda. Cuando decimos que un juego es retro queremos decir que cualquier tiempo pasado fue mejor para él y que su momento de gloria hace años que pasó. Hoy en día, este concepto se utiliza como una herramienta de marketing para evocar la nostalgia de los jóvenes que pasaron su infancia y adolescencia disfrutando con estos juegos.

No existe un acuerdo concreto sobre qué juegos son considerados retro y cuáles no. Lo retro es subjetivo y, mientras que para unos el límite está en la generación de los 16 bits (Megadrive y SNES), para otros está en la generación de la Nintendo 64, Play Station y Saturn. Otros, en cambio, ven en el mundo retro todos los juegos que ya están descatalogados y descontinuados.

Sea como fuere, hay una generación a la que todo el mundo asocia con lo retro: los juegos arcade. Son los primogénitos de los videojuegos tal y como hoy los conocemos y consistían en enormes máquinas recreativas que permitían jugar una partida con solo una moneda de 25 pesetas.

A día de hoy, se han configurado como un seña de identidad de los años 70 y, sobre todo, de los 80, cuando tuvieron un verdadero auge. El mundo del arcade se configuró como un punto de reunión en bares y salas de recreativos, donde todo el que quisiera podía disfrutar de estos juegos básicos aunque adictivos.

Los arcade se caracterizaban por la sencillez de las historias, no establecían un hilo argumental extenso como ha ocurrido en juegos posteriores ni se perdía tiempo en explicar cómo funcionaban. Lo importante era jugar y ocupar los primeros puestos del ranking. Los sonidos monocordes enlatados, los píxeles y los míticos “Game Over” son características imborrables de estos míticos pasatiempos. Algunos de los juegos retro que marcaron época son:

Pac-Man

Los juegos retro de los 80 se han convertido en un símbolo generacional gracias a juegos como este. Pac-Man es el juego retro por excelencia y llegó en 1980 de la mano de la desarrolladora Namco, que hizo uso del subgénero de laberinto, un éxito rotundo. El “comecocos” -como lo conocemos en España- ha conseguido ser uno de los juegos más relevantes de la época llegando a ser una referencia hoy en día a pesar de su sencillez gráfica, programática y de juego.

De hecho, Pac-Man consiguió el Guiness del juego con más éxito de la historia de los arcades entre 1981 y 1987. Sus instrucciones eran sencillas: 255 pantallas en las que Pac-Man, el círculo amarillo con una abertura en forma de boca, tenía como objetivo comer “pac-dots” a la vez que era perseguido por cuatro fantasmas de color rojo, rosa, azul y naranja. Situación que cambiaba cuando Pac-Man conseguía comerse los puntos más grandes de las esquinas -”Power Pellets”-, momento en el que se disponía a cazar los fantasmas ahora de color azul.

Frogger

Este juego salió a la luz en 1981 y es fruto del trabajo de la desarrolladora Konami. En España es más conocido como “la rana” y el objetivo principal del juego, simple y adictivo, era el de ayudar a una pobre rana a volver hasta su hogar, sorteando los obstáculos que se cruzan en su camino.

En la primera parte del juego se trataba de una carretera donde el pobre anfibio podría ser atropellado si el jugador no conseguía sortear los obstáculos. Por otro lado, en la segunda parte, el jugador debía evitar que la rana -que no sabía nadar- se cayese al río. Un juego de lo más sencillo a la par que adictivo y que, además, era una recreativa muy dinámica y colorida.

Tetris

El tetris se configuró como el primer juego del género puzzle y funcionó mucho antes en ordenadores que en recreativas. Fue diseñado en la Unión Soviética por Alekséi Pázhitnov en 1984 y su nombre deriva del prefijo numérico griego tetra, que significa “todas las piezas”; y del tenis, el deporte favorito del desarrollador.

Este mítico juego se pensó en su momento para ordenadores domésticos y arcades pero su gran éxito llegó en la versión adaptada para la Game Boy en 1989. A pesar de ser utilizado como un entretenimiento, el tetris, en realidad, es un juego matemático, cuyo fundamento son las poliformas conocidas como poliominós.

De hecho, está demostrado científicamente que este juego puede llevar a una actividad cerebral más eficiente, aumentando las funciones cognitivas como el pensamiento crítico, el razonamiento y el procesamiento del lenguaje. La reconocible música y el placer que daba ver cómo las piezas encajaban sin dejar huecos vacíos, eran sin duda los elementos más adictivos de este juego.

Donkey Kong

Es uno de los grandes títulos de Nintendo y llegó al mercado de las máquinas recreativas en 1981. En él apareció por primera vez Mario Bros, que en ese momento se llamaba “JumperMan”. Este fue la antesala del primer juego de Mario Bros en 1983 y de Super Mario Bros en 1985 o Super Mario World en 1990. 

El juego consistía en que el protagonista tenía que salvar a una princesa llamada Pauline que había sido capturada por un enorme gorila, Donkey Kong. Mientras este le lanzaba barriles sin parar, JumperMan debía escalar por un edificio y evitar los diferentes obstáculos.

Street Fighter II

Los juegos arcade de los 90 también tuvieron mucho éxito. De ello es un ejemplo el Street Fighter II, que vio la luz en 1991 como la segunda parte de la entrega de la saga Street Fighter, cuyo original fue lanzado en 1987. Este es, posiblemente, el título más aclamado por los fans de la saga de Capcom (la desarrolladora) y se ha convertido en uno de los imprescindibles en la lucha “uno contra uno”.

A principios de los años 90 llegó la primera versión para recreativas y, cinco años después. llegó la versión apta para arcade y, además, para consolas de mesa como NES o Game Boy. El juego consistía en pasar de nivel a través de combates con adversarios controlados por la máquina, aunque con la posibilidad de utilizar el multijugador. Gracias a esta secuela se popularizaron los juegos de lucha y se dio pie a otros grandes éxitos como Mortal Kombat (1992) o Killer Instinct (1994).

Estos son algunos de los juegos más relevantes, generacionalmente hablando. Dentro de unos años podremos echar la vista atrás y recuperar los juegos de ahora, que en un futuro serán considerados retro, haciendo referencia a una ley universal: lo que hoy es vanguardia, dentro de 20 o 30 años será vintage. Mientras tanto, puedes disfrutar de todos los videojuegos, pasados, presentes y futuros, en Madrid Games Week, la Feria del Videojuego y la Electrónica para el Ocio, organizada por IFEMA y la Asociación Española para la Industria del Videojuego (AEVI) cada año. Una cita de referencia internacional, ineludible para los amantes de los videojuegos que quieran conocer las últimas novedades y ser los primeros en probar los últimos lanzamientos de las principales firmas de videojuegos.