Noticias

mano de visitante con libros

LIBER 2019 ANALIZA LA PREOCUPACIÓN DE LA INDUSTRIA CULTURAL POR LA SALVAGUARDA DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL

• El conjunto de los profesionales del sector pide legislaciones más eficaces y normativas más adaptadas que regulen la responsabilidad de los agentes que se lucran de la piratería. • Las redes sociales y los servicios de mensajería se convierten en nuevos puntos de intercambio de contenidos ilegales. • El tráfico y los datos que generan la piratería acarrean un beneficio económico indudable a las plataformas y un perjuicio directo a los titulares de derecho y al sector.

11 oct 2019

Lejos de ser un tema que pertenece al pasado, la lucha contra la piratería es uno de los asuntos que más preocupa actualmente al conjunto de los profesionales del sector del libro -autores, editores, distribuidores y libreros-. Así lo han expresado hoy en la segunda jornada de los encuentros profesionales que se están celebrando en el marco de la Feria Internacional del Libro, LIBER 2019.

En concreto, el sector editorial es uno de los sectores en los que la piratería de libros, prensa o partituras sigue creciendo año tras año, y lo hace a través de distintos canales. Según datos del Observatorio de la Piratería y Hábitos de Consumo de Contenidos Digitales, en el año 2018, el 21% de las personas que accedieron a contenidos "piratas" lo hicieron a través de distintas redes sociales y servicios de mensajería. La red social más común para cometer este tipo de delitos es Facebook, seguida de Whatsapp y Telegram. En palabras de Javier Díaz de Olarte, director de Servicios Jurídicos de CEDRO (Centro Español de Derechos Reprográficos), "la piratería es una actividad especialmente dañina y perjudicial para algunos sectores de producción cultural. Las redes sociales se han convertido, hoy, en una vía de acceso consolidada y en crecimiento. Lo más preocupante es que no se trata de grupos reducidos, dispersos y fáciles de identificar, sino de grandes y auténticas comunidades organizadas con un carácter cerrado y oculto que dificulta el conocimiento de su existencia y de la actividad que desarrollan".

Ante este creciente problema en nuestro país, el conjunto de los profesionales del sector pide legislaciones más eficaces, un marco estable que dé seguridad jurídica a los implicados y, sobre todo, normativas más adaptadas que regulen la responsabilidad de los agentes que se lucran de la piratería. "El tráfico y los datos que generan la piratería, a través de los distintos canales, acarrean un beneficio económico indudable a las plataformas y un perjuicio directo a los titulares de los derechos de propiedad intelectual y al conjunto del sector. Existe una necesidad real de adaptar las normas legislativas sobre esta materia del siglo XX a la realidad digital del año 2019", ha explicado Javier Díaz de Olarte de CEDRO.

Para Beatriz Sánchez Eiguíbar, directora de los Servicios Jurídicos de Promusicae/Agedi: "A pesar de toda la oferta legal disponible -en plataformas como Spotify, Itunes, Youtube, etc.- el 29% de los usuarios accede a la música de forma ilícita, y el 23% lo hace a través de servicios de stream ripping, que se ha convertido en la forma más extendida de piratería musical".

La solución más eficaz contra este tipo de piratería es el bloqueo de páginas webs. Sin embargo, hasta ahora "solamente hemos logrado el bloqueo de 10 dominios en nuestro país, y en comparación con otros países como Portugal, en donde se han logrado bloquear 1.700 dominios o Dinamarca, con 240 bloqueos, estamos muy por detrás", ha expresado Sánchez Eiguibar, que también ha denunciado la necesaria agilización de los procedimientos judiciales y administrativos y una mayor colaboración por parte de las operadoras.

Libros, Música y también en el ámbito de los videojuegos, un sector en crecimiento que, en palabras de Andy Ramos, abogado del bufete Pérez-Llorca y asesor de la Asociación Española de Videojuegos (AEVI), trata constantemente de "buscar soluciones innovadoras que eviten los hackeos y dificulten la piratería".

La segunda jornada de los encuentros profesionales de LIBER 2019, más centrada en la edición digital, también ha analizado otras cuestiones como las nuevas herramientas digitales para adaptarse a los canales de venta, las tendencias globales sobre las bibliotecas digitales. Además, se ha tratado la apuesta del sector editorial para adoptar medidas para colaborar en el freno al cambio climático.

La edición en la Administración General del Estado

En el marco de las actividades de las jornadas de LIBER, hoy se ha abordado la importancia de la labor editorial en la Administración General del Estado, cuyo objetivo es "ser un vehículo de información pública, divulgación, transparencia y puesta a disposición del ciudadano de la cultura, los servicios públicos, y las publicaciones académicas a través de los distintos organismos públicos". Su labor editorial se refleja entre 3.500 y 4000 publicaciones al año, de las que el 60% son digitales.

Margarita García Moreno, subdirectora general de Publicaciones y Patrimonio Cultural del Ministerio de Defensa ha destacado el gran esfuerzo que se está haciendo por el fomento de la edición electrónica.

LIBER, una de las citas de referencia para la edición en española, reúne del 9 al 11 de octubre en la Feria de Madrid una representación de más de 300 expositores que mostrarán las últimas novedades publicadas e innovaciones tecnológicas en torno al mundo del libro. La feria incluye, asimismo, un amplio programa de jornadas profesionales para debatir y reflexionar sobre la actualidad sectorial, así como la entrega de sus Premios y diversas actividades culturales.