Noticias

imagen cabecera

Por qué apostar por la franquicia

Cuando una persona toma la decisión de poner en marcha un negocio, se le abren muchas posibilidades de convertir su idea en realidad. En el tejido económico-empresarial de nuestro país hay diferentes modelos de comercio de los que poder formar parte o incluso hacerlo de manera propia, asumiendo todo el riesgo. Precisamente, la palabra riesgo es la que hace que sean muchas las personas que vuelven sus ojos hacia la franquicia, ya que se articula como un sistema de negocio en el que ese riesgo se minimiza. Además, la buena prensa que ha ido adquiriendo la franquicia en estos últimos años, como un sistema capaz de generar empleo incluso en épocas de crisis, de seguir abriendo establecimientos y de incorporar más centrales franquiciadoras año tras año, demostrando la confianza que las compañías tienen en este modelo de comercialización empresarial, está posibilitando un mayor acercamiento hacia esta fórmula, por parte de quienes se plantean abrir un negocio.

25 feb 2021

Por eso, ante la pregunta de por qué emprender en franquicia, las respuestas ofrecen la clave para finalmente decantar la balanza de montar un negocio franquiciado, antes que cualquier otra opción empresarial. Estas son las credenciales de la franquicia:

  • Salida laboral: la franquicia ofrece a un emprendedor la posibilidad de entrar a formar parte del mundo laboral, facilitándole la incorporación a un sistema de comercio que incluso le va a permitir ser empresario y gestionar su propio negocio.
  • Más ventajas: la franquicia permite incorporarse a una determinada red, donde el emprendedor va a contar con una serie de ventajas y valores añadidos, como es ir de la mano de un franquiciador y de una marca, con los mismos objetivos: tener éxito y rentabilidad.
  • Menos riesgos: en la franquicia, el dueño de la marca o franquiciador ya ha comprobado que su concepto es de éxito. Ya ha cometido errores y los ha enmendado en sus centros propios, lo que hace que el riesgo para el franquiciado sea menor, ya que esos errores no los va a cometer.
  • Apoyo permanente: el franquiciador va a prestar su apoyo al franquiciado en diversos aspectos que son clave para el correcto funcionamiento del negocio, como son la formación inicial y continua, campañas de marketing, promociones, control logístico, mejores precios con proveedores…

Se trata de aspectos clave a la hora de montar un negocio, que no ofrece ningún otro sistema de comercio, excepción hecha de la franquicia.

Nunca se camina solo

Los apoyos que desde una central franquiciadora se prestan a los franquiciados de la red, además de manera continua, son los que demuestran en la práctica que no se está solo, que siempre se puede contar con profesionales de diferentes departamentos, dispuestos a resolver cualquier duda o problema que surja. Es la gran diferencia y la gran ventaja entre adherirse a una red de franquicias o montar un negocio por cuenta propia, donde no se puede recurrir a nadie cuando hay algún obstáculo en el camino.

De esta manera, en una central franquiciadora hay una serie de apoyos básicos que han de prestarse y estar siempre al servicio de las necesidades de sus franquiciados:

  • Formación: ha de ser de carácter inicial y continuo. Es fundamental porque a través de esta formación se va a transmitir el saber hacer de la enseña a los franquiciados. Y como este saber hacer no ha de estar encorsetado, sino que ha de ser vivo y dinámico, adaptándose a un mercado en constante evolución, la formación no se imparte únicamente en la etapa inicial de la apertura del negocio, sino que ha de ser continua, con el fin de ir reciclando los conocimientos de los franquiciados.
  • Logístico: es otro apoyo esencial, porque es el encargado de hacer llegar el producto a cada uno de los negocios franquiciados a su debido tiempo, para dar el mejor servicio a su clientela.
  • Marketing y publicidad: siempre que se pone en marcha un negocio franquiciado, es importante realizar campañas locales de apoyo en su zona de influencia, para darlo a conocer entre el público residente y promocionar su oferta.
  • Tecnológico: en la era de las nuevas tecnologías es fundamental contar con apoyos en materia tecnológica: manejo del TPV, intranet, redes sociales… para tener un control exacto, diario y permanente del negocio.
  • Selección de la ubicación: este es un punto clave, pues de la correcta ubicación del negocio depende en gran medida el éxito o el fracaso de una franquicia. En este sentido, es el franquiciador quien marca las características requeridas en cuanto a la implantación del negocio y quien ayuda al franquiciado a elegir el que mejor se adapte a los requisitos necesarios en cuanto a la localización, para que tenga éxito. Incluso, en ocasiones, el propio franquiciador cuenta con una bolsa de posibles inmuebles que pone a disposición de los franquiciados, facilitándoles un aspecto que es básico en la franquicia, como es el de la correcta ubicación.

No obstante, cuando se toma la decisión de abrir una franquicia es aconsejable recurrir a expertos en este sistema de negocio, como la Asociación Española de Franquiciadores (AEF), donde resolverán cualquier duda o pregunta al respecto: www.franquiciadores.com