Noticias

imagen cabecera

Franquicias inmobiliarias sin local

El sector de las franquicias inmobiliarias está experimentando en los últimos años, incluso a pesar del parón derivado de la pandemia, un importante crecimiento. De hecho, desde principios de 2021, el sector está recuperando su actividad, posicionándose muy bien en el mercado nacional

18 nov 2021

El nuevo entorno económico ha obligado a estas franquicias a introducir la tecnología en su modelo de negocio y a adaptarse a las nuevas plataformas de comunicación, para poder tratar con sus posibles clientes. La situación generada por la Covid generalizó las  videollamadas, visitas virtuales, etc. Dentro de este panorama, las franquicias que no requieren local físico para llevar a cabo su actividad diaria, ya estaban preparadas para afrontar esta situación y seguir dando servicio a sus clientes. 

Aquellas franquicias inmobiliarias que operen básicamente por Internet y que, por tanto, no requieren de un local, pueden hacerlo en pie de igualdad con aquellas que sí precisan de una oficina.

A continuación, se relacionan las principales ventajas de las inmobiliarias sin local:

  1. Son formatos que no requieren de personal, pues están enfocados principalmente para el autoempleo.
  2. No es necesaria la fase de búsqueda de local. El local es un requisito que se ahorra tanto el franquiciado, a la hora de realizar la inversión inicial, en la que se incluye el coste de adecuación del mismo y más tarde, en el pago del alquiler, como el franquiciador en el tiempo de búsqueda y puesta en marcha del mismo. 
  3. Flexibilidad de horario y de lugar. Si bien es verdad que cuando trabajas en uno de los ámbitos del sector servicios hay que establecer un horario comercial, este formato de franquicia le permite al franquiciado una mayor libertad horaria para llevar a cabo la gestión del negocio, un ahorro de tiempo en desplazamientos y la posibilidad de trabajar desde cualquier parte.
  4. Necesario acceso a internet y una página web. Para poder desarrollar la actividad de intermediación inmobiliaria, es necesario que el franquiciado cuente con internet para trabajar y que el franquiciador le proporcione una plataforma online de la marca y un software propio para gestionar el negocio.
  5. Mayor innovación en tecnología. Al desarrollar un canal online o únicamente disponer del mismo, estas enseñas tienen que invertir más en tecnología, por tanto, el franquiciado se beneficiará de nuevos programas, aplicaciones o plataformas para interactuar con sus clientes o bien publicar sus inmuebles.

Cada vez más inversores o emprendedores optan por un modelo de negocio por internet, porque el mercado cambia y se transforma, de la misma manera lo hacen las empresas, transformando sus negocios a la nueva normalidad.