Noticias

imagen cabecera

La franquicia, en las academias de fútbol

Algunos equipos de fútbol españoles se encuentran entre los mejores del mundo. Siguiendo ese modelo de excelencia y ante la gran afición por el “deporte rey”, cada vez más academias de fútbol implementan sus propios programas de entrenamiento, equipos y gestion del negocio, proyectándolos a otras zonas del mundo, a través de la franquicia. Naturalmente se requiere una operativa ya consolidada en el mercado, que asegure un menor riesgo en la inversion

08 nov 2021

En ocasiones, lo que se busca es aprovechar el talento de jóvenes promesas, incluso aunque tengan escasos recursos, en cuyo caso, se recurre a conceder becas, para no dejar perder a esos jóvenes. Una fórmula que se aplica también en los campus de Verano.

En todos los casos, el franquiciador provee siempre a quien apuesta por este nicho de negocio de todas las herramientas necesarias para el impulso de la nueva franquicia, bajo una marca consolidada como respaldo.

El éxito de la franquicia en el ámbito de las academias de fútbol se debe a que este modelo de negocio les permite llegar a mucha más población y hacer conocida su marca en distintas ciudades del mundo. Pero también tiene mucho que ver el hecho de que sigan una metodología similar a la de equipos importantes. Esto hace que aumente la demanda, tanto de nuevas inscripciones de jóvenes, como de posibles inversores que quieran abrir una franquicia de su academia, cosa que no pasa cuando la escuela sólo desarrolla su actividad en una zona determinada. 

Finalmente, también ofrece un modelo de negocio ideal para entrenadores apasionados del fútbol, que realmente quieran vivir de su profesión, dedicándose en exclusiva a entrenar y organizar eventos futbolísticos, saliendo del entorno altamente competitivo que actualmente se vive en el fútbol de base. 

La realidad es que la mayoría de los entrenadores que desarrollan esta profesión lo hacen por pasión más que por dinero, aunque a todos ellos les gustaría que su profesión fuese la de ser entrenador. Un alto porcentaje de los profesionales que se dedican al fútbol formativo o de base, categorías en las que la edad de los jugadores oscila entre los 6 ó 7 años y los 14 ó 16 años, están muy mal pagados o incluso ejercen su labor de manera altruista. Este modelo, con el adecuado apoyo y asesoramiento, les permite desarrollar su vocación.