Retos y proyectos de la RSC en IFEMA

cabecera institucional

Retos y proyectos de la RSC en IFEMA

Actualmente las empresas están más concienciadas en contribuir a mejorar la sociedad, ofrecer mayor calidad de vida a sus empleados en su entorno laboral, y aportar medidas para preservar el medio ambiente. La Responsabilidad Social Corporativa (RSC) representa un valor de creciente importancia en la actividad de las compañías, conscientes de su impacto.  Un valor que cobra especial significación si hablamos de una institución como IFEMA, cuyos objetivos fundacionales constituyen un aporte  a la sociedad  como son dinamizar la actividad empresarial y aportar riqueza y desarrollo en su entorno. Santiago Quiroga, director de Calidad la RSC de IFEMA, explica algunas  de las líneas de actuación  que lleva a cabo,  encaminadas a cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible establecidos por la ONU, así como iniciativas y proyectos de futuro no muy lejanos en el marco de su  apuesta por el desarrollo sostenible y las buenas prácticas en todas sus áreas de actuación.

Infraestructuras sostenibles, un proceso de mejora continua

Ifema está inmersa en un proyecto de ampliación y mejora de sus instalaciones, que reciben cada año más de 3’5 millones de personas Según Santiago, “se hace con la mirada absolutamente inclusiva, somos una institución muy activa en eficiencia energética y en el respeto medioambiental. De hecho, su compromiso con las energías alternativas ha dado un paso más con el reciente proyecto de geotermia, pionero en el ámbito ferial, que sustenta las necesidades del consumo energético del Edificio Central de oficinas,  y que  evitará la emisión de 200 toneladas anuales de Co2”. A  ello se suman otras actuaciones que han permitido en 2017 un ahorro significativo de energía eléctrica, además de acciones directamente dirigidas a ahorrar en el consumo de agua, así como a minimizar  el impacto  ambiental con el reciclaje de toneladas de materiales de desecho. En este contexto, ”para 2019  tenemos previsto conseguir objetivos muy medibles y concretos. No hablamos de voluntarismo, sino de realidades,  enfocadas a los Objetivos de Desarrollo Sostenible” añade Santiago

Algunos datos muy significativos alcanzados en 2017:

Ahorro energético:
 

  • 81.000 kWh/año de energía eléctrica

  • 707.000 kWh/año energía térmica

Reducción de CO2:
 

  • 200 toneladas de emisiones/año

Ahorro del consumo de agua:
 

  • Total actuaciones/año/ahorro: 140.000 m3

  • Riego con agua regenerada/ahorro: 90.000 m3

  • Reducción del consumo zonas ajardinadas; 40%

Gestión de Residuos:
 

  • 16’5 toneladas de elementos metálicosl

  • 21.000 toneladas de papel

Voluntariado corporativo

Otro de los focos de actuación en el ámbito de la responsabilidad social, son las acciones solidarias que lleva a cabo IFEMA, con numerosas instituciones, y con la implicación de sus empleados. En este sentido, IFEMA ha diseñado un proyecto de voluntariado para promover la participación entre sus más de 400 trabajadores. “Desde la dirección hay un fuerte compromiso por promover no solo que los empleados puedan realizar acciones de voluntariado, sino que además estás estén vinculadas a las iniciativas que preferentemente propongan ellos. Se trata de fomentar ese nivel de solidaridad como una forma de actuación dentro de nuestro ámbito de trabajo”, señala Santiago.

“En los próximos meses atenderemos las propuestas de voluntariado que aporte la plantilla y fomenten la solidaridad como una forma de actuación en el trabajo”

¿Ejemplo concreto de RSC pionero?

IFEMA se ha situado a la vanguardia tecnológica en el ámbito ferial, con la creación  de la Fundación IFEMA LAB. “Se trata del primer laboratorio de innovación digital que trabaja de la mano de jóvenes investigadores en soluciones y proyectos de alto valor para  el mundo empresarial  y de los negocios”, comenta Santiago.

Además “existen dos proyectos muy importantes que IFEMA realiza consciente de su capacidad de influencia y de su responsabilidad hacia el sector empresarial en el que se sustenta su actividad. Por un lado IFEMA Innova, un programa  para apoyar  y reconocer el espíritu innovador de las empresas a través de  su presencia en las Galerías de la Innovación que contemplan muchas ferias, así como IFEMA Impulso, que recoge las acciones de estímulo al emprendimiento, mediante un programa del que se han visto beneficiadas más de  3.000 empresas desde su creación. Constituye una herramienta de apoyo al emprendimiento en los diferentes sectores económicos e industriales de nuestras ferias para impulsar a empresas noveles, start-ups y emprendedores, permitiéndoles tener presencia en las ferias y participar en el mercado. Para ello, se ha diseñado una fórmula de participación subvencionada al 50% que permite a empresas con potencial estar presentes en nuestros eventos de referencia”.

El futuro de la Responsabilidad Social Corporativa en IFEMA

¿Cuáles serán los siguientes pasos? IFEMA ha desarrollado su actividad siempre de forma responsable, abarcando diversos ámbitos de actuación. No obstante recientemente hemos analizado en profundidad nuestras capacidades e iniciativas, con el fin de adecuar todas nuestras actividades RSC en el marco de los ODS establecidos por la ONU. “Tenemos capacidad de ser generadores de múltiples acciones de una manera singular, como propia institución, pero también involucrando a los sectores a través de actuaciones responsables en el marco de las ferias."

En este contexto,  uno de los nuevos proyectos más inmediatos en los que  IFEMA está trabajando está vinculado a la promoción y difusión del turismo sostenible, donde contamos con la principal plataforma sectorial como es FITUR. “Estamos inmersos en un proyecto que se pondrá en marcha a partir del 2019 y que se activará en la Feria Internacional de Turismo. Se trata de la creación de un observatorio de turismo sostenible, donde haremos un análisis de las mejores prácticas turísticas, y una selección de recomendaciones de turismo tanto nacional como internacional. Lanzaremos propuestas para promover un turismo de calidad, y marcar las pautas para evolucionar hacía el camino correcto que ayude a generar una actividad turística que no impacte en el entorno y que permita seguir generando riqueza en el futuro ” explica Santiago.

 “Contamos con otros ejemplos  ya consolidados de la voluntad de involucrar y extender las acciones responsables a nuestras ferias. Entre ellos, el que promovemos desde IFEMA en la feria de referencia mundial de la industria hortofrutícola,  Fruit Attraction, donde los excedentes de los alimentos que se exponen en la feria, son entregados y recogidos por el Banco de Alimentos con una incidencia enorme.. También organizamos una pasarela de moda en MOMAD (salón internacional de moda) donde desfilan niños con síndrome de Down.  Hay una pluralidad absoluta en las acciones que podemos incluir, pero sobre todo, lo que traslada es una visión de la solidaridad muy amplia, inclusiva y colaborativa. “Además hemos diseñado acciones solidarias para crear alianzas con ONGs y asociaciones que están actuando en este ámbito, y vincularlas con las empresas (que son nuestros clientes), y los que están en nuestras ferias. Es una acción muy positiva, y tiene un alcance no solo a corto plazo de la actividad, sino en el largo plazo en el ámbito empresarial y en el solidario” subraya Santiago Quiroga.

“Tenemos la capacidad de ser generadores de acciones solidarias dentro de nuestras ferias”