Noticias

cabecera que es

Texto En un lugar intermedio por Rita Sousa Tavares

Por Rita Sousa Tavares

29 may 2020

Quien se pasee por Lisboa estos días será realmente capaz de olvidarse por unos momentos de la pesadilla vivida en los dos últimos meses. Desconfinamiento en la fase 3, 30º C en las calles, jacarandas en flor, playas con el (nuevo) aforo máximo permitido, que es la primera vez, desde que tengo recuerdo, que se ha aplicado o se aplicará el concepto de aforo en las playas de Portugal.

Estos no son mis días, ya que me encuentro en Toronto, pero conozco suficientemente bien a los portugueses y Lisboa - mi ciudad - para saber, incluso a distancia y a través de relatos y confesiones, que la llegada del verano y el día de San Antonio están actuando, como era de esperar, como un antiviral de amplio espectro -al menos para los virus que afectan el alma y el espíritu.

Las instituciones culturales portuguesas abrieron sus puertas el simbólico Día de los Museos, el pasado 18 de mayo, en un gesto de apoyo al sector en un momento  en el que el arte, como el resto de realidades, ha alcanzado una naturaleza híbrida en lo que respecta a su funcionamiento: en plena fase 3 de desconfinamiento, ya nada se quiere y se hace online al 100 %  y, de la misma manera, nada de lo que es físico se vive y se goza al 100 % sin restricciones. ¿Será este el futuro de las cosas? ¿Una parte online, una parte física?

Desafortunadamente, no se está previendo la necesidad de una gestión muy cuidada en la afluencia a los museos, a diferencia de lo que se ha hecho con la playas, seguramente porque los turistas - la gran mayoría de sus visitantes - son ahora escasos y nadie puede prever cuándo volverán a llenar estos espacios.  

Los próximos meses serán importantes para definir la nueva dirección en la que que todos nos vamos a encontrar y, en el campo de las artes plásticas, el caso portugués - al ser uno de los primeros ejemplos en “desconfinarse” - podrá sin duda servir de ejemplo. Y esperemos que sea positivo al probar nuevas formas de operar de museos, proyectos y eventos culturales.

Desde la primera edición de ARCOlisboa, en 2016, participo en la producción del “programa paralelo”, otra de las acciones de la feria que, tal como su nombre indica, comprende todas las actividades exteriores fuera del espacio físico del evento. En este caso, la Cordoaria Nacional.

Dada la dimensión boutique de esta feria internacional, integrar la cultura de la ciudad en su programación siempre ha sido una prioridad estratégica, en el sentido de permitir que toda la experiencia alcance la dimensión y la expresión necesarias para atraer a los amantes del arte, en particular a los coleccionistas internacionales. Juntas, la feria y la cultura de Lisboa tienen mucha más fuerza, y las cuatro ediciones ya celebradas prueban que esta relación funciona. Estas dos dimensiones danzan y dialogan desde el principio, a un ritmo y con un grado de intimidad solo posibles de materializar en una ciudad también muy singular, donde se llega rápidamente a todos los barrios, y donde el epicentro de los acontecimientos, la feria ARCOlisboa, se celebra en un monumento histórico, con amplias ventanas atravesadas por luz natural por las que se filtra el Tajo. No son muchas las ferias de arte que gozan de tal suerte. Por último, las experiencias son complementarias. Las exposiciones de la ciudad refuerzan el trabajo de algunos de los artistas representados en la feria, y viceversa.

Por la mañana, las visitas guiadas a las colecciones, las exposiciones de los museos y las morning galleries permiten que, además de ver, oír y hablar de arte, se capten en la atmósfera relatos de escenas sueltas de las noches anteriores: desde las inauguraciones hasta las diversas fiestas, que animan, a veces hasta la salida del sol a la mañana siguiente, la feria ARCOlisboa. Horas después se pone rumbo a la Cordoaria para pasar la tarde visitando la feria, asistiendo a las sesiones del Foro, o participando en otras actividades, y la noche se prolonga con programas culturales y lúdicos.

No se trata de una semana social y culturalmente extenuante; es más bien un momento para una sana dosis de euforia y relajación, donde todo se entrecruza: las personas, los barrios de la ciudad, las exposiciones y las horas. Todo es orgánico, libre y vivido al límite de los sentidos. De la insustituible relación empática establecida con la pieza de arte que se presenta ante nosotros hasta el eco de los fados que resuenan en las calles del barrio de Alfama. Ver, oír, sentir tal como se vive Lisboa.

Producir un programa paralelo puramente digital para acompañar a esta edición online de la feria será como visitar Lisboa, o cualquier otra ciudad, simplemente desde el ordenador. Aun así, en este momento excepcional, interesa conocer y entender la respuesta dada, en términos de contenidos y actividad online, por algunos de los espacios y movimientos artísticos (muchos de ellos integrantes del “programa paralelo” de las diversas ediciones de ARCOlisboa). Partimos del principio de que estas propuestas no son un ejercicio de sustitución del arte visto en directo por la lente digital, sino de la arquitectura que habita este momento y este espacio en que todos gravitamos, y que crece cada segundo en un nuevo orden cósmico en “algún lugar intermedio”, como sugiere el título de la exposición de Catarina Botelho, que se muestra ahora en el Pavilhão Branco de Lisboa, y de cuya idea me apropio para el título de este texto.

Además de las iniciativas digitales de EGEAC y del MAAT, ya descritos en la página web de ARCOlisboa, se suman las acciones del museo Serralves, con SOLE -Serralves Experiencia digital-; el Museo Gulbenkian y el Museo Coleção Berardo. A través de sus páginas web y redes sociales, se ha hecho posible visitar digitalmente y/o virtualmente las exposiciones que se muestran en cada momento, asistir a conversaciones online con comisarios, artistas y directores de estos museos, o incluso tener acceso a consultas libres de los contenidos digitales. Todos estos espacios se pueden visitar desde la página web de ARCOlisboa.

Es indudable que, quien tenga tiempo para consultar estos contenidos y asistir a las conferencias, saldrá de la pandemia con un bagaje cultural enriquecido. Saldremos todos bien provistos de contenidos y tesis pospandémicas, discutidas en pequeñas ventanas cuadradas con caras filmadas en planos contrapicados.

Pero las propuestas más creativas e incluso, en algunos casos, más sofisticadas surgirán de las estructuras más pequeñas. La prueba de que a veces ser pequeño e independiente fomenta la creatividad. Estructuras y proyectos que, a falta de una colección permanente o incluso de un espacio físico para que se muestren virtualmente, han aprovechado el momento para catalizar ideas y proyectar, sin arrogancia, el futuro que nos espera.

Casos como el de la edición online de la bienal de arte Boca, un proyecto que vive de y en los espacios de la ciudad, y que en solo dos semanas ha repensado todo su papel y se ha reorganizado de la nada, con una programación totalmente digital y creada para dedicar un momento a conversaciones, performances e interacciones con artistas y otros profesionales http://www.bocabienal.org/programa/2020/

El Hangar, centro de investigación artística, ha abierto un nuevo espacio digital (https://hangar.com.pt/online) con una programación verdaderamente impresionante a partir del día 12 de mayo, que ha incluido performances, talks y cursos dedicados al tema del arte/educación “decolonial”.

El Walk and Talk, festival de arte contemporáneo que se celebra todos los años en julio en la isla de São Miguel, en las Azores, promete mantener una programación física para los visitantes locales y una alternativa digital pensada para quien quiera vivir la experiencia del festival desde casa (https://www.walktalkazores.org/).

Finalmente, el proyecto artístico Kunsthale Lissabon, con una original idea de compartir recetas gastronómicas del medio artístico. Muy oportuno, ya que si no había dudas sobre la relación existente entre el arte y la cocina, también han dejado de existir sobre la relación con la cuarentena. (https://kunsthallelissabon.tumblr.com).