Noticias feriales

Un coche, una motocicleta y un camión en 3D

TRATAMIENTO PREMIUM MEJORADOR PARA DIÉSEL

Nuevo tratamiento profesional multifuncional para combustibles diésel.

22 feb 2019

El Tratamiento Premium de TETRALUBE ha sido diseñado para transformar el gasóleo en un combustible de mayor rendimiento y calidad superior.
Se trata de un tratamiento multifuncional que mejora las propiedades del gasóleo, aumentando las prestaciones de este tipo de vehículos. Mejora las propiedades de lubricidad, el índice de cetano y la detergencia del combustible, consiguiendo un funcionamiento óptimo del motor, recuperando la potencia perdida.

Disminuye el consumo, permitiendo un ahorro de hasta el 3 por ciento.
Limpia y protege todo el sistema de combustible.
Reduce las emisiones contaminantes.
Su consumo regular prolonga la vida útil del motor.

El Tratamiento Premium Diesel de Tetralube ofrece numerosas ventajas a un coste realmente reducido, lo que lo convierte en el producto idóneo para dotar al gasóleo de una calidad y rendimiento superiores. 
Imprescindible para los usuarios profesionales de equipos y vehículos con motorización diesel (flotas de camiones y autobuses, maquinaria pesada para minería y construcción, sector agrícola, generación eléctrica...) que operan con carburante diesel de calidad normal o alta y en condiciones estándar de servicio.

Excelente rendimiento con muy baja dosificación, apenas 1.000 ml son suficientes para tratar de forma perfecta hasta 1.000 litros de combustible.

El Tratamiento Premium para Diesel de Tetralube está diseñado para tratar cualquier contenido de azufre en los gasóleos.

Disminuye el consumo de combustible, permitiendo un ahorro de hasta un 3 por ciento.
Mejora la combustión, aumentando el índice de cetano, la capacidad de aceleración y el rendimiento.
Estabiliza la calidad del combustible durante largos periodos de tiempo, protegiéndolo contra el agua y lodos.
El combustible mejorado con el Tratamiento Premium facilita un mejor arranque en frío.
Reduce drásticamente la emisión de humos blancos, de escape y hollín.
Previene la aparición de fenómenos de corrosión en depósitos y sistemas de combustible.
Reduce la formación de espuma, permitiendo repostajes más rápidos y sin salpicaduras.
Reduce la sonoridad, vibraciones y el golpeteo del motor diesel.
Disminuye la formación de carbonilla (humos negros) y el consumo de aceite.
Efecto lubricante, compensa la falta de lubricación en carburantes pobres de azufre.