Noticias

Foto de cabecera

Los videojuegos como receta para la innovación socioeconómica de los territorios

La ciudad de Madrid es un ejemplo como impulsor del desarrollo de la industria de los esports para la potenciación de puestos de empleos y la fácil inserción de los jóvenes en el mercado laboral

07 dic 2021

Cada vez hay más personas adeptas a los videojuegos en todo el mundo. Desde hace varios años, los juegos electrónicos están experimentando una transformación completa de su imagen. Anteriormente jugar a la maquinita se observaba como una práctica pasiva e, incluso, dañina para la salud, especialmente entre los más jóvenes, asociándola al sedentarismo y la exclusión social. Sin embargo, gracias a la profesionalización e investigación en el sector, se puede decir que se ha producido un auténtico cambio de paradigma.

En la actualidad ya se sabe que los videojuegos ofrecen múltiples ventajas para la sociedad. La llegada de los esports, las competiciones de juegos electrónicos, ha provocado un vuelco en dicho ámbito: los videojuegos ya no solo entretienen, sino que también guardan una función socioeconómica. Las empresas vinculadas al entorno gaming impulsan y fortalecen la riqueza de los territorios en los que se establecen y se desarrollan.

Según un informe de AEVI (Asociación Española de Videojuegos), el sector de los videojuegos generó una facturación de 1.747 millones de euros en 2020, un 18% más que en 2019. En España esta industria genera actualmente más de 9.000 empleos directos y más de 23.000 puestos indirectos, con un impacto directo en la economía del país de 3.577 millones de euros. Son datos que ponen de manifiesto el enorme potencial que tiene un ámbito que precisa de profesionales del mundo tecnológico y creativo para seguir creciendo.

Desde el Ayuntamiento de Madrid, se impulsa el sector de los videojuegos, con el objetivo de convertir a la capital española en un referente de los esports en el sur de Europa. El pasado mes de abril, el consistorio madrileño presentó el Campus del Videojuego de Madrid, que arrancará su actividad en el entorno de la Casa de Campo en 2022. Algunos de los objetivos de este nuevo proyecto son la potenciación de puestos de empleo en un sector con futuro, la fácil inserción de los recién graduados en el mundo laboral a través de una alineación de docencia e industria o el incremento de la capacidad de innovación.