Noticias

Foto de cabecera

Los videojuegos ayudan a mejorar la memoria durante la infancia

Según un estudio de la Universitat Oberta de Catalunya, los juegos electrónicos son "la receta perfecta para potenciar ciertas capacidades cognitivas sin darnos cuenta"

12 nov 2021

No se dice ninguna mentira cuando se afirma que el sector del videojuego es el principal motor de entretenimiento global y que, gracias a esta situación, es una industria que no deja de crecer año tras año.

Aun así, no es solo entretenimiento lo que puede llegar a ofrecer la industria del videojuego. Sin adentrarse en un título especifico, se puede decir que los aficionados a los juegos electrónicos refuerzan habilidades como el trabajo en equipo, la analítica o los reflejos, entre otras muchas.

No obstante, las cualidades de los videojuegos parecen ir un paso más allá y mejorar la memoria de trabajo o la retención y manipulación rápida de datos, según ha revelado una investigación de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC). De esta manera, los usuarios de los juegos electrónicos que hayan disfrutado de este tipo de ocio desde la infancia tendrían más reforzados estos rasgos.

El estudio, que duró un mes y puso a sus pacientes a prueba disfrutando de sesiones de Super Mario 64, ponía a prueba las habilidades cognitivas tres veces. Así que, realizadas estas jornadas antes de empezar el entrenamiento, los investigadores pudieron sacar conclusiones al terminar la investigación e, incluso, 15 días después.

Marc Palaus, uno de los coautores del estudio, explicó que los participantes que fueron jugadores antes de su adolescencia mostraron un mayor rendimiento en las tareas de memoria de trabajo. Sin embargo, los que no tenían tanta experiencia en el campo de los videojuegos no completaban las tareas con tanta fluidez.

Por otro lado, quienes jugaron desde pequeños tenían una mayor sensibilidad inicial al procesar objetos 3D; sin embargo, tras realizar un periodo de entrenamiento, el nivel de ambos grupos de usuarios del estudio se igualaba.

Finalmente, Palaus remarcaba que los videojuegos son “la receta perfecta para potenciar ciertas capacidades cognitivas sin darnos cuenta”. Como consecuencia, queda demostrado que proyectos como JUNIOR Esports favorecen a los alumnos tanto en el aula como fuera de ella. Añadiendo una pizca de atractivo a las materias, los videojuegos ayudan a los estudiantes a mantener el interés de estudio y facilitar su crecimiento personal.