Noticias

Foto de cabecera

El arte de saber perder con los videojuegos

No jugar con sueño y respetar los descansos entre partida y partida pueden ser claves para evitar enfados

01 oct 2021

Los videojuegos son una herramienta de entretenimiento y distracción muy poderosa. Independientemente de si es un título PvE o PvP, el juego puede generar en el usuario una molestia si la partida no va como se esperaba. Ante un duro rival o en una mala racha de partidas clasificatorias, los jugadores pueden recibir la visita del molesto TILT. Aun así, lejos de abrirle la puerta se puede poner una práctica una serie de consejos para hacerle frente.

Antes de entrar en materia, se debe recordar que un juego es un juego y, al fin y al cabo, cuando acabe la partida todo estará como si nunca se hubiera encendido la maquinita. De hecho, si se bajan puntos en las partidas clasificatorias lo único que se tiene que hacer es seguir practicando y utilizar la vieja confiable: a través la constancia se puede llegar muy lejos.

TIER LIST de consejos a tener en cuenta

Tomarse un descanso si se pierden dos partidas seguidas. Es importante liberar la mente si el resultado de las partidas es negativo. Alejarse un rato de los mandos y relajarse haciendo otra cosa es una buena idea.

Apuntarse y ser consciente cada vez que se haga algo mal en el terreno de juego. Si el jugador es consciente del fallo que ha cometido seguramente en futuras ocasiones la posibilidad de que vuelva a errar sea menor.

No echar la culpa a los demás al perder una partida. Puede ser que se haya cometido algún error crucial durante el encuentro. Aun así, si hay trolls o AFKs se jugará la partida ofreciendo el mejor yo para salvarla o, al menos, para aprender.

No jugar en las últimas horas del día. El sueño puede ser crucial cuando se está a los mandos. Si el sueño comienza a cerrar los ojos es hora de apagar el PC o la consola.

Al trabajar estos estas claves, a través de un ejercicio mental, se podrán apreciar incluso los resultados obtenidos al perder un encuentro. Lo importante es siempre entender que unas veces se gana y otras se aprende.