Noticias

Niño arreglando cables

LA SALUD EN EL COLEGIO ¿ASIGNATURA PENDIENTE?

Disponer de personal sanitario in-situ, no sólo puede garantizar la seguridad ante una emergencia, atender o aplicar tratamientos necesarios, prevenir o detectar de forma temprana problemas de salud...puede ser un apoyo inmejorable en el colegio para reforzar la formación temprana en hábitos saludables.

13 sep 2017

Chino, robótica, nuevas tecnologías, programación...se busca adaptar y mejorar la oferta educativa pero ¿y la SALUD?.

No nos preocupamos demasiado hasta que la perdemos, pero aprender a cuidarse, tener hábitos saludables, conciencia critica y autogestión son sin lugar a dudas herramientas que a nuestros menores les serán necesarias tanto si terminan siendo ingenieros, como astronautas, bomberos o lo que ellos decidan ser.

El alarmante incremento de alumnos con patologias crónicas como alergias, intolerancias, diabetes o el creciente incremento y variedad de adicciones, problemas de obesidad y un largo número de otros problemas relaccionados con la salud mental, física, emocional, social o medioambiental hacen que no disponer de una clara estrategia y cuidado por parte del colegio con respecto a la Promoción y Cuidados de la Salud sea una carencia dificil de justificar. La OMS reconoce que la inversión en educación para la salud desde las edades más tempranas supone un impacto positivo y rentable para la economía y la sostenibilidad del modelo de sociedad de bienestar. Darle a esta "asigantura" su debido puesto y relevancia es probablemente una de las mejores inversiones que podemos hacer tanto social como económica.

Hay muchas empresas que ofrecen personal, pero SCHOOLNURSES, que nace como la primera empresa social en este campo en Europa, ofrece a los colegios personal experto en enfermería escolar, y que en España tenemos la suerte de contar con los profesionales mejor valorados del mundo, buscando un enfoque de calidad con un innovador enfoque tecnológico y de gestión para sacarle el máximo provecho a todas sus funciones, muchas de ellas desconocidas, que puede sumar este profesional con la colaboración del centro escolar y el resto de equipo docente.

Además de la evidente seguridad adicional que aporta tener a este personal capacitado para intervenir en primera instancia ante una posible emergencia escolar o asistir a las incidencias del día a día, suman:

  • Personal legalmente autorizado y capacitado para administrar tratamientos a niños y niñas con enfermedades crónicas, concretas, o atender y apoyar a quienes padezcan otras patologías (alergias, diabetes, asma, etc.), lo que supone también alivio y tranquilidad para padres, madres y los propios docentes que se enfrentan a situaciones de incertidumbre y en ocasiones total desconocimiento.
  • Diagnóstico enfermero temprano, valoración y supervisión que puede ser crítico para el futuro de cualqueir niño.
  • Control de enfermedades, aplicación de protocolos de actuación y riesgos epidemiológicos, así como forma parte del equipo responsable del plan obligatorio de emergencias y prevención de riesgos del centro.
  • Gestión segura de historial médico.
  • Puente para la coordinación y apoyo a dirección, tutores, profesores y/o departamento psicopedagógico, con el centro de Atención Primaria u otros facultativos o especialistas médicos en cada caso concreto.
  • Gestionar la participación en las propuestas de Salud Comunitaria locales o regionales, organizar y/o impartir talleres y cursos para toda la comunidad educativa; fomentando así la Prevención, Promoción y Educación para la Salud, aliviando al centro de esta tarea.
  • Facilitar la conciliación laboral de padres con hijos con enfermedades crónicas, además de garantizar los derechos de éstos.

Para los centros interesados, SCHOOLNURSES facilita la implantación del proyecto desde las labores previas de estudio de requerimientos, objetivos particulares, población escolar concreta, análisis y adecuación de sus servicios caso a caso, para así adaptarse a cada contexto escolar.

La compañía ha sido fundada por emprendedores y colaboradores, con vocación social, entre las que se encuentran personal sanitario, docentes, pedagogos, ingenieros y ¿como no? padres y madres, preocupados la salud y el bienestar infantil de ahora y futuro, no es una ONG o Fundación, por tanto debe ser competitiva y eficiente, pero la diferencia radica en el compromiso legal de sus socios y colaboradores a limitar sus costes y destinar la mayoría de los beneficios a obra social y proyectos solidarios.